SEMIFINALES MARC-ADAS

SEMIFINALES MARC-ADAS
España vuelve a semifinales del Eurobasket

Antonio Rodríguez

La Selección Española volvió a sus tierras conocidas de semifinales, tras derrotar a una aguerrida Alemania (84-72), alzándose a hombros de Marc Gasol.

“Hemos demostrado que podemos jugar juntos y no ha habido una pareja de interiores que pudiera superarnos”, Pau Gasol dixit. Junto con un “Marc ha sido clave hoy” el mayor de los Gasol rememora el España-Alemania. Pero no éste España-Alemania de hace apenas unas horas, no. Estas declaraciones están extraídas tras el Eurobasket 2011, donde la Selección Española volvió a colgarse la medalla de oro y donde Marc Gasol tuvo una actuación estelar con 24 puntos, aupando a sus compañeros y supliendo las dolencias de su hermano Pau con un tobillo dañado, al triunfo final en la 1ª jornada de la fase de octavos de final de aquel campeonato. Restaban 5 partidos aún para lograr el oro. Y Marc estuvo en el momento más oportuno.

Marc Gasol tuvo la llave del triunfo ante Alemania (FIBA Photo).
Marc Gasol tuvo la llave del triunfo ante Alemania (FIBA Photo).

La historia se volvió a repetir, más amplificada si cabe. Cuanta más preocupación había, cuanta más impaciencia provocaba un electrónico adverso, cuanto más indefendible parecía Dennis Schröder (27 puntos) con sus triples imposibles en mitad de su anárquica locura, Marc Gasol apareció en una de las mayores exhibiciones individuales que últimamente hayamos visto en el Equipo Nacional. El pívot de los Grizzlies recibió una falta de Daniel Theis a falta de 04:06 para la finalización del tercer cuarto. España iba por detrás en el marcador (43-47). Desde ese momento, hasta el final del cuarto, Marc anotó ¡15 puntos! para un total de 18 en este período y 28 en total (10/15 en tiros de campo y un 4/6 en triples), que acompañados con un triple de Sergio Rodríguez y otro de Joan Sastre, dieron el vuelco al choque, pues los alemanes se quedaron en 6 puntos en todo este periplo de algo más de cuatro minutos: 65-53 y el partido redirigido. Al fin, el aficionado español veía con alivio este choque de cuartos y el camino expedito a semifinales. 

Dennis Schröder, un base de enorme talento (FIBA Photo).
Dennis Schröder, un base de enorme talento (FIBA Photo).

La segunda unidad. La bendita segunda unidad volvió a asomar el “colmillo” en defensa en este tramo decisivo de Marc-éxtasis y fueron definitorios. La segunda unidad…con un matiz. En Endesa Basket Lover seguimos pensando que poco crédito se le da a Sergio Scariolo. Con fantástico instinto, sobre este quinteto que forman Sergio Rodríguez, Joan Sastre, Juancho Hernangómez, Pierre Oriola y Willy Hernangómez, el seleccionador dejó en pista a Marc Gasol (en lugar de Oriola), por aquello de proteger el aro de las entradas de un lanzado Schröder. Y no solamente la jugada defensiva resultó de un éxito abrumador, sino que “nuestro” angelito se sacó de la manga esa sucesión de triples y dos más uno que hicieron claudicar a los germanos. ¡Chapeau!

Y eso que hasta entonces, Daniel Theis (gran adquisición de Boston Celtics) echaba literalmente a Marc de la zona. Que Pau Gasol desde el poste bajo le buscaba y su hermano no estaba donde correspondía, fuera de posición sacado por este aguerrido ala-pívot. Los tiempos de Nowitzki se han acabado y parece que vuelve el espíritu de los Hansi Gnad y Christian Welp. Altos, fuertes, bien parecidos y agresivos en su juego los pívots teutones. Y por esta falta de conexión entre los Gasol, o que entre el resto de titulares (Ricky, Navarro y San Emeterio) anotaron 2 de 13 en tiros de campo, parecía que a la Selección le faltaba punch. Que la velocidad la ponían nuestros rivales, que los momentos de inspiración eran del base germano, un Schröder que es todo talento. Hasta que llegó Marc.

Excelente aportación de Joan Sastre (FIBA Photo).
Excelente aportación de Joan Sastre (FIBA Photo).

Porque los últimos 10 minutos fueron la reafirmación del torneo que está haciendo el Chacho, del “oye, el Sastre éste, ¡qué bueno es!”, de morder por cada balón y que miren, que las semifinales ya son bastante amigas de nuestros combinados (desde 1999 de manera ininterrumpida) como para que nos agüen la fiesta. Porque no tocaba.

Alemania es proclive para realizar heroicidades (¿sabían que Juan Antonio San Epifanio, nuestro querido Epi, les anotó 29 puntos en la primera parte tan sólo, en cuartos de final del Eurobasket disputado hace 30 años?) y esta vez, como reconocía el propio Marc Gasol, “necesitaba un partido así”, se alzó como motor del éxito. El de volver a estar entre los cuatro primeros. Y es que para España, las semifinales parecen Marc-adas. 

Marc Gasol tuvo que batallar ante aguerridos pívots germanos (FIBA Photo).
Marc Gasol tuvo que batallar ante aguerridos pívots germanos (FIBA Photo).