¡QUE LO CUMPLA FELIZ!

¡QUE LO CUMPLA FELIZ!
Que le vaya bonito a Prigioni en el futuro. Aquí, ya nos hizo felices

Antonio Rodríguez

Que le vaya bonito a Prigioni en el futuro. Aquí, ya nos hizo felices

No podemos decir nada más a Pablo Prigioni tras su sorprendente anuncio de esta semana, que a sus 39 años, tras un mes de estancia nuevamente en nuestro país, en Baskonia, dice adiós a las canchas. Se retira un jugador insignia de la Liga Endesa.

Aquí ya hablamos suficientemente sobre él, cuando pegamos un respingo ante el -también- sorprendente anuncio que fichaba por los vitorianos. Y todos nos las prometíamos muy felices volviendo a pensar en sus actuaciones. Sí, llevaba en Argentina unas fechas inactivo. Pero viendo los vídeos de lo que había hecho la pasada temporada en la NBA, ¿por qué no iba a mantener esa magia, ese liderazgo en pista, esa dirección privilegiada del juego, solamente un puñado de meses después? 

(ACB Photo / I. Martín).
(ACB Photo / I. Martín).

Pues ya lo ven. Quizás sean los 39 años que no perdonan una inactividad así. Quizás su propia exigencia, brutal siempre, que le impulsaron a unas metas que como él reconoce, nunca pudo ni imaginar, lo que le ha servido de obstáculo para intuir que no llegaba a lo que él quisiera ofrecer en su tercera etapa en el club de su vida. