LA MUESTRA DE BENAHAVÍS

LA MUESTRA DE BENAHAVÍS
Sebas Sáiz será componente de la Selección de 16 en Benahavís

Antonio Rodríguez

Con la concentración de los preseleccionados en la población malagueña de Benahavís, la Selección Española comienza a trabajar, poniendo la lupa en objetivos concretos. En Endesa Basket Lover, la ponemos en uno de ellos: Juan Sebastián Sáiz.

Pues en Endesa Basket Lover nos parece terriblemente interesante la concentración de 16 jugadores que se dio la lista como preseleccionados para nuestro Equipo Nacional, de los cuales uno, completaría los 12 del próximo Eurobasket -aunque inicialmente Sergio Scariolo no cerró la puerta a que fuese alguno más-. Los 16 nombres del futuro. Poder ver sus avances desde otro prisma diferente a los dos o tres invitados/comparsas habituales con la absoluta. Es una ventana directa a lo que nos puede deparar el próximo lustro. Que Scariolo les pueda ver en directo, que in situ observe sus progresos y en próximas citas pueda ver su evolución y sobre todo, cómo él puede acoplarse a sus baloncestos y cómo los jugadores pueden amoldarse a las exigencias del seleccionador, es un examen necesario que la FEB ha tenido a bien evaluar.

Sebas Sáiz entrando a canasta (FIBA Europa / Ciamillo-Castoria / Matteo Marchi).
Sebas Sáiz entrando a canasta (FIBA Europa / Ciamillo-Castoria / Matteo Marchi).

Nombres habituales algunos, no tantos otros. La inclusión de los NCAA’s Rubén Guerrero y Juan Sebastián Sáiz dan una tonalidad diferente al grupo, donde todos militan en la Liga Endesa excepto Quino Colom (Unics Kazan). Vamos a detenernos en Sebas Sáiz, tras su periplo de cuatro años en la universidad de Mississippi, o lo que se denomina cuando nos referimos a sus deportes, Ole Miss. Tras no ser seleccionado en ninguna posición de las dos rondas del draft, su futuro próximo, aún sin firmar por ningún club de cara a la próxima temporada, pasa por las ligas de verano de la NBA. Inscrito en la plantilla de Miami Heat, que participará tanto en Orlando como en Las Vegas, espera en alguna de ambas ligas -aún no está confirmado en cuál participará- sea el escaparate suficiente como para culminar sus sueños. ¿NBA, Liga Endesa? Veremos.

Se le etiquetan de muy diversas formas a una gran fortaleza física en la zona con gran capacidad reboteadora. No nos quedemos tan sólo en eso. ¿Cómo juega Sebas Sáiz y qué es lo que puede ofrecer?

Sebas siempre mostró unas cualidades físicas extraordinarias. Sus interminables brazos desde la posición de ala-pívot, con sus 2.06 de estatura, fueron una garantía permanente para ejercer como portaviones bajo tableros. Recordamos que siendo componente de la Selección Española sub-18 que conquistó el torneo de Mannheim en 2012, cuando Ilimane Diop y él extendían los brazos en la zona, era como afrontar un inmenso bosque para los rivales imposible transitar.  Los 11.4 rebotes de promedio en esta campaña 16/17 con Ole Miss, una universidad englobada en la exigente South Eastern Conference (la SEC, junto a las afamadas Kentucky, Arkansas, Florida, Alabama, Texas A&M o la sorprendente este año South Carolina), son un aval muy a destacar de cara a la proyección de este jugador, que precisamente cumplirá en Las Vegas 23 años. Brazos que finalizan en unas manos inmensas, un notable salto vertical y timing en él, le hicieron imponerse ante rivales terriblemente físicos. Sin duda en rebote y defensa es donde más ha brillado. 

Felicitado con la Selección sub-20 (FIBA Europa / Ciamillo-Castoria / Matteo Marchi).
Felicitado con la Selección sub-20 (FIBA Europa / Ciamillo-Castoria / Matteo Marchi).

En ataque, aunque sus 15.1 puntos parezcan destacados (que lo son), siempre pensamos que pudiesen ser más o mejor ejecutados. La mayoría de ellos vienen de un ímprobo trabajo tras rechaces ofensivos, recibir en transiciones rápidas -otra de sus grandes facetas: terriblemente rápido como hombre alto en transiciones- o un movimiento que tiene desde el poste bajo, lanzando un certero gancho en suspensión sacado con la derecha desde muy arriba y protegido por sus anchos hombros. Y poco más. ¿Puede ser suficiente? Pues sí. Pero hasta que no se puedan ver pruebas como las de Benahavís, no podremos poner el acento en cómo es recibiendo cuando gana posición a su rival o tras bloqueo y continuación, porque en su universidad apenas lo ejecutaban.

Equipo con aleros de pobre tiro, sus bases quizás eran sus mejores tiradores (o los que oficiaban desde el quinteto posición base-escolta, Cullen Neal y DeAndre Burnett), pero que de generar para los demás y buscar sus mejores posiciones, más bien poco. Jugadores como Sáiz, que dependían de lo que pudieran recibir del exterior en su juego, más bien sacó poca tajada. Burnett, máximo anotador del equipo, único por delante de Sebas Sáiz, con 16.5 puntos, jugador de instinto, poco cerebro en pista, que a nada que tenía que romper una presión a toda cancha rival, sufría multitud de problemas. Cullen Neal, el teórico base titular, andaba muy justito de talento y mucho más de pase, con lo que Sebas se mostraba y mostraba en posiciones interiores, sin apenas recibir el balón. Tampoco a su entrenador Andy Kennedy le vimos una amplia gama de recursos para poder sacar más jugo al “enforcer” interior con el que contaba. El final del cuento en cada posesión era, las más veces, ir hacia el rebote.

Por todo ello, Sebas en ataque, nos parece un auténtico enigma. El talaverano que se desarrolló en Movistar Estudiantes cuando estuvo en España, tras cuatro años de permanencia en la universidad de Mississippi, mostrará todos sus “encantos” en tierra patria en la provincia de Málaga. Solamente por sus números, por sus cualidades atléticas, sabemos que se le sacará un provecho considerable. A partir de ahí, lo que vayamos descubriendo de él será todo un regalo para él y para nuestro baloncesto. Por eso esta concentración de 16 nos gusta tanto.