PUESTA DE LARGO

PUESTA DE LARGO
Debut de España ante Túnez en Tenerife

Antonio Rodríguez

La Selección Española dio el pistoletazo de salida a este verano de 2017 en Tenerife, prometiendo un catálogo de posibilidades bastante amplio, a pesar que el rival, Túnez, no diera para muchas florituras (71-45).

Pues ya están aquí, un verano más. Y mira que es gratificante decir eso, mientras la cantinela habitual, verano tras verano, es la de bajas importantes en otras selecciones. Un compromiso que nos encanta y del que nos enorgullecemos. Pues en Tenerife se plantaron para comenzar su ronda de partidos amistosos. Y en su pabellón Santiago Martín, pudimos ver algunos bosquejos de las novedades que podremos ver este verano, que siempre son bienvenidos (menos en eso de lograr la medalla de oro, cualquier otro cambio, siempre es bienvenido. Que por otra parte, permítanos el comentario, es la hostia decir esto).

(Foto FEB).
(Foto FEB).

Túnez no dio para mucho, la verdad sea dicha. Sin su estrella Salah Mejri, su estilo cambia diametralmente. Fueron una especie de tiro al blanco con demasiadas incomodidades para encontrar posiciones claras, las más veces desde el exterior y eso sí, entre tal revoltijo, los rechaces largos hacían que tuvieran ocasión de capturar hasta 15 rebotes ofensivos. Pero bastante inoperantes en general.  

España no forzó marchas en ningún momento. Pero sí había cosas que nos fueron gustando. Vamos con ellas:

-  La libertad de Pau Gasol. Es que viéndole moverse, hasta nosotros dimos un resoplido. Con la incorporación nuevamente de Marc Gasol al Equipo Nacional, (que en la época Scariolo, llevaba sin disfrutar de su compañía desde los Juegos Olímpicos de Londres’2012), puede hacer un poco más lo que le venga en gana, sin corsés ni ataduras. Ya no tiene que abroncar a sus compañeros cuando los Gallinaris o Nowitzkis nos martilleaban desde la media distancia, porque él no podía salir, responsable de proteger el aro. Ahora puede puntear a exteriores, a cambiar con pequeños y defender a siete metros del aro. Y es que, su hermano –y Willy, con el que también compagina minutos- le cubren las espaldas. Y la libertad que supone eso…

(Foto FEB).
(Foto FEB).

- Pues lo mismo que en ataque. Puede alternar de jugar al poste, de lanzar triples… que bien pensado, es lo que hacía antes. Pero no tener que estar todos tan pendientes de hacerle exagerados aclarados para que solvente como hombre interior, pues eso sí se ha ganado, porque ahora hay más hombres para eso. Willy está cada vez más maduro y su hermano es un regalo que ha vuelto dos años después. La circulación de pases en la zona, entre ambos, entre el enorme tráfico de jugadores en la pintura como a los tiradores exteriores, prevemos que será nuevamente de orfebrería.

Juancho Hernangómez. Miren que es jovencito y miren que es importante. Jugó como ala-pívot en quintetos supersónicos y jugó como alero, para formar un trío interior muy notable. Si tiene la seguridad en el tiro exterior que mostró ayer, sus servicios se pagarán a precio de oro. Porque en defensa, con ese grado de agresividad que ha mostrado siempre, sabe colocarse y lo único que toca es saber acoplarse a sus nuevos compañeros. Y en ataque, sea para quinteto alto –si juega como alero- o de los de correr si toca en un quinteto pequeño, es la bisagra perfecta para Sergio Scariolo a la hora de decidir qué necesita en pista.

Pierre Oriola. Si hablamos de decidir, pues la decisión del de Tárrega. Otro de los que rebotean y corren. Y tiene manos para recibir balones cortando a canasta. Como llegue a entender los pases al poste de los Gasol, puede sacar un partido que pocos veíamos un mes atrás.

-Con todo este repaso a hombres altos y “semi altos”, Sergio Scariolo arriesgó a que la defensa fuera de mayor movilidad a como estamos acostumbrados a ver. Intercambios de hombres, cambios de asignación…y sin importar mucho los desajustes que un grande se vea con un pequeño o viceversa. Porque volvemos al principio, al final, lo que le espera al rival, es un tipo grande vigilando el aro. Y eso frena mucho a todos.

Y en definitiva, esto fue lo que más nos sorprendió y nos gustó. Prometemos que nos fijaremos más en los pequeños, de los que apenas hemos tocado nada en este artículo, en el partido de hoy ante los belgas. Si ciertos despistes en defensa y conceder rebotes ofensivos, precisamente debido a la movilidad que comentamos, son menores ante los belgas que ante los tunecinos, pues más que contentos estaremos. Que como primer paso, de eso se trata.