“EN LAS VEGAS” Capítulo 6

“EN LAS VEGAS” Capítulo 6
Donovan Mitchell, pieza en la reconstrucción de los Jazz

Antonio Rodríguez

Donovan Mitchell, pieza en la reconstrucción de los Jazz

Otros se han llevado los focos, pero ha estado espectacular. Las actuaciones de Donovan Mitchell con los Utah Jazz en esta Summer League, han sido extraordinarias. Dos partidos tan sólo (el mínimo que debe jugar un rookie en Las Vegas). 65 minutos en total, pero fantásticos. Vale que lo que quería su entrenador era verle y llegó a tirarse hasta las zapatillas, sobre todo en el choque ante los Grizzlies, donde anotó 37 puntos (en el otro enfrentamiento anotó 19, para un total de 56). Pero como siempre hemos dicho de las ligas de verano, aquí se viene a ver ver al jugador y evaluar sus futuras posibilidades. Los números son secundarios, entre otras razones porque se dan casos como el partido ante Memphis ya mencionado.

Agresivo Donovan Mitchell (Agencia EFE).
Agresivo Donovan Mitchell (Agencia EFE).

Donovan Mitchell, para empezar, es un virtuoso físico. El poderío que tiene en las piernas, la explosividad para arrancar, para frenar en seco, para volver a arrancar y hacer lo que le dé la gana, le dan unas posibilidades infinitas en ataque. Añadan a eso un increíble dominio de balón. Por dónde se puede meter, el mínimo resquicio entre dos jugadores cuando le buscan en un dos contra uno, tiene habilidad para hacerlo, porque con el balón en las manos hace maravillas, sacando de nosotros más de un gesto de asombro.

Sobre estas dos bases, se asienta un jugador de baloncesto que puede ser un cañón en un futuro. La facilidad que tiene para entrar a canasta, sustentando en un gran salto vertical y un gran control del cuerpo que le dan el equilibrio suficiente para entrar dejando el balón con la derecha, con la izquierda, con rectificado para eludir al rival…le otorgan un marchamo de alguien que puede llegar a ser especial, créanlo.

Pero chicos potentes que entran bien, que tienen buen tiro…de esos vemos bastantes hoy día y análisis escritos, ven a montones. El toque diferenciador en Donovan Mitchell es su formación y orientación de este juego. Dos años en Louisville, a las órdenes de uno de los maestros, Rick Pitino, le otorgan un poso especial. Sabe, para empezar, estar concentrado siempre. Y con lo que le han enseñado de este juego, lo aplica para estar colocado correctamente siempre. Y eso en defensa, es oro. 

Defender es una de sus grandes virtudes, por conocimiento y colocación. Los 8 balones que robó ante los Grizzlies, le amargaron la existencia uno de los bases destacados aquí, Wade Baldwin IV. Y tras ello, se va como un tiro a canasta. Tiene muy interiorizado cómo debe posicionarse, qué línea de pase negar y cual “ofrecer”, para cuando lo hagan, saltar por el balón. En transiciones, con sus rapidísimas manos, es capaz de negar hasta contragolpes cuando ya están montados, arrebatando el balón de las manos al rival. Su táctica individual es muy buena, pero todo ello sería imposible si no tuviese las piernas que tiene.

Un hombre que levanta la cabeza, que mira a quién pasar, que busca los pases interiores, es algo que alegrará al resto de plantilla de los Jazz. La marcha de Gordon Hayward y George Hill parece que les ha dejado huérfanos. Pero lo han demostrado esta pasada campaña: su fuerte está en el bloque. No hay necesidad de ensalzar como líder del equipo a Rudy Gobert (porque no lo es). Sus números podrán ser los de una estrella, pero el espíritu de la franquicia de los Jazz lo dan el esfuerzo de Joe Ingles, la sapiencia de Joe Johnson (que a la hora de la verdad, en playoffs, demostró estar extraordinario ante los Clippers), de Rodney Hood…y ahora de Ricky Rubio. Lo que en el base del Masnou será otorgar oportunidades a todos y que tipos como Derrick Favors o Shefolosa, se encuentren cómodos jugando. Donovan Mitchell, desde su presumible posición de base-escolta, ofrecerá puntos, explosividad y mucha agresividad dentro de la máxima de la disciplina del grupo que tanto gusta en Salt Lake City. Arrinconará algo a Dante Exum (muy, muy verde tácticamente sigue el australiano), porque demandará atención. Y es que la merece.

Donovan Mitchell es, en definitiva, un tapado del draft, que tengan la seguridad que ofrecerá rendimiento desde el primer día en esta gran hornada de rookies. Lo que demostró en Las Vegas, que fue mucho y bueno, lo desarrollará a las órdenes de Quinn Snyder. Estén atentos.