James Donaldson: ‘Cuarentón’ inglés de 2,18 que fue All Star

James Donaldson: ‘Cuarentón’ inglés de 2,18 que fue All Star
La mejor época, con Dallas Mavericks.

Javier Ortiz Pérez

Hasta casi los 42 años estuvo James Donaldson jugando en España, un hecho inimaginable a mediados de los 80, cuando se ocupaba de poner el cuerpo en el centro de la zona de los Dallas Mavericks en los primeros partidos que fueron televisados con regularidad en España, los viernes por la noche.

Donaldson no era nada del otro jueves en aquel equipo atractivo, pero medía 2,18 y no necesitaba el balón. Tampoco hacía falta que se lo pasasen. En aquellos ‘Mavs’ había ‘jugones’ como Derek Harper, Rolando Blackman, Mark Aguirre/Adrian Dantley, Sam Perkins, Roy Tarpley… Donaldson era titular, pero precisamente Tarpley jugaba más minutos que él en la posición de pívot.

Digamos que el tipo, de barba intimidatoria y movimientos lentos pero seguros, era el especialista defensivo y reboteador que todo equipo necesita. Su carrera, de hecho, no prometía demasiado. Elegido en la cuarta ronda por los Seattle Supersonics, pasó un año en Italia antes de debutar en la NBA, donde luego se pasó 14 temporadas, las 13 primeras consecutivas entre Seattle, Clippers, Dallas, Knicks y Utah. Nunca superó los 11,8 puntos de la 83-84, aunque en aquellos años de fama con los Mavericks siempre rondó los 10 rebotes de promedio. Un peón útil, sin duda, pero sin duda pareció exagerada su selección para el All Star Game de 1988 (8 minutos, 2 puntos y 6 rebotes, muy sin salirse del papel).

957 partidos de liga regular y 51 de ‘playoffs’ en la NBA. Con esa tarjeta de presentación, indudablemente fue un honor recibirle en Sevilla en 1996, a punto de cumplir los 40. Anteriormente había vuelto a asomarse a Europa en 1993, en el Iraklis de Salónica. Se sabía que Donaldson no iba a hacer grandes números. Con una década más en el cuerpo, se dedicó en San Pablo a hacer lo mismo que en Dallas. Al Caja le salió un juego interior un poco raruno, entre Tellis Frank, Steven Carney, Nacho Romero, César Arranz y el propio Donaldson, que se valió de un valioso pasaporte británico obtenido por su nacimiento en Inglaterra. Ni siquiera creció allí, sino en California.

3,6 puntos y 3,7 rebotes en 16 minutos fue su balance estadístico a las órdenes de Aleksandar Petrovic. Tardaron poco en apodarle ‘El Abuelo’, claro. Pero el equipo, que había sido subcampeón la campaña anterior, ni jugó los ‘playoffs’ en este. Más llamativo fue que porfiase por seguir en España dos temporadas más, aunque fuese en la LEB, intentando subir con el Breogán, algo que conseguiría el segundo año (6,7 puntos y 4,8 rebotes en 22 minutos en las dos temporadas). Casi seguro que es el americano con mejor currículum que ha jugado nunca en la segunda categoría nacional. A apenas dos meses para los 42, finalmente lo dejó.

¿Y luego? Ha hecho un poco de todo. Parece un tipo bastante inteligente y activo: completó los estudios de Fisioterapia y abrió una cadena de clínicas en el estado de Washington; da charlas motivacionales y ha escrito libros de esa temática; dirigió una escuela de negocios en Tacoma y ahora comanda un departamento en una asociación que intenta estrechar lazos de amistad entre Estados Unidos y China. ¡Ah! En el 2009 se presentó a la alcaldía de Seattle, finalizando cuarto en las votaciones.