Entrar    |    Regístrate
Historia del Baloncesto
 
 
 

Gerald Paddio: El ‘runnin’ rebel’ que fue breve en Zaragoza y Ourense

por Javier Ortiz 21 de Abril, 2017
 

Un puñado de partidos en Zaragoza (91-92) y Ourense (95-96) son la muesca española en la larga y variada carrera de Gerald Paddio, uno de esos jugadores a los que les costó sobremanera dejar el baloncesto. Hasta casi los 40 estuvo por esas pistas de Dios. Y acabó, como suele pasar con mucho norteamericano de prestigio, en Argentina.

Antes de eso, unos buenos años en la polémica UNLV de Jerry Tarkanian (llegó a la Final Four de 1987) y 16 temporadas como profesional aquí y allá. Por cierto que sus primeros pasos en la NBA los dio con los Boston Celtics que jugaron el Open McDonald’s de Madrid en 1988. Lo habían escogido en la tercera ronda del ‘draft’ (número 74) y le cortaron antes de que empezase la ‘regular season’.

Tuvo que buscar acomodo en la CBA y en Francia (Gravelines) antes de su primera gran oportunidad en la liga norteamericana con los Cleveland Cavaliers. Aquella 90-91 fue la única en la que consiguió cierto protagonismo saliendo del banquillo (7,2 puntos en 17 minutos), porque después (Sonics 92-93 y Knicks, Pacers y Bullets 93-94) su aportación fue testimonial. Por el medio estuvieron sus 13 encuentros en Zaragoza ocupando el puesto de JJ Anderson. No lo hizo nada mal (17,7 puntos en 31 minutos), aunque el CAI no llegó demasiado lejos en los ‘playoffs’ (eliminado en cuartos con el factor pista a favor ante el Baskonia). Se reveló como un escolta fuerte físicamente, buen anotador, con recursos y oficio.

Como sus contratos en la NBA no pasaron de ser temporales, empezó un frenesí viajero que no se detuvo: Italia, de nuevo la CBA, Israel, Japón, la fugaz ABA, México, Líbano... Lo que fuese por no parar de jugar. En la 95-96 fue reclamado por el Ourense para la recta final de la temporada, acreditando unos números muy similares a los de Zaragoza. Sin embargo, la impresión que dejó fue totalmente distinta, siendo criticada su actitud por su entrenador, Ángel Navarro. No llegaría a disputar los ‘playoffs’ de permanencia ante el Gijón, sustituido por un base como Tony Smith. Curioso que su mejor anotación (24, aunque con un 1/7 en triples, ante el León) se produjese en el último partido de los cinco que duró en Galicia.

Pretemporada de 1988 con los Celtics. Pretemporada de 1988 con los Celtics.

Desde que por fin aparcó la maleta en el 2004 (sus últimas canastas fueron con Ferro Carril Oeste) se ha establecido en Las Vegas, la ciudad en la que tuvo sus éxitos como jugador universitario. Tarkanian, posteriormente acusado de ‘tramposo’ en el reclutamiento de jóvenes valores, fue una influencia poderosa en su carrera. “Si no defendías y jugabas duro, no te ponía. Cuando salí de la universidad me dijeron que no podía jugar en la NBA, pero nadie puede decirme lo que no puedo hacer” son unas declaraciones que se citan de él en un artículo en la que se le recuerda como una de las viejas glorias de la UNLV.

Tras contactar directamente con él, ha sido bastante lacónico. “Me fue bien en España, aunque me hubiera gustado estar más allí”, comenta. “La vida me va bien. Me gustaría entrenar”, añade.

Imagen reciente. Imagen reciente.
  • Compartir en: