MIROTIC Y OLÉ

MIROTIC Y OLÉ

Antonio Rodríguez

Nikola Mirotic anotó 17 puntos en su último partido de la Liga Endesa ante el UCAM Murcia. Viendo la planilla de estadísticas, vemos que tiene 8/12 en tiros de campo y anotó el triple que intentó. Pues bien, ¿no? Más que bien. Con Mirotic, siempre es más que bien, siempre hay algo más.

La racha de las últimas 5 victorias del Real Madrid digamos que, exceptuando la lograda en Bilbao ante el Uxue (74-94), no son equipos de “su” liga. De hecho, quizás los vientos del tiempo los peine suavemente y lo arrastre hasta el olvido. Choques ante el Blancos de Rueda Valladolid, el Basquet Manresa, el Mad Croc Fuenlabrada y el mencionado UCAM Murcia seguramente no quedarán en la retina por mucho tiempo. Pero deberíamos acostumbrarnos a saber disfrutar de las evoluciones de Nikola Mirotic siempre. Sea Uxue Bilbao, sea Basquet Manresa, sea F.C. Barcelona Regal o Blancos de Rueda Valladolid. Siempre. Mirotic es un tipo que nos regala arte y gracia jugando a baloncesto a cada estadística, a cada partido.

El pasado Domingo, anotó corriendo contragolpes, encarando en uno contra uno, de espaldas en poste bajo... Ora por aquí, ora por allá. Que toca lanzar con la izquierda para proteger el tiro o se prefiere la suspensión. Da una sensación embriagadora, un arrebato “larry-bird-iniano” de que eso que él hace, se hace así de fácil. Y volvemos a ver su planilla de estadísticas, y que en este periplo de 5 partidos ha anotado 17.6 puntos de media, ha logrado un estratosférico 70.2 % en tiros de campo y en triples, un nada desdeñable 63.6 % (el líder de la Liga Endesa es Andrés Nocioni, con 52.2 %). Pues así de fácil.

No sé cuanto más disfrutaremos a Nikola Mirotic. No sé si tendrá aventura NBA en breve o se quedará toda la vida en el Real Madrid o lo disfrutaremos en cualquier otro equipo de la Liga Endesa. Lo que sí tengo claro es que todos deberíamos hacer el ejercicio de degustar cada partido suyo, aunque sean choques de éstos que se lleva el viento. Que a pesar de su procedencia montenegrina, quizás en otros tiempos se le hubiese brindado un pasodoble. Porque Mirotic forma parte ya de la cultura de la Liga Endesa, de nuestra cultura baloncestística. Porque se lo ha ganado. ¡Mirotic y olé!