Walter Jordan: Ídolo en Pucela, descartado en Badalona

Walter Jordan: Ídolo en Pucela, descartado en Badalona
Con el Miñón Valladolid.

Javier Ortiz Pérez

¿Si uno se apellida “Jordan” tiene que jugar obligatoriamente bien al baloncesto? En cierto modo la teoría se cumple en la liga española, donde solamente ha habido dos ‘familiares’ del gran Michael: Thomas Jordan, que era un interior explosivo en los 90, y Walter Jordan, que solamente consta en los registros ACB con once partidos con el Joventut en la campaña 83-84, pero que el año anterior, en la antigua Liga Nacional, había cautivado en Valladolid.

En el antiguo pabellón Huerta del Rey había quedado un hueco enorme por la marcha de Nate Davis, pero Walter respondió bien a las expectativas. Superó los 40 puntos en varios encuentros y fue clave en el estupendo sexto puesto de un equipo que entonces no se llamaba todavía Fórum, sino Grupo Miñón. El entrenador era Mario Pesquera. Los datos no son oficiales, pero sus promedios rondaron los 25 puntos y 8 rebotes a orillas del Pisuerga.

Era un 2,02 “técnicamente extraordinario”, recuerda Jordi Román en ‘Gigantes’. “Inteligente, con buen sentido defensivo, trabajador y alto nivel ofensivo. Excelente pasador”, analiza. Según afirma, en el Joventut Aíto García Reneses intentó hacer de él el primer ‘3’ moderno del basket español, pero una lesión de rodilla, que el jugador negó sufrir hasta el último momento, decidió a los badaloneses a prescindir de sus servicios ya iniciada la competición (16,7 puntos y 6,7 rebotes tras once partidos). Su sustituto sería un jugador que acabaría siendo leyenda en España, David Russell (aunque con otro equipo).

El recorrido en las pistas de Jordan no fue muy allá después de la Penya. Jugó algún tiempo más en la CBA (no sabía yo que hubiese existido un equipo llamado Toronto Tornados) y se retiró. Desde entonces, ha seguido relacionado con el baloncesto, ahora como director ejecutivo y entrenador de Team Impact, una organización no gubernamental que trabaja con chicos en Atlanta. Recientemente entró en el Hall of Fame de su universidad, Purdue.