Drazen Petrovic: El genio, en sus palabras

Drazen Petrovic: El genio, en sus palabras
Petrovic entra a canasta ante el Joventut, en su única temporada en el Real Madrid, la 88-89 (Gigantes del Basket).

Javier Ortiz Pérez

Drazen Petrovic hubiera cumplido ayer 48 años. Piti Hurtado escribió un excelente texto sobre él con el que me identifico bastante, aderezado por un vídeo con varias jugadas de el partido icónico en su año en el Real Madrid, aquella final de la Recopa en la que anotó 62 puntos ante el Snaidero Caserta. Aquí estuvo esa campaña 88-89 ganando además la Copa del Rey, aunque no la ACB en una final polémica contra el Barça. También es muy recomendable lo que contó en su momento alguien que le conoció de cerca, el periodista balcánico Vladimir Stankovic.

Yo, más que glosar su figura con las obviedades que se me ocurren, voy a dejar que hable él, y he recopilado algunas entrevistas de Gigantes del Basket y sus portadas. Son de antes de llegar, de su estancia aquí y también de su controvertida salida a la NBA, en la que, inevitablemente, acabó triunfando. Como dice Piti, era un tío que montaba unos pifostios enormes, pero al que le sobraba talento y capacidad de trabajo --dos cosas imprescindibles para el éxito--; sin duda, le echamos de menos desde que se lo llevó la carretera en 1993. Desde luego, no se puede decir que se mordiese la lengua (eso ya lo hacía en la pista), aunque a veces se contradecía, claro.

--Si creo que debo encestar 1.000 veces antes de un partido importante, lo hago, y nadie me lo va a impedir. No quiero parecer soberbio, pero lo que soy me lo debo a mí mismo. Lo he hecho yo solo. Le doy las gracias a todos los entrenadores que he tenido, Kulenovic, Slavnic, Djurovic, pero lo más importante ha sido mi trabajo. Sólo con mi talento no hubiera llegado donde estoy.

--Quiero probar a jugar en el basket americano, sería una gran cosa para mí. No es por el dinero, no es eso. Quiero ser el primer yugoslavo en jugar en la NBA, es algo que me ilusiona muchísimo. Ha habido algún equipo que me ha llamado, pero a mí me gustaría jugar en Boston Celtics algún día, quizá sea posible. Quiero mejorar, llegar a lo más alto, y jugar en la NBA sería el límite. Quizás vaya este mismo año, después del Mundial de España. Quizás cuando termine mi carrera de Derecho. Estoy en segundo y quiero terminar, eso seguro. Algún día me gustaría ser abogado, no entrenador de baloncesto.

--Italia está definitivamente en mi mente. Fuera de Yugoslavia, Italia es el país donde me gustaría jugar. Tiene la liga más fuerte de Europa. ¿España? Sólo jugaría en el Real Madrid. Es un equipo con gran tradición en todo el mundo y cada año la reafirma consiguiendo grandes resultados.

--Estoy pasando por el momento más importante de mi vida. Me siento extraordinariamente feliz por haber firmado contrato por el Real Madrid, uno de los mejores equipos de Europa. Se ha cumplido mi mayor deseo.

--En España solo había dos equipos que me interesasen: Madrid y Barcelona. Al principio me daba igual uno que otro, incluso, sinceramente, prefería ligeramente al Barcelona, aunque el prestigio del Madrid me atraía de una forma especial. Mi representante en España inició unas negociaciones con el Barcelona y todo parecía indicar que a principios de esta temporada firmaríamos un precontrato. Pero luego este club retrasó las conversaciones hasta la final de la Supercopa. Tampoco en Zagreb se llegó a un acuerdo, debido, al parecer, a que tenían demasiados extranjeros en su equipo de fútbol y querían esperar unos meses. Pero... yo soy un jugador de baloncesto. No me importan los problemas que puedan tener con el equipo de fútbol. Así que se cerraron las conversaciones. La semana pasada mi representante me comunicó el interés del Real Madrid y llegamos a un acuerdo ambas partes.

--Pienso que durante muchos años el Madrid fue siempre un equipo ganador. Entonces apareció la Cibona y conseguimos vencerle en dos finales europeas, además de enfrentarnos en múltiples ocasiones a lo largo de cada temporada. Creo que es lógico que se produjese un cierto "duelo especial".

--Iturriaga es un gran jugador. Ha estado muchos años en el equipo nacional y, por tanto, no tiene nada que demostrar. Biriukov también es muy bueno. Corbalán quizás ya va un poco para abajo. Romay es un gran 'center'. En general es un gran equipo, capaz de aspirar a todo.

--Lo único que deseo es jugar con el Madrid. Además, ojalá en el 88 Fernando Martín haya vuelto de Estados Unidos. Él y yo juntos podemos hacer maravillas, grandes cosas para el Madrid.

