POR CABALLO GANADOR

POR CABALLO GANADOR
La eclosión de Pierre Oriola en los últimos 3 años

Antonio Rodríguez

Sergio Scariolo sigue perfilando la Selección Española y tras la renuncia de Nikola Mirotic, es Pierre Oriola quien se posiciona como uno de los candidatos para la lista de doce finales. Siguiendo su trayectoria desde categorías inferiores, aportar por Oriola, es hacerlo por caballo ganador.

Desde la discreción, el trabajo y el silencio. A la sombra y espalda de lo que un buen amigo denomina “boxscoristas”. Sin números deslumbrantes que pongan la alfombra roja en su actual camino hacia el éxito, que hiciera subirse al carro a los visionarios de futuras estrellas. Ni había glamour en sus estadísticas ni en los equipos por los que pasaba. Pero para él, para Pierre Oriola, en esta forja hasta el jugador internacional, siempre, siempre ha puesto a los clubes en los que ha militado en un lugar preferencial. Incluso en los malos momentos. 

 (Foto FEB).
(Foto FEB).

“Ni triste, ni enfadado. Creo que la palabra exacta sería decepcionado” declaraba cuando su primer club profesional, Basquet Manresa, prescindía de sus servicios. “En todo caso, hay que aceptarlo. Esto es un negocio y así lo tengo que encajar. Pero estoy muy agradecido por la ocasión que me brindaron”. La nómina de pívots de los manresanos y la llegada del malogrado Rasmun Larsen en aquel verano del 2013, hacían tomar esta decisión al club que lo aupó hasta la Liga Endesa. Su próxima parada sería Peñas Recreativas de Huesca, en LEB Oro, categoría en la que se mantenía jugando tras haber sido cedido al Forza Lleida en el anterior curso 12/13.

Pues ya lo ven. En tierras oscenses, finalizaba su ejercicio 13/14, hace tan sólo tres años, formando pareja interior con el estadounidense Nick Washburn, junto a compañeros de viaje, como los actuales ACB Edgar Vicedo y Marius Grigonis. Agradecido al club, a sus entrenadores. Porque para nombrar siempre, tanto a Joaquim Costa como a su asistente Nacho Gella, como si fueran ambos un conjunto indisoluble, es porque se ha de estar agradecido. “Creo que me ayudaron muchísimo a crecer como jugador”. Tal y como hizo con el actual medalla de plata sub 18, Borja Prado, entrenador del Forza Lleida un año antes. “Si le respondes, te da margen para crecer, para sentirte importante”. Como posteriormente halagó a uno de los entrenadores más discutidos en los últimos años de la Liga Endesa, el “sevillano” Scott Roth. “No conocía casi nada de nuestro baloncesto. Estaba libre de prejuicios. Me dio confianza y me ayudó a ganarme el puesto”. A todo esto, como pívot de rotación de Kristaps Porzingis y Willy Hernangómez, que leyéndolo ahora, da la risa floja. 

(Foto FEB).
(Foto FEB).

Era curiosa su trayectoria ésta de sus años LEB, cuando en los primeros días de la primavera del 2011, ya veíamos en él un jugador especial, como así lo reflejamos tras el torneo de Mannheim, en acb.com “El hambre percibido en pista nos mostró una capacidad de mejora muy grande y el billete para vivir en ACB muchos años”. Desde la perspectiva de un chaval de 18 que todo lo que hacía, lo hacía bien. Señalándole a él, sí teníamos claro que se apostaba por caballo ganador. No imaginábamos su evolución en estas tres últimas campañas, cierto es. Pero sí que jugadores así, que tienen algo especial, no pueden caer en el olvido de la élite.

Carrera meteórica en la que mezcla trabajo (gran parte), como de estar en el lugar adecuado para florecer, han hecho que llegue el trampolín desde la capital hispalense, se haga un sitio y triunfe en Valencia Basket como para ser parte importante del reciente título liguero y que suelten desde el Palau Blaugrana sus buenos dineritos para que sea un cimiento más de su renovado proyecto. Y ahora, la Selección Nacional, la más que posibilidad real de ser uno de los doce que partirán para Rumanía a finales de agosto.  En el fondo nos alegramos desde Endesa Basket Lover y nos congratula que, aquello que vimos hace más de seis años, tenga su brillo y luz hoy día. A caballo ganador, ya saben.