1er round valenciano

1er round valenciano
En duelo trepidante, Valencia Basket logró mantener la ventaja campo

Antonio Rodríguez

En duelo trepidante, Valencia Basket logró mantener la ventaja campo

Desde el viernes pasado residiendo en Valencia, Unicaja parecía tener ganas de saltar al ruedo en la final de la Eurocup. Y no parecía ninguna satisfacción el hecho de enfrentarse a Valencia Basket en días previos. Esos partidos de ‘jugar al escondite’ (al escondite, ¿de qué? Tal y como está la Liga Endesa, debía ganarse) suelen ser incómodos y más para quien lo pierde. El caso es que una vez que el balón se puso en juego ayer por la tarde en el primer round de la final de la Eurocup, parecía que esos deseos por empezar a jugar, a decidir, se desataron. 

(Foto: Miguel Ángel Polo).
(Foto: Miguel Ángel Polo).

Y en los primeros parciales mostraron la belleza de nuestro deporte. Fue de un gusto supremo ver a dos jugadores que por calidad física y madurez, manejaban a sus equipos con una solvencia táctica y sobre todo una suficiencia física, digna de los mejores escenarios. Por un lado, Sam Van Rossom exhibe -al fin- todas las cualidades previas a su lesión: la decisión en el uno contra uno, el saber decidir a partir de las grietas que genera con su presencia y la confianza en su tiro. Por otro lado, quien golpeó primero: Nemanja Nedovic, jugador que tenía dolorido un pie por un lance en el choque del pasado sábado, olvidado lance, fagocitaba el juego de su equipo, logrando la madurez que dan ya tres años en la Liga Endesa. Hizo estrella en los primeros parciales a Jeff Brooks, inspiradísimo durante todos sus minutos en cancha (11 puntos en los primeros parciales) y daba un ritmo frenético que Valencia veía de lejos. No podían llegar ahí. El brillo del individuo para lograr el beneficio del colectivo. Todo conjugado en un choque que si fue menguando en el marcador según iban pasando los cuartos, nunca dejó de ser trepidante. Nuestras notas fueron estas.   

 

Notas del 1º cuarto

- Primeros parciales de Unicaja. Al estado de gracia en los últimos meses de Bojan Dubljevic, Joan Plaza decide que sea Alen Omic -no olvidar la baja por lesión de Dejan Musli- quien lo marque en uno contra uno. Intentar sacar toda la agresividad del esloveno, puesto que no iba a contar ayudas. Dubljevic tuvo muchos problemas para anotar. La jugada salía bien para los malagueños.

- Sin embargo y a pesar de ir siempre a remolque en los primeros parciales (7-8 puntos de desventaja), la circulación de los locales era brillante. Sabían mover el balón porque siempre pasaba por el interior como imperiosa obligación. Dubljevic no anotaba, pero sí distribuía. Y desde sus manos, caía en las correctas. Y un pase, dos, tres más… allí ya no se llegaba. Al margen de la efectividad en el tiro, el juego era brillante.

- Unicaja logra acertar con sus cuatro primeros lanzamientos triples y tuvo que ser el revulsivo de Joan Sastre con dos triples consecutivos, quien insufló el oxígeno que sus compañeros necesitaban. Final del primer cuarto: Valencia Basket 20-20 Unicaja. 

(Foto EFE)
(Foto EFE)

Notas del 2º cuarto

- Tiempo para las segundas unidades. En Unicaja, a Nedovic, Brooks y Omic les sustituyen en responsabilidades ofensivas Fogg, Smith y Suárez. Más exteriores, intentan decidir en los triples que comienzan a fallar (hasta una racha de 7 consecutivos sin ver el aro). Sin embargo, mejoran su defensa y a Valencia le cuesta. Su circulación de balón ya no es la misma. Todos trabajan a destajo y sobre todo Carlos Suárez hace un ímprobo trabajo de omnipresencia. Da resultado.

