PREVIA PLAYOFF (y IV)

PREVIA PLAYOFF (y IV)
Cuartos de final Liga Endesa: Real Madrid-MoraBanc Andorra

Antonio Rodríguez

Nunca en la historia de la Liga Endesa se había dado que dos equipos que se enfrentasen en playoff, hubiesen llegado a este punto con todos sus enfrentamientos solventados en prórroga. Cada uno de ellos. MoraBanc Andorra y Real Madrid son así.

Unos hicieron descansar a Anthony Randolph y Sergio Llull. Otros, sentaron a su estrella Georgi Shermadini en los momentos cruciales del partido, como descanso. Pues uno de ellos, que da ya igual decir quién, logró remontar para que se cumpliera la profecía: prórroga. Asombroso. Una vez más. Y van tres.

(ACB Photo / V. Carretero).
(ACB Photo / V. Carretero).

Al margen de los curiosos resultados en Madrid, en Andorra y en Vitoria -durante la Copa del Rey-, ponemos estos precedentes de un duelo que en nada se parece a lo que se debe esperar de un primer clasificado durante la liga regular, el mejor equipo de Europa, confesado por una salvaje competición de 30 jornadas, frente al octavo clasificado de la Liga Enesa. “Ellos tienen cubiertas con calidad todas las posiciones” confesaba Pablo Laso hace apenas una semana. Y es cierto. No es un equipo típico de pegarse por la última plaza de playoff hasta el último respiro. Es algo más y lo han demostrado.

RESULTADOS EN LIGA REGULAR:

J.16: Real Madrid 96-92 MoraBanc Andorra.

J.34: MoraBanc Andorra 86-88 Real Madrid.

F.C. Barcelona, Valencia Basket, Unicaja, Herbalife Gran Canaria…todos ellos han caído en su recinto. Equipos Euroliga, gallitos de la competición que afrontan en este playoff con las máximas ambiciones, claudicaron ante el cartel andorrano. Ahora, en el momento de la verdad, Real Madrid, quien pronostica un camino sin más baldosas amarillas que las que guían al título final, se encuentra con ellos en su camino.

REAL MADRID

1.- Anthony Randolph. MoraBanc Andorra no tiene argumentos para defender las características de este jugador. No ya por la categoría que tenga en el Viejo Continente, por la gran temporada que ha hecho. Es que, con la lesión de Nacho Martín, un tipo alto polifuncional como él, o la inexperiencia de Thanasis Antetokounmpo, es difícil manejar incluso en el entramado defensivo más complejo. Siempre llega el punto en que puede asestar el mazazo (como el triple de la Copa del Rey. Que al margen de polémicas, había que meter ese triple en ese momento). ¿Recuerdan el Real Madrid, equipo que parecía tener una maldición en el que sus refuerzos estadounidenses de raza negra, o decepcionaban (Whitmore, Hightower, Spriggs) o se iban envueltos en polémica (Miles Aiken o Wayne Robinson)? Pues eso, que aquello son tiempos de abuelo cebolleta. Con Randolph desaparece (recoger la herencia de Rickey Brown se llama). 

(ACB Photo / V. Carretero).
(ACB Photo / V. Carretero).

2.- Finales igualados. Es la meta cuando equipos de menor poderío que su rival tienen al iniciarse los partidos. “Y una vez allí, veremos”. Aguantar 37-38 minutos a los grandes clubes europeos, es una prueba de fuego. Vale, se llega. El Real Madrid sigue dominando tales terrenos de momentos finales. En choques de máxima igualdad, con un baremo de +/- 5 puntos en el resultado final, el equipo de Pablo Laso ha tenido un balance de 15-6, contando Liga Endesa, Copa del Rey y Euroliga (6-1 si nos basamos tan sólo en liga regular de nuestra competición). Difícilmente se les puede echar mano. Sergio Llull parece tener mucho peso en ello.

3.- Puntos en la zona. La respuesta a la buena defensa andorrana debe ser la anotación en la zona. Sea en contragolpes, entradas de los exteriores o juego de pívots. Si nos basamos en esto último, la labor que pueda hacer Ayón de cargar faltas personales sobre Shermadini, será primordial en los blancos.

MORABANC ANDORRA

1.- Georgi Shermadini. En silencio, sin aspavientos ni acciones espectaculares. Callado, discreto, nunca efusivo. Shermadini no parece lo que es: el líder y el MVP del mundo de los “terrenales” y posiblemente de los semidioses. Sus números estadísticos a lo largo de la liga, no son absolutamente nada comparado con el pavor que ha provocado en las filas del Real Madrid. Es que les ha vuelto locos. Pocas veces he visto a un equipo de la potencia de los blancos, verse tan desesperados ante las actuaciones de un jugador. Quizás este cuadro pueda explicar algunas cosas: 

Y lo que no dicen los números. Su intimidación, su lucha honesta por ayudar a sus compañeros, siempre con el mayor de las complacencias, en el terreno de la mayor discreción. Georgi nos encanta.

2.- Ritmo de juego. Miren, los contragolpes los conduce Albicy y los remata Antetokounmpo. Las transiciones rápidas son terreno abonado para ellos, puesto que su base de rotación, Thomas Schreiner, resulta que sus mejores triples salen cuando pillan a la defensa descolocada tras una transición rápida. Que a Jelinek o David Navarro también gustan de las virtudes que provocan. El tempo rápido es una marca del juego de Joan Peñarroya (recuerdan algo de esto cuando era jugador, ¿verdad?). Ante un conjunto como el Real Madrid, suena arriesgado utilizar estos argumentos. Sin embargo, si son sello de los andorranos, ¿Por qué no lo van a seguir haciendo? Posiblemente, si los puntos más altos de juego de MoraBanc Andorra a lo largo de la campaña han venido frente al Real Madrid, quizás sea porque esta circunstancia no sea un casual. 

(ACB Photo / A. Rispal).
(ACB Photo / A. Rispal).

3.- Su pista. Ya lo dijimos a principios de semana en el artículo “Lo nunca visto”. En su recinto de 5.000 espectadores, el Real Madrid tras prórroga y Baskonia, han sido los únicos que han sacado partido. Los demás, jirones en la ropa y procesión a los vestuarios con la cabeza gacha. En tiempo de playoff, eso se torna en fundamental.