“EN LAS VEGAS” Cap.04

“EN LAS VEGAS” Cap.04
Boston, en busca de la gloria. Como siempre.

Antonio Rodríguez

Boston, en busca de la gloria. Como siempre

No hay un equipo en toda la NBA  que haya acaparado más atenciones en los días previos y posteriores al draft, que Boston Celtics. El tener derecho a la elección número uno, más todos los cambalaches posibles que se hablaron de la agencia libre y posibles traspasos, pusieron en Danny Ainge en la órbita del hombre a seguir para subir, desde el lugar privilegiado que ahora tiene al equipo, un par de peldaños más: la final NBA y la gloria del título. Como siempre ha sido en ellos.

Ahora y como primer examen, toca Summer League, primero en Utah y actualmente en Las Vegas. Y con buen criterio, Jaylen Brown ha estado participando de los partidos para ver su progresión y sobre todo la confianza en sus posibilidades tras un año de emociones fuertes. Esa confianza se nota en todas sus acciones. Mejor colocación en pista, agresividad en transiciones rápidas, ofreciendo una aportación importante en defensa y su tiro…bueno, su tiro en suspensión, digamos que cuando recibe en estático no está mal. Recibir y tirar, bastante pasable. El problema, cuando tiene que ejecutarlo tras bote. Ahí empiezan sus dificultades y la asignatura pendiente.

 

Jayson Tatum, atracción en Las Vegas (Agencia EFE).
Jayson Tatum, atracción en Las Vegas (Agencia EFE).

Pero hablemos del jugador que todos hemos venido a ver aquí de los Celtics: su primera elección del draft, Jayson Tatum. Si hay una marca registrada de esta Liga de verano de Las Vegas, por encima incluso de los contragolpes sacados por Lonzo Ball, ésta es la media vuelta en suspensión de Jayson Tatum. ¡Es increíble! Cómo fija en el suelo el pie de parada, cómo es capaz de pivotar hacia atrás y sacar el balón desde detrás de la cabeza, todo en un ejercicio de coordinación y perfección en el gesto…sin fallar una. Tiene tan trabajado ese movimiento predeterminado, que es infalible.

 A Jayson Tatum hay que catalogarle como estrella futura, porque lo va a ser. De hecho, en este draft, está como bastante asumido que al menos tres jugadores, las tres primeras elecciones, serían estrellas. De ahí que a Danny Ainge no le importase intercambiar su posición número 1 por un número 3, sacando algo a cambio. Sabía que iba a tener su propia estrella. Pues desde este punto de vista para la franquicia céltica, hemos mirado a Tatum. Y lo que ha demostrado, es esto.

-   Es un atleta excepcional. Tiene la movilidad de un jugador pequeño. No ya que corra la pista muy bien, sino que es capaz de cambiar de dirección con la facilidad de los pequeños. Velocidad, salto vertical destacado… un atleta.

-   Debido a estas capacidades, ha demostrado sobradamente que puede defender a aleros más pequeños, porque les sigue sin ningún problema. Y con la envergadura que tiene, puede llegar a ser un martirio para el rival, punteando e incluso taponando sus tiros.

-   “Touch” en los tiros cortos. Es aún muy joven y seguro que lo mejorará, pero hoy día ya es muy notable. Eso vale muchos quilates.

-    Su tiro exterior es magnífico. Miren que es complicado que echando el balón tan hacia atrás de la cabeza, se pueda tener tal eficiencia. Pues el chico la tiene. Baja en el triple algo el porcentaje, pero eso llegará.

-   Y reiteramos. Ese gesto a la media vuelta en suspensión, incluso saltando a una sola pierna sin perder efectividad. Es un tiro letal. Por rapidez de ejecución, es difícil defender. 

Semi Ojeleye, aguanta lo que le echen. Hasta golpes (Agencia EFE).
Semi Ojeleye, aguanta lo que le echen. Hasta golpes (Agencia EFE).

El chaval parece ser educado, calmado, lo más alejado a crear problemas. Le gusta integrarse dentro del grupo. No nos gusta hablar de estadísticas en esta Summer League, porque son secundarias. Él tiene muy buenos números, porque aquí ha venido a jugárselas, pues quieren verle (Brad Stevens bien atento que estaba en las sillas a pie de pista) y dar una idea de lo que puede ofrecer. Bien, ahora vayamos a lo que ha mostrado que pueda acarrear dudas o que tenga trabajo por delante

-         Defender a “cuatros” NBA. Le cuesta. Se deja ganar la posición, sobre todo en rebote. Es flojo en esta faceta.

-         Atacar a aleros (“tres”). Su dominio del balón no está mal, pero al día de hoy es insuficiente para la posición de 3 NBA. No es el de Jaylen Brown o lo que pudimos comparar de manera más contrastada, cuando le tocó marcar al alero turco de los Sixers, Furkan Korkmaz, que es un virtuoso. Hay mucha diferencia. Puede entrar a canasta bien por la derecha con espacio, pero no por la izquierda. De hecho, ese lanzamiento en suspensión tras cambio de dirección que hace tan bueno de derecha a izquierda, lo tiene muy trabajado porque no es capaz de seguir botando y entrar por la izquierda. No tiene dominio para eso.

