GASOL EN LIBERTAD

GASOL EN LIBERTAD
Pau Gasol, rey en este Eurobasket

Antonio Rodríguez

Con la participación nuevamente de su hermano Marc en esta convocatoria y la libertad que eso provoca, Pau Gasol vuelve a ser el centro de las miradas, porque si fue el rey, pretende volver a serlo. Orden real.

Pensándolo bien, hay que dar un enorme mérito al hecho de quedar campeones de Europa en tierras francesas hace dos veranos. La épica acompañó a nuestra Selección en Lille y para el recuerdo y la memoria de todos nosotros, quedará la semifinal ante Francia. Levantar el título ante los lituanos, tras aquello, sonaba a trámite. Pau Gasol, volviendo a alzarse hasta la gloria de ser el jugador más decisivo, mostró quién y por qué se es el número uno. 

(Foto FEB).
(Foto FEB).

Visto con la perspectiva de este verano, se da más heroicidad al asunto, no ya por los 40 puntos a Francia ni porque viniese de una lesión, sino por el hecho que no tuviera a su hermano junto a él. Pau, desde el papel de señor de los tableros, dominó las cercanías del aro hasta dejar en evidencia al seleccionador francés Vincent Collet, que por muy Rudy Gobert que tuviese en sus filas, era una locura defender a Pau en uno contra uno.

Ahora los hermanos vuelven a reencontrarse en el parquet, como desde aquella decidida apuesta que Sergio Scariolo utilizó ya en el europeo lituano de 2011. Y sentimos el regreso de ambos Gasol como que algo natural vuelve a su hábitat. Desde los Juegos Olímpicos de Londres –bajo la dirección de Sergio- no hemos tenido la virtud de disfrutar de tal privilegio. Nosotros y el propio Pau. Durante estos partidos de preparación, se le ha visto disfrutar con todo lo que tenía a su alrededor. En la pista, era un tipo feliz.

Feliz porque sigue siendo el líder de este combinado y ve cómo todo a su alrededor fluye. Que decide, pero también hace decidir al resto. Que en sintonía con todos –y el resto, en apropiada sintonía con él, por lo que muestran-, se le ha visto con el mismo compromiso, pero menos obligaciones…porque tiene a su hermano al lado. Creemos que la palabra que define lo que hace ahora respecto a los dos anteriores veranos, es libertad. Para anotar como crea más necesario, desde donde pueda hacer más daño. Ya no es la obligatoriedad de un poste bajo, de forzar faltas, de salir al triple porque el guion así lo dice. El guion ahora da más lugar a la improvisación, que eso desde alguien inteligente como es él, suele sonar brillante. 

(Foto FEB).
(Foto FEB).

En defensa ya no es el guardián del aro, porque tiene quien le cubra las espaldas (sea Marc o Willy Hernangómez). Ya no es “¡salid a ese!” como mandato, sino que puede dar el paso al frente e intimidar a quien amenace desde el exterior. Toda la movilidad que tiene, juega con ella Sergio Scariolo, porque su sistema defensivo está fundado precisamente en la movilidad de los altos para que haya rotaciones, para que se cambie de asignación según el lugar en pista, para que no haya problemas en seguir a cualquier corte y forzar el juego en un lado de la pista, sabiendo que si se invierte el balón, la rapidez de los españoles –incluso de los altos- juega a su favor.

Amasijo táctico que tiene por encima de todo, una teoría: que Pau Gasol juegue a la carta. Asumiendo quién es Pau Gasol. El verdadero rey de la Selección Española y rey –a priori- de este Eurobasket. Y por regla general, los reyes, se coronan. Estambul espera. Nosotros también.