Enric Serrat: Arquitecto en el TDK

Enric Serrat: Arquitecto en el TDK
Con el TDK

Javier Ortiz Pérez

Enric Serrat tuvo su momentito de gloria en la temporada 91-92 con el TDK Manresa, que le dio bastante cancha en los ‘playoffs’. Es raro comprobar cómo, en aquella campaña, apenas disputó 7 minutos en 4 partidos de liga regular y la cifra se dispara a 66 en los mismos encuentros de las eliminatorias. Era un base más bien bajito, de 1,83.

“De todo aquello quedaron muchos recuerdos, buenos, no tan buenos y malos, como todo en la vida”, afirma ahora. El mejor, como suele ser habitual, el de su debut, en un encuentro ante el Murcia; el peor, el de la muerte en accidente de tráfico de Pep Pujolrás, el adorado capitán del equipo vallesano. “Recuerdo que después del debut, salimos a celebrarlo, y al volver a casa en la madrugada, iba solo por la calle vi colgado en la pared un poster anunciando el partido en el que horas antes había debutado. Lo descolgué y con mucho cariño lo guardé en una carpeta y aún está allí”, cuenta.

“Todo son experiencias que te están ayudando en la vida. Lo que te queda son amistades y unos valores de esfuerzo, trabajo, de equipo, compañerismo... que difícilmente compañeros míos en ese momento de la escuela/universidad tienen cada día en sus vidas”, reflexiona.

La carrera de Serrat no fue mucho más allá de aquellos ‘playoffs’. La temporada siguiente jugó cinco partidos también en el TDK y luego anduvo unos meses en Castellón. “Como la posibilidad de ser profesional del baloncesto se "cortó" muy rápido, me fue más fácil poder dedicar mi tiempo a los estudios de Arquitectura superior. Terminé la carrera , y ahora a eso me dedico, soy arquitecto. Sin duda, que el baloncesto me ayudó a poder tirar para adelante mi proyecto profesional, tanto económicamente –me pagó los estudios-- como por la formación humana que me aportó”, explica.