--A lo mejor al principio no me reciben muy bien, pero seguro que luego me apoyarán. Me ocurrió lo mismo cuando fiché por la Cibona. Procedía del Sibenik y los enfrentamientos entre ambos clubs eran terribles, casi tanto como los del Madrid-Cibona. Pero al meter puntos a favor de la Cibona el público se olvidó del pasado. Creo que en el Madrid sucederá lo mismo.

--Cuando juegue las Olimpiadas de Barcelona en el 92 llevaré cuatro años en el Madrid. Muchos "duelos terribles". No sé cómo me recibirán en Barcelona para entonces.

--Entrenar duro siempre es uno de los secretos de mi éxito. Si no entrenas continuamente es muy difícil mejorar. Yo me lo paso fenomenal entrenando, nunca me aburro, y eso es una gran ventaja.

--Siempre se aprende algo nuevo. Tengo que mejorar la defensa y el rebote, dos aspectos del juego que no domino mucho. Pero sigo trabajando lo máximo posible.

--¿Autodidacta? En un alto porcentaje. Por supuesto, acepto y sigo los consejos que me dan mis entrenadores, pero en cuestiones de técnica individual trabajo solo la mayoría de las veces.

--Admiro mucho a Magic Johnson. Es un jugador extraordinario, con unos movimientos perfectos sobre la cancha. Me gusta ver vídeos de Los Angeles Lakers para estudiar su juego. Luego, intento asimilarlo y adaptarlo a mi propio estilo.

--Por supuesto que me gustaría jugar en la NBA, pero ahora mismo hay una realidad: estoy en Europa y hay pocas posibilidades de que pueda fichar allí.

--Cuando llegue al Real Madrid las cosas cambiarán. No me gusta aventurar, pero conmigo el Real Madrid será de nuevo campeón de la Liga española y ganará la Copa de Europa.

--¿Mi actitud en la cancha? Para mí, y creo que para todo el mundo, lo más importante es ganar todos los encuentros. Durante los 40 minutos de juego se pueden utilizar muchas armas para vencer y yo intento poner en práctica las más posibles. Si se trata de ganar...

--Lo que más me gusta de baloncesto es, con gran diferencia, el contraataque. Me encanta el momento de salir corriendo con el balón controlado, con un compañero a cada lado, y dar una asistencia perfecta. Es realmente excitante

--El idioma del basket es igual en todos los países y creo que no tendré demasiados problemas para adaptarme.

--No me asusta la responsabilidad. La asumí en la Cibona y la asumiré en el Real Madrid. Sé de su historial y estoy seguro de que este año ganaremos la liga, lo que nos abrirá las puertas de la Copa de Europa, competición que me agrada mucho disputar.

--No creo que los árbitros me midan a mí por un rasero distinto al de los demás jugadores. El encuentro no era excesivamente importante, pero ganar al Barcelona siempre da prestigio. El ambiente del Palau no me ha sorprendido en absoluto; lo podría comparar con el de la cancha del Zadar en Yugoslavia. Ya estoy acostumbrado a estos ambientes. Estoy contento porque el Real Madrid ha ganado.

--Es cierto que al principio, durante los dos primeros meses de estancia en España, echaba bastantes cosas de menos de Yugoslavia. Mi familia, mi novia, mis amigos... fue un cambio fuerte, pero ya me he acostumbrado a mi nuevo ritmo de vida. Madrid y los madrileños me gustan, lo paso bien aquí.

--Dicen que el Madrid es Drazen Petrovic, que soy el líder del equipo, pero todo son sólo opiniones de los periodistas. El Real Madrid está formado por muchas estrellas y todos somos importantes en las victorias del equipo.

--Los árbitros son aquí mejores que en Yugoslavia, y no he tenido ni tendré ningún roce con ellos. En cuanto a los medios de comunicación, desde el primer día me di cuenta de que había muchísimos y eso ha creado una presión sobre mí y sobre mis compañeros. De todas formas, no me importa en absoluto, pues es parte de mi trabajo. Al principio era una auténtica avalancha, pero ahora todo se ha normalizado un poco.

--Haber ganado cinco veces consecutivas al Barcelona es importante, muy importante, pero lo es muchísimo más vencer en el último partido del 'playoff'. Ese es mi objetivo, el objetivo de todo el equipo, y lucharé por conseguirlo porque eh venido para ganarlo todo.

--Jugar en el Palau es algo que me gusta. El público es excelente porque al final del partido la cancha siempre está llena de dinero. ¿Aíto García Reneses? Un buen entrenador, el mejor para el Barcelona, y eso lo demuestra que tiene muchas posibilidades de ganar la Copa de Europa.

--¿La bula de Petrovic? No nos importa ese tipo de comentarios. Llevo jugando al baloncesto muchos años y cada cierto tiempo escucho cosas parecidas, y siempre, siempre, he respondido de la misma forma: ganando.

--Siento algo muy extraño cuando pierdo, algo difícil de explicar. En esos momentos pienso mucho y analizo qué es lo que ha pasado, cuáles han sido los errores para rectificar lo antes posible. La verdad es que me enfado mucho cuando el equipo pierde.

