A CASA CON UN BRONCE

A CASA CON UN BRONCE
España logró la medalla de bronce en el Eurobasket 2017

Antonio Rodríguez

La Selección Española regresa a casa con una medalla de bronce tras su victoria ante Rusia (93-85) como broche a la despedida de su capitán Juan Carlos Navarro. 

(FIBA Photo).
(FIBA Photo).

Y las sonrisas volvieron. Y el fin de la travesía de este Eurobasket 2017 se transformó en una medalla de bronce. Ver a Eslovenia campeones no puede ocultar una mueca de tristeza. Pero una medalla, aunque no parezcan tan caras con esta enorme generación de jugadores, tiene un mérito asombroso.

España jugó para ganarla y para ofrecérsela a su gran capitán en su despedida. Juan Carlos Navarro no se podía ir con derrota y sus compañeros jugaron para brindársela. Inicialmente, con el quinteto titular base de este campeonato (Ricky, Navarro, San Emeterio y los dos Gasol), se jugó muy concentrado y con mucha tensión defensiva, como para llegar la final del primer cuarto con un cómodo 21-13. Marc Gasol parecía más libre en ataque, porque superaba constantemente a los pívots rivales, defendido siempre por un jugador de mucha menor estatura. 

(FIBA Photo).
(FIBA Photo).

El turno le tocó posteriormente a Pau Gasol, que ante la marca de Semen Antonov saliendo desde el banquillo, un jugador cuyas características son mucho más inferiores que las del mayor de los hermanos de Sant Boi, se aprovechó hasta frustrar a su par. Sergei Bazarevich, seleccionador ruso, tuvo que solicitar tiempo muerto cuando el marcador indicaba un 32-17. Su equipo iba a la deriva. Más explícito fue el 45-28 del descanso. Gracias a la seriedad de nuestro Equipo Nacional, parecía el partido un día de campo y playa.

Sin embargo, en la segunda mitad cambió el panorama. España comenzó a tener problemas en la presión a toda cancha con el que los rusos intentaban menguar diferencias. Y la verdad es que lo lograron, porque tras discurrir con la normalidad y la calma vista hasta ese momento (60-43 con una suspensión de Marc Gasol a falta de 03:46 para la finalización del tercer cuarto), su mejor movimiento de balón y aciertos triples, sobre todo de Kulagin (Alex Schved seguía perdido entre sus demonios internos), recortaron hasta un 62-52 que ya no se veía tan cómodo, cuando aún restaba más de un cuarto. 

(FIBA Photo).
(FIBA Photo).

La Selección Española defendía peor que en la primera mitad y parecía decidida a ganar con su acierto ofensivo, porque hasta los últimos coletazos del choque, no pareció volver a coger el tono defensivo preciso. La inquietud seguía cuando Kulagin convierte un nuevo triple (76-71) para afrontar los últimos 4 minutos y Sergio Scariolo solicita tiempo muerto. Más se acercaron aún con una canasta de Vitali Fridzon (76-73) y un triple de Zubkov (78-76), en ese momento en el que el partido estaba para cualquiera, volvió la templanza. Un rebote ofensivo, un robo de Sergio Rodríguez, un rebote defensivo de Pau y pase largo para el mate de Fernando San Emeterio…y a falta de minuto y medio, el partido estaba casi decantado (85-79).

Se sufrió más de la cuenta a tenor de lo visto en la primera mitad porque la defensa no fue ni mucho menos la misma. Sin embargo, con el talento ofensivo y las tablas de nuestros representantes, se sacó con un definitivo 93-85 en otra buena actuación ofensiva, para llegar al momento de mantear al gran capitán, a Juan Carlos Navarro y recoger la flamante medalla de bronce a la conclusión de este choque, para satisfacción de sus protagonistas y todos los que estuvimos apoyando al Equipo Nacional tras los televisores. 

 (FIBA Photo).
(FIBA Photo).