César Arranz: El ‘webmaster’ de Pau también fue pívot

César Arranz: El ‘webmaster’ de Pau también fue pívot
En su segunda etapa en el Estudiantes.

Javier Ortiz Pérez

César Arranz tuvo una más que aceptable carrera ACB. Quizás nunca fuese un ‘primer espada’ entre los pívots nacionales, pero sí que puede presumir de haber jugado durante 13 temporadas consecutivas en la máxima categoría en equipos como Estudiantes (dos etapas), Huesca, Caja San Fernando, Granada y Salamanca. En total, 325 partidos con promedios nada llamativos (4 puntos y 3,6 rebotes en 17 minutos), pero siempre un trabajo honesto, por lo general saliendo del banquillo.

Arranz se retiró del basket profesional en el 2003, aunque ha estado jugando hasta hace bien poco, y al borde los 40 años, en distintos equipos de EBA. Pero él ya estaba en otra historia desde hacía tiempo: montó una empresa llamada Meytel con un amigo de la juventud, David Sánchez, y mantienen numerosas iniciativas de diseño web, de, como dice él, “cosas que puedan hacerse en internet”. La que más podemos conocer los aficionados al baloncesto es la página oficial de Pau Gasol, www.paugasol.com , que, como imaginaréis, lleva millones de visitas y tiene un contenido bastante majo.

Nuestro hombre habló hace unos meses para un programa de radio que mantiene la federación de baloncesto de Castilla-La Mancha llamado ‘Campo atrás’. En él (aquí está el enlace) podéis escucharle hablando en primera persona sobre su carrera, desde el inicio, cuando empezó a jugar en su Talavera de la Reina natal. Os extracto lo más interesante a continuación.

“Empecé en el colegio de los hermanos Maristas. Casi por obligación, por un tema de tamaño, me llevan al baloncesto. Hacía tenis hasta entonces. Con el grupo de amigos de clase me fueron metiendo ahí. Pasé al equipo de La Voz del Tajo y el salto a Estudiantes lo doy porque me empuja mi padre y mi tío, que tenía un contacto en la directiva del club. Me llevaron a una prueba con el equipo junior y fue bastante mal, pero tuve el don de la oportunidad y en ese momento había hueco. Algo vería Miguel Ángel Martín”.

“En unos meses me vi entrenando en el mismo gimnasio que el primer equipo, al que hacía nada veía por la tele. Y más tarde, me vi con ellos. Primero te deslumbras con el brillo de aquellos jugadores, pero luego intentas no bajar el nivel del entrenamiento. En mi segundo año de junior, me subieron con Alberto Herreros y a Nacho Azofra. Fue emocionante porque tampoco lo esperaba”.

“Nunca dejaré de ser jugador de baloncesto, aunque sea filosóficamente hablando. Sigo jugando y entrenando, aunque sea con mis compañeros. He hecho muchos amigos y nos seguimos viendo. No se me pueden olvidar los valores que da el deporte: echarse una mano, conseguir las cosas conjuntamente”.

Como curiosidad, Arranz puede presumir de salir en la portada de un álbum de cromos, el de la temporada 95-96 de Ediciones MC.