--No pienso en la NBA. Firmé un contrato de cuatro años y voy a respetarlo hasta el final. Estoy plenamente convencido de que el Real Madrid es lo mejor para mí y que yo lo soy para el Real Madrid. Ahora mismo solo pienso en ganar títulos, títulos y más títulos, porque esa es mi verdadera meta. El resto ya las he cumplido.

--¿Algún hobby? No, sólo el basket, el basket es mi vida y es jugando como realmente me lo paso bien.

--Llevo cinco meses en España y es tiempo más que suficiente com para entenderlo casi todo. Aún me falta práctica, pero eso se arreglará pronto, porque para mí es muy importante comunicarme con mis compañeros, con mi entrenador. Además, ya había estado varias veces aquí con la Cibona y la selección y sabía bastantes palabras.

--La afición en mi país es mi grande. Se trabaja muy bien con la base y por eso salen continuamente buenos jugadores.

--¿Los gestos al público? Ya tengo 24 años y he madurado. Este tipo de gestos los reservo ahora para situaciones especiales, justo cuando sé que surten efecto.

--No sé si este ha sido mi mejor partido, tampoco me importante, porque lo único que importa es el triunfo. Biriukov y Rogers han ayudado mucho al equipo con su fenomenal comienzo. El último balón lo perdí porque dudé entrar a canasta o pasar a Biriukov. La prórroga la jugué sin que esa pérdida afectara para nada a mi juego.

--Lolo Sainz me dijo que el club no vendía jugadores y yo le manifesté mi deseo de marcharme a la NBA. No era cuestión de repetirnos lo mismo 20 veces, ni el club ni yo íbamos a cambiar de opinión, así es que nos despedimos cordialmente, cada parte sabiendo cuál era la postura de la otra.

--Tengo muchas ganas de jugar en la NBA. Es el momento idóneo. Es más, o doy el salto ahora o no lo doy nunca. Portland me ha ofrecido tres años y tiene un solo base en la plantilla, con lo que en el primer año y a poco que tenga suerte voy a jugar un mínimo de 25-30 minutos por partido. Estoy completamente decidido.

--Para mí esto no es problema de dinero ni de nada. Quiero jugar en la NBA por encima de cualquier cosa. Tengo 25 años, estoy en el momento ideal para dar el salto. Al año que viene ya puede ser demasiado tarde para mí. Además, en los Blazers solo está Terry Porter y voy a jugar muchos minutos.

--Ya he dicho lo que tenía que decir, ahora debo esperar a que se desarrollen los acontecimientos, pero creo que voy a jugar en Portland y que mi etapa en Madrid ya ha terminado

--El 1 de agosto estaré en Madrid para presentarme con mis compañeros e iniciar los entrenamientos. Me hubiera gustado jugar en la NBA, había una oferta económica muy importante por parte de Portland, pero no ha podido ser. En el futuro quizás pueda ir, ahora de momento no.

--No hay ningún problema. Voy a jugar con el Real Madrid, que es el mejor equipo de Europa y vamos a ganar la liga. Tengo ilusión, aunque todavía es pronto para que esté centrado. Hay que tener en cuenta que he estado muy cerca de fichar por Portland, pero ahora es más importante es el Real Madrid.

--Le dije al presidente que no habría inconveniente en que directivos de Portland vinieran a para tratar el tema de mi traspaso, pero me dijo que no era cuestión de dinero y que el Madrid no era un club vendedor, así que no hubo opción a mucho más.

--Este año jugarán allí Marchulenis, Divac, quizás Radja. Me hubiera gustado estar allí con ellos y formar parte de la avanzada europea en la NBA. Creo que puedo hacer un buen papel allí.

--No tengo miedo a fracasar. Sé que tengo que trabajar mucho desde el principio, sobre todo en defensa.

--Los abogados que llevan el caso están bastante confiados en que la NBA me autorice a jugar. Me he registrado en la ciudad legalmente, para que el juzgado del distrito que lleva el caso me ampare.

--Estoy encantado con el trato que he recibido tanto de parte del Madrid y por supuesto de los aficionados. Hemos conseguido dos títulos y ha sido una gran experiencia profesional y personal.

-He tenido que dejar Madrid porque tenía que estar en Portland urgentemente. Mientras que el caso judicial se resuelva, sigo creyendo que tengo derecho a mi libertad pagando el resto del contrato con el Real Madrid. Es más, mi intención es volver a jugar en el Real Madrid una vez que termine mi contrato con Portland, dentro de tres años. El Madrid es el mejor equipo de Europa y sería mi primera opción tras la NBA.

--No creo que tenga problemas para adaptarme a la vida norteamericana. Ya tengo experiencia de haber vivido en España y no será muy diferente. De todos modos, voy a enfocar esta temporada básicamente a mi adaptación al equipo y a mejorar, trabajando mucho. No voy a tener mucho tiempo para otras cosas.