TAN EFÍMERO COMO UN DÍA

TAN EFÍMERO COMO UN DÍA
Tan efímero como un día

Antonio Rodríguez

Debutar con el arranque de la Liga Endesa y dar testimonio de tu presencia…un solo partido. Tal cual. Por diversos motivos, aquí acaba la experiencia. Ha habido casos.

Dar el pistoletazo de salida a la Liga Endesa. Debutar con tu equipo en la primera jornada de liga y… se acabó. Sin ser consciente que va a ser tu primer y último partido de la temporada. Acompañando la salida hoy del serial que iniciamos en Endesa Basket Lover, “Hace 30 años…” sobre el repaso al mundo del baloncesto en los primeros días de octubre de 1987, añadimos este curioso anexo a modo de artículo.

Vean los jugadores de la fotografía. Quien lanza a canasta el Charles Bradley, estadounidense del Cacaolat Granollers. Por otra parte, quien intenta taponar es el también americano Alvin Scott, del IFA Espanyol, durante un partido de la Lliga Catalana en pretemporada. ¿Qué tienen en común? Pues en ambos casos, sus aventuras durante la temporada 87/88 duraron exactamente eso: un solitario partido. Para ser más exactos, la jornada 01. 

Por un lado, Charles Bradley, conocido por la afición vallesana, puesto que fue recuperado por el club tras una más que notable campaña dos años atrás, se lio a mamporros con José Luis ‘Indio’ Díaz y Fernando Arcega en un lance del juego del Cacaolat-CAI Zaragoza, que abría la liga (y las retransmisiones televisivas de TVE). La posterior sanción de cuatro partidos sobre el escolta hizo que la directiva del Cacaolat, junto a su entrenador Manel Comas, tomaran la decisión de cortarle, pues para un extranjero –de los dos que tenían cupo- de su importancia, no se podían permitir el lujo de prescindir de sus servicios durante tanto tiempo. Así que fue relevado.

Por otra parte, Alvin Scott. Curioso caso de un jugador americano que jugó tan sólo 10 minutos en el debut liguero, para anotar 2 puntos y ser sentenciado horas después del debut ante el Real Madrid. Veterano de Phoenix Suns, este señor fue el famoso damnificado de aquella anécdota con Larry Bird, en el que a falta de un segundo y perdiendo los Celtics por dos puntos, sacando de banda, Bird le susurró a Scott “defiéndeme más cerca que voy a anotar un triple”. Dicho y hecho. ‘El pájaro’ recibió, fintó y anotó sobre la bocina final, para el desespero de su defensor (que no era Johnny High como el documental “Best of enemies” explica). Ocho temporadas en la NBA, ocho en los Suns, hasta que su rodilla hecha fosfatina dejó de trabajar al ritmo que se le exigía. Fue la primera apuesta extranjera del IFA Espanyol que no convencía mucho por sus problemas físicos, pero viendo que los que iban llegando a probar tampoco, le fueron manteniendo en la Ciudad Condal. Prácticamente su futuro estaba sentenciado cuando jugó este primer partido de liga.

Fueron algunas de las múltiples curiosidades que nos deparó los albores de la temporada 87/88 que hoy iniciamos con el serial “Hace 30 años…”. Ya lo ven, tan efímero como un día. Lo más curioso de todo es que no fueron los dos únicos estadounidenses que dijeron adiós a su equipo tras la disputa de la primera jornada. Hubo un tercero. ¿Recuerdan quién era?