REALMENTE LISTOS

REALMENTE LISTOS
Real Madrid recibe al CsKA Moscú

Antonio Rodríguez

Real Madrid afronta la segunda jornada de Euroliga ante uno de los cocos, CsKA Moscú, tras haber mostrado en su último partido ante Valencia Basket que están listos para enfrentarse a cualquier en Europa.

Fue una auténtica gozada de partido. Lo vivido en La Fonteta el pasado domingo entre Valencia Basket y Real Madrid resultó una exhibición física y de iniciativas entre los dos rivales más fuertes hoy día en la Liga Endesa, algo así como aguantar la respiración durante dos horas por parte del aficionado. Desde el salto inicial hasta la virtuosa canasta final de Facundo Campazzo en una entrada por la izquierda, elevando el balón ante los pívots rivales para no ser taponado, todo se pintó un enorme espectáculo, junto a sus broncas y polémicas, de un equipo que quiere recuperar su trono liguero, donde la historia manda, frente a otro que realmente se siente campeón y lucha por ello. El 82-86 final no dejó indiferente a nadie.

Anthony Randolph, imparable (ACB Photo / M.A. Polo).
Anthony Randolph, imparable (ACB Photo / M.A. Polo).

El Real Madrid, tras un pobre arranque en la Supercopa, donde algunos –más de los que debieran- se acordaron de Sergio Llull, comienza ganando a todos sus rivales en Liga Endesa y llegó a casa del campeón, para mostrar un convencimiento en sus posibilidades enorme y un físico exultante de inicio de competición que no le acompañó el pasado Junio. Ganaron en Estambul al Anadolu Efes (claramente el Sinan Erden no significa para ellos lo mismo que el Abdi Ipeçki) y ahora encaran uno de los rivales más peligrosos, eterno favorito en ganar la Euroliga, CsKA Moscú.

En los blancos hay que tener las miras puestas, ya que van cogiendo modo y forma. Facundo Campazzo ha llenado el hueco que le correspondía como el mayor maestro del tetris: sabe cuándo se las tiene que jugar, sabe cuándo repartir, sabe esforzarse en defensa e incluso cuándo taponar. Su esfuerzo está siendo generoso y a cambio cuenta con un papel muy importante. Triples decisivos o la entrada para sentenciar en Valencia forman parte de su repertorio, de su naturalidad sobre la pista.

Aunque no se vea reflejado en números, el papel que está acometiendo Ognjen Kuzmic está siendo más que interesante. Sabiendo bascular en la zona, esa movilidad que tanto desea Pablo Laso, desde la contundencia que dan sus 2.14, para denegar algunas entradas que simplemente, ni se intentan por parte de los adversarios. Obsérvenle por momentos cómo baila en la zona defensiva, como si tuviese un fortín que defender y varias puertas que cubrir a la amenaza del enemigo. Otro jugador que ha entendido muy bien eso y esperan que ante la movilidad de los pívots moscovitas hoy, lo ejecute con el silencioso servilismo de hasta ahora. 

Luka Doncic, la genialidad hecha jugador (Euroleague / Getty).
Luka Doncic, la genialidad hecha jugador (Euroleague / Getty).

Anthony Randolph lleva desde la segunda jornada liguera (partidos ante RETAbet Bilbao, Tecnyconta Zaragoza, Anadolu Efes y Valencia Basket), una media de 17.3 puntos y un 59.5% en tiros de campo. Sus actuaciones en Bilbao y Valencia han sido espectaculares. Cuando es el máximo puntal del Real Madrid, se muestra con una exuberancia casi inalcanzable. La seguridad que tiene en su suspensión en sus habituales alturas, le hace no importarle los rivales que tenga delante. Él se levanta, sabiendo que nadie va a llegar tan arriba como él y anota. Casi siempre anota. Su serie de triples en Valencia para poner tierra de por medio, fue fascinante. Sin cambiar el rito de su cara, pero haciendo un trabajo brillante en estos momentos. Hoy le tocará enfrentarse a su ex compañero Othello Hunter.

Gustavo Ayón está siendo el tipo más regular entre los madridistas. Sin mostrar nada nuevo, en este inicio de temporada sí lo está mostrando más. Mucho más.  Otro jugador que, al igual que Randolph, disfrutando en Liga Endesa de 21 minutos de juego, captura casi 8 rebotes y supera el 60% en tiros de campo sumando Euroliga, de la manera más limpia posible, pues apenas fuerza faltas (tres tiros libres por choque). Y aunque parezca un desmérito, no lo es en absoluto. Pivota, pivota, pivota hasta lograr el tiro sin que sea obstaculizado. Sin bregas. Sencillamente anotando.

Facundo Campazzo conoce su sitio (Euroleague / Getty).
Facundo Campazzo conoce su sitio (Euroleague / Getty).

Y para terminar, Luka Doncic. Llevamos anunciando desde el principio de temporada que su presencia es un regalo para este ejercicio 17/18. Lo que realizó en Valencia fue de antología. Todos vimos cómo era capaz de correr la cancha, realizar un excelso reverso y acabar con una entrada con la izquierda y rectificado para no ser alcanzado por el defensor, al que le sacó falta personal. Pero es que todos vimos que instantes después, volvió a realizar el mismo excelso reverso y se clavó para lanzar una suspensión contra tabla de tiralíneas. ¿Cómo es posible? Tiene gestos de auténtico genio. ¿Cómo puede mantener el equilibrio corporal cuando va botando echándose hacia atrás y soltar un pase de “alley-oop” medido? ¡Cuando se desplazaba hacia atrás! Posee esa cosa maravillosa de driblar y ver una panorámica privilegiada por encima de sus rivales, cosa que han tenido genios como Magic Johnson o Theodoros Papaloukas, simplemente por una cuestión física: es mucho más alto que su defensor. Para ello hay que tener el dominio de balón de un tipo 20 centímetros más bajo y otear el horizonte como si se midiese 20 centímetros más. Una joya.

Pablo Laso sabe que su equipo cada vez está más rodado, que ya gana a equipos muy potentes. Y asume que la Euroliga no espera a nadie. Con esa mentalidad se enfrentará esta noche a los moscovitas. Que el recado que dejen sea una firma para ellos.