UNIDIRECCIONAL

UNIDIRECCIONAL
Unicaja muestra estar en su máximo nivel tras su triunfo en Vitoria.

Antonio Rodríguez

Con su triunfo en Vitoria (75-79), Unicaja sigue en su atmósfera de éxito desde la victoria en la Eurocup, que le marca una sola dirección: ganar

Nemanja Nedovic esperaba. Su turno a la entrevista televisiva iría tras el de su coach, que aún respondía. Y Nemanja sonreía. “Sí, a veces ni nosotros pensamos que podemos remontar así”. Tan siquiera creen en las posibilidades que ellos puedan ofrecer. Quizás esa sonrisa nada contenida sea la prueba que delata el estado de felicitad actual de Unicaja, el equipo de las remontadas impensables. Lo hicieron en Valencia para llevarse el título de la Eurocup y lo hicieron en Vitoria el pasado fin de semana (52-42 a falta de 03:20 para el final del tercer cuarto), en un día festivo para Baskonia, celebrando los 15 años de sus mayores glorias. Ni con esas para derrumbar a los malagueños. Si su máxima y consagrada estrella -¡al fin!- Nemanja Nedovic (17 puntos, 7/13 en tiros de campo y una excepcional canasta final para dar cerrojazo al encuentro) ve sorpresa en sus impredecibles fuerzas, imaginen con lo que se topan sus rivales. 

Nemanja Nedovic sentenció en Vitoria para una gran victoria a domicilio (ACB Photo / I. Martín).
Nemanja Nedovic sentenció en Vitoria para una gran victoria a domicilio (ACB Photo / I. Martín).

Con cinco victorias de seis choques desde que levantaron el cetro europeo en Valencia, tan sólo la mejor versión del F.C. Barcelona esta temporada les hizo claudicar (89-70). Mentalidad ganadora sustentada en entusiasmo colectivo. Felicidad del conjunto que sostiene el trono de los ganadores. Son 14.4 los puntos de diferencia que están sacando a sus rivales en esta racha, una suficiencia que inspira ilusiones, precisamente en el momento más importante de la temporada. 

Carlos Suárez, termómetro del actual Unicaja (ACB Photo / Mariano Pozo).
Carlos Suárez, termómetro del actual Unicaja (ACB Photo / Mariano Pozo).

Sin embargo y dentro de los componentes de los que dispone Joan Plaza, personalizaremos en uno en particular, que define con su juego todas las cualidades que está mostrando Unicaja en este último mes: Carlos Suárez. No es el máximo anotador del equipo. De hecho, tan sólo lo ha sido una vez en toda la liga. Eso sí, hasta en 9 ocasiones se consagró como el máximo reboteador del grupo, lo que define su esfuerzo. No va de números este artículo para engalanarle. Ver las disputas y luchas en poste bajo del pasado domingo frente a un más alto y corpulento Tornike Shengelia para que éste no recibiese, que no anotase, que no rebotease, sí. Toda la energía puesta en una batalla frente a su rival, cargada de físico, de ganar y no dejarse ganar centímetros, como aquellas añejas que ensalzaron a iconos de nuestra historia en otros tiempos, elevan el nivel de intensidad para beneplácito de su parroquia. Entre todo ese repertorio, fue capaz de anotar un triple en momentos decisivos, que marcaba unas distancias que empezaban a parecerse inalcanzables para los baskonistas. No verán tales sacrificios en las estadísticas (6.7 puntos, 41.4% en tiros de campo y 4.5 rebotes por envite), pero presenciarlos a pie de pista, a pocos metros tan sólo como tienen la suerte de hacerlo los aficionados del Carpena, se convierten en pálpitos de orgullo por su equipo, ejemplificados en la estampa de Carlos Suárez

Su intensidad no se ven reflejadas por las estadísticas (ACB Photo / Mariano Pozo).
Su intensidad no se ven reflejadas por las estadísticas (ACB Photo / Mariano Pozo).

Un tipo que la pasada temporada tenía la nueva misión de jugar como ala-pívot, porque su entrenador pensó que podría sacar más rendimiento global a la plantilla. Posiblemente sin plantearse si eso incomodaba o no a su jugador, que asumió el rol y tras un periplo de aclimatación, ya lo pueden ver, muestra determinación en él y acciones decisivas. Y esta es la vida actual de este Unicaja, cuyo camino uni-direccional estos días les muestra el reto de volver a plantarse al menos en semifinales de la Liga Endesa nuevamente, al igual que lo ha hecho con los verdes valles de Euroliga. Conquistas cuya senda tiñen de verde. Como siempre.

Un ganador (ACB Photo / Mariano Pozo).
Un ganador (ACB Photo / Mariano Pozo).