Gerald Kazanowski: Un canadiense currante

Gerald Kazanowski: Un canadiense currante
Con el Joventut (Foto: Gigantes)

Javier Ortiz Pérez

Me pasa con Gerald Kazanowski que tengo un recuerdo mucho mejor de él que lo que su paso entre nosotros fue en realidad. Me explico: formó parte de un Joventut, el de la temporada 84-85, que contravino al poder establecido eliminando al Barcelona en semifinales y poniéndole las cosas muy difíciles al Real Madrid en la final, en la que ganó el primer partido a domicilio (era al mejor de tres). Kazanowski era importante en aquel equipo, sí, pero de forma tangencial, complementaria. Sin embargo, era una época en la que los que lo seguíamos por televisión empezamos a adorar el baloncesto. Y aquel canadiense flacucho pero luchador caía realmente bien, pegándose siempre con los norteamericanos o con los dos Fernandos, Martín y Romay.

Vale. Estamos hablando, sí, de una leyenda del baloncesto de su país. Por muchos Raptors que tengan en la NBA, Canadá ahora es un país de segunda-tercera fila a nivel internacional y en los torneos FIBA no se deja notar, pero en Los Angeles-84, favorecido indudablemente por el boicot de los soviéticos, llegó al cuarto puesto. Kazanowski estaba ahí, peleando en la ‘intendencia’ y, de vez en cuando, soltando algún medio gancho muy característico y efectivo, como el que le clavó al Barcelona en los últimos segundos de las semifinales para eliminarlo. Era aquel un Joventut muy curioso, porque el otro americano no es que fuese tampoco un estilista: el fallecido Mike Schultz. Los nacionales (Rafa Jofresa, Jordi Villacampa, José Antonio Montero y Josep María Margall) eran los que mandaban en ataque, lo cual no dejaba de tener su encanto.

Luego observas y resultó que aquella fue la única campaña de nuestro hombre en la liga. Sus promedios, desde luego, estaban por debajo de lo que se esperaba de un extranjero: 11,5 puntos y 7,9 rebotes. Era honesto, trabajador, poco lucido en todo lo que hacía, sin ninguna vocación de protagonismo… Eso lo trasladó posteriormente al Elosúa León en Primera B, formando pareja con Essie Hollis, y a más países europeos como Suecia, Suiza, Finlandia, Luxemburgo… y americanos (Argentina, México). Medía 2,06, pero tenía aspecto de liviano.

Desde luego, tiene que ser un tipo fiable también en lo que se dedica desde 1993 en su país: es asesor financiero en Manulife Securities.