-         Por lo que, y aquí entramos en elucubrar la “madre del cordero” con Tatum. ¿Alero o ala-pívot? Él ha jugado toda la vida de ala-pívot. Y se nota. Tiene esta mentalidad de interior tan enraizada, que en el partido frente a los Lakers, guardaba posiciones defensivas interiores por inercia, en vez de salir a marcar a su hombre, que era Kyle Kuzma, cuando éste salía al triple. Tatum llegaba tarde por esas décimas en reaccionar. Son 2.03 lo que mide, aunque no es nada problemático si valoramos su enorme envergadura. Su constitución física (sus anchos hombros) nos dicen que va a fortalecer y su cuerpo puede hacerlo perfectamente y si se lo propone, puede llegar a ser un ala-pívot poderoso de tren superior. Debería ganar en agresividad defensiva bajo los aros, eso sí. Pero en ataque, por su rapidez, les vuelve locos a todos los ala-pívots y les supera con facilidad casi insultante.

-         Puede llegar a ser un alero, por la reiterada virtud de ser extremadamente rápido. Tiene tiro, aunque no sea muy veloz en su ejecución, pero le falta el dominio del balón. Cuando sus defensores son explosivos como él (y un alero NBA, lo es), sufre. Sufrió hasta con Jake Layman, que no es el más rápido del lugar. Francamente, nos daría cierta pena que perdiera la rapidez que tiene en la actualidad por coger músculo. El dribling es un trabajo que se puede mejorar de manera individualizada y todos sabemos que los jugadores NBA en verano, trabajan con entrenadores personales, facetas del juego como ésta. Por supuesto que hay lugar a la esperanza.

-         ¿En el engranaje de Brad Stevens? En la actualidad, si es un jugador capaz de superar a ala-pívots en ataque y defender a aleros en defensa, su coach ya habrá tomado buena medida y quizás se plantee usarlo así, por esa indefinición de posiciones que le gusta. Es la riqueza de los Celtics: su polivalencia. Y de ahí, lo que venga en el futuro desarrollo del jugador. 

Jabari Bird, sorpresa positiva en los Celtics (Agencia EFE).
Jabari Bird, sorpresa positiva en los Celtics (Agencia EFE).

Y con todo esto, ahora se ve la importancia del rookie de Southern Methodist, Semi Ojeleye. Este roqueño alero/ala-pivot, fortísimo, durísimo, pudiera ser importante en el entramado céltico. Ha mostrado su capacidad reboteadora, de poder defender a hombres mucho más altos que él (aquí, ha defendido incluso a “centers”), más pequeños que él (hasta bases) pero pudiera defenderse como un especialista defensivo en la posición de “3”, porque por condiciones, puede ser exterior y tiene un decente tiro triple en estático para ayudar a abrir defensas. Si uno de los grandes problemas de Boston es el rebote, el aporte que pudiera hacer este hombre en un teórico triángulo interior, supliría muchas carencias.

La mayor sorpresa que nos hemos llevado de esta Summer League en lo que corresponde a los Celtics, es sin lugar a dudas, Jabari Bird. Un especialista en el tiro. Tan sencillo como eso. Pero un verdadero especialista. Tras bloqueo, tras bote, generándose su propio tiro, siendo ayudado por pases… lo que sea. Y con la inconsistencia que ha habido por momentos en el cuadro de Brad Stevens, pudiera tener un sitio en el plantel. Si no fuera así, en Europa se frotarían las manos con él.

Abdel Nader. Lo mismo bueno que vimos el año pasado en Las Vegas, pero mejorado. Bota mejor, sabe sortear contrarios en el camino hacia canasta con reversos y usando su cuerpo y su tiro sigue siendo correcto. Nos parece un verdadero jugador de baloncesto, que conoce su arte y lo domina. Su problema es que su físico, creemos, que no da para la NBA. Pero siendo así, siempre estamos de enhorabuena cuando se apuesta por verdaderos jugadores de baloncesto. Y Boston lo ha hecho. Expectantes por su resultado.

Jugadores que nos han dejado fríos, dos: Ante Zizic y Demetrius Jackson. Al pívot croata le hemos seguido mucho esta pasada temporada en el Darussafaka turco. Jugar en baloncesto de élite, en Euroliga en este caso, siempre nos creaba la misma duda para cuando se enfrente a jugadores NBA: sus piernas. Y en esta Liga de verano, con los rivales que ha tenido, se ha visto en toda su crudeza. Zizic es grande y se mueve bien, pero sin potencia en las piernas, nada de eso sirve. Ha sido permanente y constantemente superado cuando quería jugar en poste bajo. Y pivotaba bien y protegía sus tiros, pero muy lento y saltando muy poco. Y tampoco se ha ejercitado mucho en el pick&roll, porque es un jugador tosco, aunque cuando se arranca, puede hacer daño. Al día de hoy ayudará, porque es grande, sobre todo en rebote, esa gran lacra céltica. Y lo mejor que se puede decir de él, es que es joven y tiene mucho recorrido. Pero ha sido la mayor desesperación en Las Vegas entre los aficionados célticos. Veremos.

Sobre Jackson, muy flojito. Algún triple y poco más. Ni en defensa era el más fiero, ni es capaz de saber a quién dar el balón con criterio, entra a canasta metiéndose en unos jardines de aúpa por no saber cuándo toca hacerlo y cuando no, donde sus tiros son muy complicados –y desacertados- y donde los pases, o son malos, o no tienen ninguna trascendencia en el juego. Francamente, no creemos que tenga mucho más sitio en la plantilla bostoniana. Kadeem Allen, el base de Arizona, excepto que entraba a canasta con más decisión y efectividad que Jackson, más de lo mismo. Bastante atolondrado en estático.

En definitiva, una nota bastante positiva para los Celtics, que ha tenido en Jayson Tatum uno de los iconos de esta Summer League 2017. A partir de aquí, toca trabajar y seguir escalando para llegar a la gloria. Porque siempre ha sido así.