Iago Losada: El sueño cumplido lucense

Iago Losada: El sueño cumplido lucense
Imagen de la 2000-01.

Javier Ortiz Pérez

De vez en cuando me llegan relatos escritos directamente por jugadores que han pasado fugazmente por la actual Liga Endesa que destilan entusiasmo, ilusión, aroma a sueño cumplido. El de Iago Losada es un poco así. Es un chico de Lugo (base de 1,81) que, de buenas a primeras en la temporada 2000-01, se vio metido en la dinámica del Breogán, con el que disputó cinco partidos. Fue un tiempo que no olvidará y que quiere compartir con nosotros. Incluye una historia de amor baloncestística. Os dejo con él.

“Mi llegada a la ACB se debió a un cúmulo de casualidades. Formación de un equipo vinculado, motivación de amigos para que me apuntase (ya estaba retirado) y partido con la mano ‘tonta’ presenciado por Paco García. A partir de ahí y casi sin enterarme, pretemporada y paso a formar parte del equipo ACB”.

“Tengo el mejor porcentaje de triples posible 100% (1/1). No tiré más de tres para no estropearlo. También hice uno de los mejores debuts con más productividad en menos tiempo (cuatro puntos, un triple y un tiro libre) contra Alicante. En cuatro meses pasé de jugar en categoría autonómica a pelearme con Devin Davis, Anthony Bonner, Sergio Luyk (D.E.P.), Nacho Biota, Cesar Sanmartín, Borja Pérez, Ricardo González, Jacobo Odriozola, José Miguel Antúnez… ¡¡Me acuerdo de todos!!”.

“Anécdotas tengo un montón. Con Sergio Luyk y Nacho Biota dirigiendo la orquesta, ya te contaré. Las imitaciones de Biota (clavaba las penetraciones de Antúnez y el juego de pies de Devin, con coleta incluida… jejeje), las sobremesas de Play en casa de Sanmartín… En mi primer viaje con el equipo, la cena en Sevilla 30 grados, y empacho de flanes (había que “bailarlo”) y al parecer siempre hacía algo mal. Después, paseo por la ciudad para bajar la cena y charla con Nikola Loncar sobre coches (yo estaba buscando uno) y ¡¡¡solo me ofrecía coches de 30.000 euros para arriba!!! Debía pensar que ganaba la décima parte que él”.

“A pesar de no llegar todo lo lejos que me hubiese gustado, esos dos o tres años me han servido para conocer el deporte profesional por dentro, me han ayudado a ser más competitivo y sobre todo me han quedado grandes amistades… Tanto de esos años, como después de los diferentes jugadores que pasaron por Lugo (Alfons Alzamora, Txemi Urtasun, Jacobo Arufe…)”.

“En la actualidad vivo en Barcelona desde hace 5 años, trabajo como director de agencia en la sucursal de Catalana Occidente de Sabadell y comparto mi vida con Roser Martínez, también exjugadora de baloncesto y ahora dietista. Por suerte el baloncesto la llevó a jugar a Lugo y allí nos conocimos. Dos años en Lugo, dos en Ferrol y ahora Barcelona”.

“Hace poco, y tras mucho tiempo sin hacerlo, volví a entrenar con un equipo federado, el CIC de Barcelona, lo cual me pasó factura con unas maravillosas agujetas”.