RICE-ING DAYS

RICE-ING DAYS
FCB Lassa, con el liderazgo de Rice, retoma el camino de las victorias

Antonio Rodríguez

Un silencio a punto de resquebrajarse. En el Palau Blaugrana, los sonidos de los aviones surcando cielos europeos le venían muy lejanos y dejaban en su recinto la calma, la quietud, la ausencia de sonido alguno. No existía el estruendo de balones botando en su parquet de manera permanente por una docena de jugadores. Matinales de diario que ya se acabaron. Ahora, en el F.C. Barcelona Lassa, la liga manda y la visita de cada jornada matinal junto al orgulloso escudo azulgrana en mitad de las tiras de madera, también.

En esta semana también volvieron las sonrisas convencidas. La contundente victoria el pasado domingo ante Unicaja (89-70), el rival que desde la consecución del título de Eurocup, venía pleno de triunfos y entusiasmo, se celebra. Y más si cabe cuando dio la sensación que la jerarquía en la plantilla de Georgios Bartzokas se impuso. Como bien dijo Juan Carlos Navarro, señalando a Tyrese Rice y Ante Tomic, “son los que tienen más talento y los que tienen que tirar de los demás”, con una coletilla final de “esperemos que siga la conexión”, a pesar de la extrañeza de Tomic del comentario, espetando un “si Juan Carlos Navarro dice eso… tiene peso”. Y es cierto. 

Tomic&Rice, la conexión del éxito barcelonista (ACB Photo / V. Salgado).
Tomic&Rice, la conexión del éxito barcelonista (ACB Photo / V. Salgado).

Desde la pretemporada en aquel primer torneo en Sant Julià de Vilatorta que pudimos vivir en directo, las conversaciones constantes en pista y la pretendida conexión entre Rice y Tomic, hacían pensar que ese sería el pan y la sal del F.C. Barcelona de cara a este ejercicio. No ha sido así y eso ha conducido a uno de los principales motivos de la enorme decepción que está suponiendo este curso 16/17 para sus aficionados. Tyrese Rice está promediando una de las menores anotaciones de su carrera. Sus 12.1 puntos contrastan con los 15 (14.97 para ser más exactos) que ha logrado en sus 7 temporadas anteriores en Europa. Solamente los 9.7 jugando con Maccabi Tel Aviv en la temporada 13/14, son inferiores. Eso sí, a la hora de la verdad, ya saben: campeón de Europa, siendo el máximo responsable de tal gesta en los macabeos. Desde la cúpula deportiva del club han existido ciertas molestias, demandando en su comportamiento que decida, que se vaya de su hombre, que genere a través de tales virtudes y no, dar el primer pase, irse a una esquina y esperar el balón. 

Tyrese Rice fue una amenaza constante para Unicaja (ACB Photo / V. Salgado).
Tyrese Rice fue una amenaza constante para Unicaja (ACB Photo / V. Salgado).

Por su parte, Ante Tomic… Ante Tomic se ha cargado de mucha paciencia esta temporada, al igual que lo hizo en la entrevista final el pasado domingo con Movistar+ para dar sus respuestas. El pívot croata ha sido utilizado -en ataque- con más exclusividad que nunca en su periplo en Cam Barça, en zonas de poste bajo y con muy pocas ayudas de sus compañeros. Tomic ha sido un jugador que creó junto a Marcelinho Huertas uno de los sellos en los últimos años en la Liga Endesa de cómo jugar el pick&roll, de cómo exprimir la eficiencia con el menor esfuerzo posible, apoyados en el talento de ambos. Y no solamente este año, ha tenido que bregar en el poste bajo de manera repetida, sino que se ha añadido el condicionante/obstáculo si cabe que, al no recibir en multitud de ocasiones donde ganaba la posición, debía salir un metro más, un metro más buscando el pase, a sabiendas que esa distancia la tendría que conquistar nuevamente con el balón ya en su poder, a base de lucha, brega y ganándose un número de golpes multiplicado por parte de su rival. Y eso es agotador. Y nunca le hemos visto un mal gesto con sus compañeros, sino que agachaba la cabeza, apretaba los dientes y bajaba a defender.

Por todo ello, que Juan Carlos Navarro, un jugador que ha fraguado sus liderazgos fuera de la pista por decir mucho en lo poco que habla, cuando comenta que “esperemos que siga la conexión”, está marcando un camino que, ahora sí es cierto, tienen más tiempo para prepararlo hasta la llegada del playoff, donde buscar el mayor éxito posible. 17 puntos en 24 minutos de Tyrese Rice, con 3/5 en triples y por encima de todo, esa sensación de querer decidir, más los 20 puntos (9/10 en tiros de campo) y 7 rebotes de Ante Tomic, son un importante aval para afrontar lo que resta de temporada para el cuadro de Bartzokas. Porque no son números individuales de dos jugadores, sino que posiblemente los dígitos del segundo sean la consecuencia del juego del primero. Y eso es lo que buscan y esa debería ser la base de las miras hasta mediados de junio en el club azulgrana. En busca de los días en los que toca alzar las posibilidades barcelonistas. Parece que los Rice-ing days llegaron al fin.

Si el juego de Ante Tomic es así de fácil, es porque tiene ayuda (ACB Photo / V. Salgado).
Si el juego de Ante Tomic es así de fácil, es porque tiene ayuda (ACB Photo / V. Salgado).