SUPERVIVENCIA

SUPERVIVENCIA
Baskonia logró empatar la serie semifinal por instinto de supervivencia

Antonio Rodríguez

Por mayor intensidad tanto en ataque como en defensa, Baskonia supo igualar a uno la eliminatoria de semifinales ante Valencia Basket, por puro instinto de supervivencia

Cuando un equipo captura más rebotes ofensivos que totales el rival, lo lógico es que domine con claridad el marcador. Eso fue lo que sucedió en la primera mitad del choque del segundo encuentro del playoff semifinal entre Baskonia y Valencia Basket (12 rebotes ofensivos baskonistas por 11 totales de los taronjas), para llevarse el triunfo final (90-70). Y esta estadística no es más que la explicación numérica de dos ritmos diferentes que se vieron. Coger rechaces bajo el aro, intentar porfiar e insistir sobre los rivales que la posición teóricamente ganada no estaba tan ganada, tomar las líneas de fondo desde lado débil…tretas que mostraron más hambre en los locales, negando de manera permanente la posibilidad de ver cualquier otro resultado que no sea empatar la eliminatoria. Cuestión de supervivencia.

Ricky Ledo, factor determinante en Baskonia (ACB Photo / I. Martín)
Ricky Ledo, factor determinante en Baskonia (ACB Photo / I. Martín)

Baskonia mordía. Y lo hizo a nada que tuvo oportunidad. Los errores de los valencianos en transiciones defensivas eran castigados con mates culminando contragolpes. Un hombre tirando desde la esquina, dos pívots al rebote y un cuarto (ya fuera Sato o Martínez) que se quedaban expectantes a un posible rebote largo, dejaban un solo hombre en los levantinos para hacer el balance defensivo con eficacia. Ricky Ledo & Adam Hanga se han convertido en un excelso combo para conducir y culminar contragolpes y bien que lo aprovecharon y por ello dejaban al solitario defensor valenciano impotente.

Baskonia tuvo como pieza estelar a Ricky Ledo, algo impensable entre las gradas que una incorporación en playoff fuese titular primero y máximo responsable del acierto vitoriano en los minutos más decisivos de la eliminatoria. Sus 25 puntos, la ovación que recibió al ser sustituido en las postrimerías del choque, no dejan de ser un sello que hay un nuevo fusil en la ciudad. Ledo es baloncesto ofensivo por instinto, del bello, del académico, del gesto perfecto aprendido -y entrenado sin parar- en la adolescencia, algo tan puro como eso, llevado a la élite. Ve fácil entrar a canasta como mostró en el primer enfrentamiento, ve fácil a los compañeros cortando a canasta a quienes da el balón y tira con la suavidad que su enorme talento le brinda. 

La lesión de Guillem Vives puede marcar la serie (ACB Photo / I. Martín).
La lesión de Guillem Vives puede marcar la serie (ACB Photo / I. Martín).

La desafortunadísima lesión de Guillem Vives sacando un contragolpe en el segundo cuarto ha menguado las posibilidades valencianas. Por ser el pie de apoyo en ese momento el que pisó a Tillie, le hace revertir de una gravedad que veremos en qué condiciones afronta el resto de la serie.

Un acertado Antoine Diot en su faceta anotadora en la primera mitad, le hizo desgastarse, obligado a crear jugadas ante la mayor presión defensiva rival según transcurrían los minutos en la segunda mitad. Y ahí costaba más leer la defensa rival  -como único base con el que cuenta Pedro Martínez-, perdiendo balones decisivos en el último cuarto donde los visitantes se dejaron ir en sus esfuerzos, cuando vieron que las diferencias superaban holgadamente la decena de puntos y con su desacierto ofensivo, pocas posibilidades de remontar. Tampoco sirvió en esta ocasión el dúo Thomas-Oriola, en problemas con los más agresivo Shengelia-Diop respecto al primer enfrentamiento.

Y así acabó el encuentro. Con el ya mencionado 90-70 y la serie, empatada a uno, desplazándose a La Fonteta, punto de huracán -maravilloso huracán- de este playoff. Se barruntan fuertes torbellinos alrededor de ambos banquillos. Impacientes. 

Muchos más problemas de los habituales tuvieron los valencianos en la zona (ACB Photo / I. Martín).
Muchos más problemas de los habituales tuvieron los valencianos en la zona (ACB Photo / I. Martín).