Nikola Loncar: El tirador ‘plavi’ televisivo

Nikola Loncar: El tirador ‘plavi’ televisivo
Breogán, 2001-02, su mejor temporada.

Javier Ortiz Pérez

Él mismo reconoce que muchos chicos jóvenes le conocerán más por su faceta de comentarista NBA que por su etapa de jugador, pero Nikola Loncar también tuvo una carrera sobre las pistas bastante lucida. Al menos, no se puede decir que las estanterías de casa las tenga vacías: fue un secundario de lujo en una selección yugoslava que lo ganó casi todo y de ese botín él se quedó con un oro europeo y otro mundial y una plata olímpica.

A nivel de clubs, el bagaje de este tirador de la escuela balcánica no es tan lustroso, si exceptuamos la Euroliga con el Partizán de 1992, en cuya final no contribuyó más que con dos tiros libres. Y es que, como él mismo reconoce, “me sentí siempre más cómodo en los equipos de mediano tamaño, no tanto en los grandes”. Pasó por Real Madrid o Maccabi y ahí no dejó mucha huella, pero sin embargo en otros como Estudiantes, Breogán o Varese sí que gozó de un gran protagonismo. Convirtió España en su país de residencia y hasta consiguió el pasaporte.

Analista de la noche para Cuatro y Digital Plus, considera que no ha tenido tiempo en estos siete años para reflexionar sobre su trayectoria. “Es que para esto se necesita mucho tiempo y yo he estado tan ocupado en el giro general que ha dado mi vida desde que soy comentarista…”, afirma. “Lo que veo son muchos equipos, muchas competiciones, varios títulos. Creo que no me puedo quejar. Estuve en grandes equipos y algunos fueron campeones. Puedo estar contento”, añade.

Loncar –al que a estas alturas le da igual que solamos pronunciar ‘Loncar’ en luchar de ‘Lonchar’, que parece que sería lo correcto—se define como “un buen lanzador”, pero también le sale el gen crítico que muestra muchas veces comentando partidos de la NBA: “a lo mejor en el momento clave de dar el paso adelante, no lo di”. “Digamos que era un buen jugador, no una estrella”. Especialmente buena fue la 2001-02 en Lugo (15,8 puntos). En total, 236 partidos en la actual Liga Endesa, con 11,8 puntos y un 39% bastante aseado en triples.

En su transición a la pequeña pantalla reconoce haber tenido “mucha suerte”. “Me vi con el gran Antoni Daimiel en un amistoso en el 2007 Barcelona-Philadelphia y a la semana siguiente me estaban llamando. En todo este tiempo he intentado dar lo máximo posible, conociendo lo mejor que podía el mundo de la televisión”, cuenta.

Muchos señalan que Loncar es crítico con algunos jugadores de la NBA, rompiendo cierto tópico sobre que los exjugadores nunca traspasan cierto límite cuando hablan sobre quienes fueron sus compañeros de profesión. “Yo no soy periodista, pero creo que este es un asunto claro. Sé cuándo un jugador lo está haciendo mal y no voy a hacer el rídiculo diciendo que lo está haciendo bien. No creo que eso ayude. Lo único que ayuda es trabajar y esforzarse más para mejorar, que es lo que yo también intento hacer en lo que me ocupa ahora”, explica.

Para terminar, un poco de ‘crónica en rosa’, que diría su compañero Daimiel: está casado con Ana Antic, la hija del entrenador de fútbol Radomir Antic. La chica es estilista, y no cualquier estilista: asesora a muchos famosos y hasta tiene un blog en Telva.