¡CAMPEONES!

¡CAMPEONES!
Ante una final española en Eurocup, da igual quien gane. Son campeones

Antonio Rodríguez

Ante una final española en Eurocup, da igual quien gane. Son campeones

 

                Pues se completó la machada y en la Eurocup habrá final española. Tras la heroicidad de Unicaja de batir a dos de los equipos más potentes (Bayern Munich y Lokomotiv) con el factor cancha en contra, anoche fue la culminación de la otra parte y Valencia Basket alcanzó la finalísima, que tendrá los siguientes horarios:

·         Martes, 28 (20:30) 1º Valencia Basket – Unicaja

·         Viernes, 31 (21:00) 2º Unicaja – Valencia Basket

·         Miércoles, 5 (20:30) 3º Valencia Basket – Unicaja (si fuera necesario).

(Foto EFE)
(Foto EFE)

Desde su nacimiento en 2002, nunca ha tenido una final entre dos clubs de una misma nacionalidad, que no haya sido la final de Turín en 2008 entre DKV Joventut y Akasvayu Girona (disputado en formato Final a Ocho), con el título para los verdinegros. Repetir tal gesta estaba en la mano cuando los únicos supervivientes españoles (por el camino quedó Herbalife Gran Canaria, Montakit Fuenlabrada, Retabet Bilbao Basket y UCAM Murcia), pasaron de ronda en cuartos de final. Una actuación global de todos nuestros representantes que habría que calificar de notable.

Ha sido esta una competición en los que sí, los clubes españoles tenían mucho que decir. Herbalife se quedó en el camino, pero era otro de los candidatos de llegar arriba. La Liga Endesa bien puede sacar pecho por ello. Sin embargo y en otros horizontes, vislumbrábamos equipos de enormes presupuestos y gran categoría baloncestística. Las cifras en las nóminas de Khimki y Hapoel Jerusalén asustaban. Eran plantillas pensadas y preparadas para ganar esta competición.  Ver a equipos de calibre típicamente Euroliga como Bayern Munich o Lokomotiv daban un marchamo de competición abierta y severa para los nuestros. Al día de hoy sabemos que disfrutaremos de la final entre Valencia Basket y Unicaja. Un gran logro. 

(Foto Unicaja B. / Fotopress)
(Foto Unicaja B. / Fotopress)

Lo de ayer de los taronjas, fue fantástico. A sabiendas que se perdieron en el segundo partido de Jerusalén a fuerza de triples errados, la consigna de anoche era asegurar con otras armas, que era el choque definitivo. La estrategia de surtir balones interiores, de jugar y forzar lo más posible en la zona, como base inicial a lo que pudiera pasar posteriormente, fue de un efecto inmediato y claramente positivo de cara a la victoria final. Con mayor agresividad que los israelitas desde el minuto uno (eso es algo que Pianigiani confesó en rueda de prensa), estos en ningún momento supieron detener el dos contra dos taronja. Era tal la agresividad de los que entraban a canasta tras aprovechar el bloqueo, sean San Emeterio o Sastre, que los visitantes se miraban unos a otros buscando el culpable al problema y encontrando desorientación más que nada. La renta al descanso fue de 10 puntos tan sólo, pero la sensación había sido de aplastamiento.

Y todo ello en el tercer cuarto, el maravilloso tercer cuarto, se confirmó. Un parcial de 10-0 nada más empezar, fue la rúbrica que la agresividad de los hombres dirigidos por Pedro Martínez. Y a lomos del “pura sangre” de los 20 puntos de ventaja, ya no se bajó Valencia Basket. Porque parecía una cabalgada hacia el éxito. 90-75 final en un magnífico espectáculo local con un tercer cuarto en el que se mezcló el hambre por ganar y el acierto, digno de recordar en mucho tiempo.

(Foto EFE)
(Foto EFE)

Valencia Basket es un equipo cocinado a fuego lento. Muchos años en muchos de sus componentes juntos en la ciudad como para conocerse, competir juntos y tener metas en común muy adentradas en su espíritu. Un plantel de mucha categoría.

Queda la final. Las aficiones de uno y otro bando sufrirán lo suyo porque un título europeo (que ambos conocen ya sus mieles) es un título europeo. Para el aficionado imparcial, una ocasión de disfrutar de algo histórico. Valencia Basket y Unicaja a la palestra, en una final de Eurocup. Pase lo que pase, ganaremos. Pase lo que pase, ambos ya son campeones. Y con eso nos quedamos. 

(Foto Unicaja B. / Fotopress)
(Foto Unicaja B. / Fotopress)