CON “F” DE FASCINANTE

CON “F” DE FASCINANTE
Sobre la destacada actuación de Walter Tavares en Bamberg y el paso delante de T

Antonio Rodríguez

Sobre la destacada actuación de Walter Tavares en Bamberg y el paso delante de Trey Thompkins en acierto y agresividad, ante tal plaga de lesiones, el Real Madrid asienta sus bases de juego interior sobre las espaldas de siempre, las de FELIPE REYES. Realmente fascinante. Con “F”. Con todas las letras.

Hacía tiempo que no veíamos un pavor semejante en las miradas de un equipo de Euroliga como el de Brose Bamberg sobre la zona del Real Madrid, en la última jornada de competición. Walter Tavares va ajustando su sitio poco a poco en su nuevo equipo, ocupando espacios a posibles peligros antes de tener que mostrar sus manazas al aire, amedrentando de primeras con el simple aviso de su inmensa sombra, que tiñe la pintura de otra tonalidad. La zona al completo. Terreno visto por los rivales en la misma proporción de anhelo que temor. 

(Euroleague / Getty).
(Euroleague / Getty).

Es un regalo navideño para los suyos el que vaya cumpliendo el caboverdiano con las exigencias que demanda su equipo ante sus imperantes necesidades. Como el paso adelante de Trey Thompkins, tanto en agresividad –quizás viva sus mejores días en solidez interior desde que está en el club blanco- como en efectividad, sacando su repertorio ofensivo que deslumbró en Rusia. Y ambos, sobre la base de quien les complementa, les agranda en un pérfido espectro con el que el adversario debe lidiar y tras ver los últimos tres encuentros de Euroliga, perder: Felipe Reyes.

Porque es fascinante ver en estas fechas a Felipe Reyes. Miren, en ningún caso, pero ninguno en el que Felipe oficiase de center improvisado, los “5” rivales han sacado ventaja en esta racha de tres victorias consecutivas de Euroliga. Ni Ante Tomic, ni Kevin Seraphin, ni Bojan Dubljevic o Tibor Pleiss, ni por supuesto Augustine Rubit o Leon Radosevic. Porque Felipe ajustaba, les llevaba a terrenos de ayudas, se anticipaba para que no recibiesen con ventaja bajo el aro, les obligaba a trabajarse puntos en suspensiones fuera de la zona, aventurándose a porcentajes más inciertos. ¿Dentro? Nada de nada.  Sí nos parece fascinante, con “f” de Felipe.

Y en ataque, reconocemos que este jugador con 37 años ya, ha aprendido muchas de las artes que da este deporte. Ya no puede tener los arranques hacia canasta de sus años mozos y fuerza fintas, marca los pasos con descaro, sabe buscar contactos y aprovechar la inercia de tales choques para impulsarse y lanzar a canasta. Y oigan, que con los dos puntos, una falta sí que suele caer. Y se abre y anota suspensiones desde el sitio justo, allá donde fuerza a su defensor a ir por él mientras Ayón gana la posición en una zona vacía. ¡Ah, que ya no está Ayón! Pues ahí reside la grandeza de Felipe estos días, sin sus tres compañeros de pintura: la diversidad que ofrece, el lío que está montando a los rivales… Fascinante, de verdad. 

(ACB Photo / Ángel Pérez).
(ACB Photo / Ángel Pérez).

Hoy tienen un enfrentamiento duro, quizás el más complicado de Euroliga, ante Fenerbahçe en Estambul, para despedir la primera vuelta. Y ahí estará cumpliendo con su incremento de minutos, junto a Thompkins, con el que está formando una excelsa pareja o guardando el aro mientras que Tavares sale a la bombilla, extendiendo sus brazos y negando una y mil líneas de pase. Y Pablo Laso en la banda, siguiendo el juego con seriedad. Bueno, viendo el resultado actual, sonríe. Pero no le vemos.