WALTER TAVARES

WALTER TAVARES
Walter Tavares firma por el Real Madrid.

Antonio Rodríguez

No encontramos mejor título que el del reciente fichaje del Real Madrid. Su nombre y apellido generan un resoplido de alivio de momento, a todo el entorno del Real Madrid. A partir de ahí, veremos de su éxito.

A estas horas, pasando el reconocimiento médico, Walter Tavares espera no encontrar ningún contratiempo para echar una rúbrica en su nuevo contrato y unir su futuro próximo en las filas del Real Madrid. Me cuentan que llevaba coleando un tiempo su fichaje y que ante la decisión de la operación en el hombro de Gustavo Ayón, ya con urgencia, se cerró lo antes posible, pues se necesita de su presencia incluso ante el próximo derby ante el F.C. Barcelona Lassa. Pablo Laso resopla aliviado. Tres lesiones entre sus pívots, dos de ellas graves en sus puros centers, eran para reaccionar si el equipo pretende aspirar a todo. Y así se presenta estos 221 centímetros del caboverdiano.

(Foto EFE).
(Foto EFE).

Todos asumen que Walter Tavares ayudará al cuadro blanco. Pero, ¿qué jugador nos encontraremos, tras dos años en Estados Unidos, jugando más en la D-League que en la NBA, en los que actuó poco más de 6 minutos de promedio en los 13 partidos disputados en dos campañas (uno de ellos, de playoffs)? Pues es el gran enigma que habrá que descubrir. Mejor valorar sus estadísticas en la D-League (ahora G-League) para lucir 10.6 y 7.7 rebotes en 48 encuentros el ejercicio 16/17. Dejemos las estadísticas de un lado y volvamos a la pregunta. ¿Qué veremos en él? ¿En qué ha ganado su juego y en qué no respecto al jugador que emigró desde Las Palmas? Pues en lo que están todos de acuerdo, es que ahora se presenta como un jugador más fuerte.

No, no. No estamos hablando de ese tipo de fuerza, de mayor musculatura, del concepto obsoleto –y ya erróneo- de “en la NBA les ponen cuadrados”, no. Obviamente tiene mayor masa muscular, pero la justa y necesaria. Para un hombre de 2.21 de estatura, lo primero a lo que se acogieron sus preparadores físicos con el mejor de los criterios, es su fuerza en las piernas. Él, a modo de broma, reconocía que cuando dio sus primeros pasos en el mundo del baloncesto, no podía botar y caminar al mismo tiempo. En los desplazamientos le costaba una enormidad. En esta su segunda experiencia en España, veremos un jugador que se desplaza con más rapidez y sobre todo, más coordinación y contundencia. En la D-League, en no pocas ocasiones se le involucraba en el juego del pick&roll, con lo que su fuerza y rapidez en las piernas para hacer ese tipo de desplazamientos, implica un notable trabajo previo como tal sistema requiere. Para eso había que trabajar el tren inferior. Y esa es la mayor diferencia respecto al jugador del Herbalife Gran Canaria y su gran aval.

Es un jugador más experimentado, que sabe leer mejor lo que sucede a su alrededor, aunque ya bajo las instrucciones de Pedro Martínez veíamos alguien que tenía muy claro lo que sucedía en cancha. El hecho de no haber jugado apenas al más alto nivel no significa que no haya aprendido. Lógicamente –y esto creemos que sería correcto decir-, su aprendizaje hubiese sido mejor proyectado en las pistas españolas que no en las estadounidenses en el momento en el que emigró, si contamos que empezó a anotar sus primeros tiros a los 17 años. Pero no hablamos de alguien inédito en el banquillo tantos meses.

Durante su experiencia en la Liga Endesa aprendió rápidamente de colocación en pista, sobre todo a nivel defensivo. Ahora, tendrá que acostumbrarse a lo que Pablo Laso le pida. Con Kuzmic hubo un gran trabajo y el pívot serbio sabía dónde tapar caminos a canasta, líneas de pase, asegurar rebotes, hacer dudar en lanzamientos rivales…y ese será su gran cometido. Tavares siempre pasó el balón con acierto y sin la exigencia del uno contra uno, de la enorme movilidad a la que obliga la NBA, sabiendo que tendrá a su alrededor más ayudas de sus compañeros como recurso. Con sus buenas manos (que las tiene), ser un baluarte en el rebote defensivo, será fundamental. 

(Foto EFE).
(Foto EFE).

Repetimos que su primera prueba de fuego, dice “radio macuto” que pretenden que sea en la visita del F.C. Barcelona el próximo domingo al Wizink Center. Él será un atractivo más a un enfrentamiento que ya de por sí, tiene muchos. Por encima de colores, Walter Tavares, 221 centímetros de jugador, regresa a la Liga Endesa. Y eso es motivo de felicidad.