- Ya cada vez llama menos la atención, pero sí aumenta la admiración, que la ecuación de ‘salta Oriola a pista, hay más rebote valenciano’ es tan cierto como que los nubarrones traen lluvia. Y chaparrón en el tablero de los andaluces hubo, porque Oriola ‘la lió’ una vez más en rebote ofensivo. Es de esos especímenes cuyo idilio con la parte más ingrata del baloncesto, la del choque, la lucha, la pelea, los arañazos sufridos, provoca asombro.

- Los puntos ya son menos y nuevamente Joan Sastre con dos nuevas canastas consecutivas (5 puntos), vuelve a retornar el partido en un punto al que parece destinado: el empate. Resultado al descanso: Valencia Basket 35-35 Unicaja.

Notas del 3º cuarto

- Ya hay menos alegrías. Unicaja vuelve a sus positivas andadas y nuevamente Jeff Brooks se impone (curiosa la evolución a lo largo de la campaña de este estadounidense, que está dando un gran baloncesto a la hora de la verdad). Tan impactantes son sus gestos que Pedro Martínez decide sacar de pista a Luke Sikma sacrificando pase y buscar más físico en Will Thomas.

- Sigue la excelsa defensa de Unicaja, sobre todo en el perímetro. Anotación a cuentagotas, ahora con la dirección de Vives y Nedovic. Con el marcador ajustado, un triple de Romain Sato consigue la primera ventaja de los valencianos en todo el partido. Habían hecho falta 28:52 para ello (47-46). Nedovic sigue insistiendo en su baloncesto, buscando doblar balones a sus compañeros interiores, cada vez mejor defendidos. Ahí quien aparece es Viny Okouo, el joven congoleño de 19 años que sí, se impone cuando continúa bloqueo, que sí, logra rebotear e intimidar y sí, comienza a verse la realidad del proyecto que tienen los malagueños entre manos. Final del tercer cuarto: Valencia Basket 50-48 Unicaja.

(Foto EFE)
(Foto EFE)

Notas del 4º cuarto

-En la primera jugada, un gran balón doblado de Fogg para el mate de Okouo, da el empate a 50. Lo del empate debe estar escrito en alguna parte.

- Es cierto que por primera vez se piden tiempos muertos porque el rival se escapa: los puntos caen de Bojan Dubljevic. Los valencianos hacen una excelsa defensa en el 2x2 central, argumento principal de Unicaja. Dos posesiones que no anotan y dos que encajan, llaman al tiempo muerto: 60-52.

- Llegamos a esa hora de la verdad en la que por encima de sistemas y buscar flaquezas colectivas, se busca el referente de un equipo como un faro que guía. En Unicaja lo intentó Fogg, acertado por momentos. Y en Valencia, Bojan Dubljevic que no había estado acertado de cara al aro sobre todo en la primera mitad (2 de sus 14 puntos en los primeros 20 minutos), comienza a decidir. Y busca las cosquillas a Omic y le anota un triple (65-57).

- Con un fallo taronja y un rebote defensivo -desde el suelo- de Alen Omic, a falta de 01:13, aún existe vida para los malagueños (65-60 con posesión). Jeff Brooks logra anotar una suspensión (pisó la línea de tres cuando su equipo buscaba el triple) y deja un 65-62 muy poco tranquilizador en La Fonteta.

- Y nuevamente el líder, el ídolo, Bojan Dubljevic, por acciones como el triple que se marcó nuevamente a falta de 31 segundos, cuando pocos apostábamos a que se abriera para arriesgarse: 68-62 y partido sentenciado.

- El gesto de desahogo de Pedro Martínez apretando los puños, entre la exaltación de los más de 8.000 aficionados que abarrotaron el recinto, muestran lo que fue el encuentro. 20-20; 15-15, 15-13 y 18-15 fueron los parciales. Según fue subiendo la temperatura, la responsabilidad empequeñeció los aros. Por ello, los dos triples del montenegrino abrieron el cielo levantino. Dos acciones puntuales que sentenciaron. 

(Foto: Miguel Ángel Polo).
(Foto: Miguel Ángel Polo).

Todo tiene color a que se decida en dos jugadas, dos detalles. El siguiente capítulo toca el viernes en el Martín Carpena. El colorido del escenario está garantizado. Los nervios, la tensión y la responsabilidad, también. Pero por encima de todo, la belleza del baloncesto.