Duane Washington: Los apuros de un ídolo en Murcia

Duane Washington: Los apuros de un ídolo en Murcia
Ante el Unicaja en la Copa del 96 (Foto: Gigantes).

Javier Ortiz Pérez

Duane Washington tuvo un par de años absolutamente espectaculares en Murcia, donde dio grandes recitales anotadores (temporadas 95-96 y 96-97). Luego ya no estuvo tan bien en un tercer año en Granada en el que no acabó su contrato. Ahora no pasa por un buen momento: hace unos meses fue encausado por atropellar a una mujer con demencia senil y darse a la fuga. Vayamos por partes.

Washington ha tenido una vida algo agitada. Nació en Alemania, cambió de universidad, fue el 27 del ‘draft’ del 87 (eso aquel año era ya segunda ronda) con Washington y vio cortadas sus esperanzas de NBA cuando fue ‘pillado’ por consumo de cocaína en su año ‘rookie’ con los New Jersey Nets.

Fuera de la liga, en su rehabilitación ayudó decisivamente su hermano menor, el actual jugador de Oklahoma City Thunder y cinco veces campeón Derek Fisher. La verdad es que no he conseguido descubrir exactamente el parentesco, porque despista lo de los apellidos distintos, ¿no? Los diversos reportajes en los que se cuenta la historia se refieren a ellos como “hermanos” y no “hermanastros”, y que se criaron juntos en Little Rock (Arkansas).

Para relanzarse, anduvo en la CBA, en la USBL, en Francia… Todo para tener una pequeña oportunidad en los Clippers de la 92-93… que solamente le duró cuatro partidos. Tras pasar por Venezuela y Colombia, acabó en Murcia, donde mostró un tremendo nivel, alcanzando los 20 puntos de promedio de facilidad en los casi dos años que jugó allí, con un tope de 41. En Granada (97-98) fue sustituido por Tharon Mayes. CBA, Israel y Alemania fueron sus últimas paradas hasta pasados los 36.

Era más ‘2’ que ‘1’, a pesar de que, pasaba, por muy poco, del 1,90. Sin embargo, sus cualidades en el ‘uno contra uno’ le hacían imparable, siendo protagonista de una inolvidable victoria murciana ante el Unicaja en cuartos en la fase final de la Copa del Rey del 96 que acogió el pabellón ‘pimentonero’. También fue clave en conseguir la permanencia.

Sin embargo… tantos años después el hombre no se escapa de los líos. Y este le puede costar caro. El pasado mes de septiembre, en su lugar de residencia, Grand Rapids (Michigan), conducía su Jaguar a las dos de la madrugada y atropelló a Estela Veltins, una mujer de 70 años que se había perdido unas horas antes y que sufre demencia senil. Las circunstancias del accidente en sí no están del todo claras, pero sí que Washington siguió conduciendo en lugar de atenderla. Según alegó posteriormente, no la vio, no se dio cuenta lo que había pasado.

Washington, que entrena a niños en high school, fue detenido poco después y puesto a disposición judicial. En su primera declaración dijo poco ante el juez, quedando aplazada la vista definitiva para más adelante. No he leído que se haya celebrado ya, pero se enfrentaba a cargos de cinco años de prisión.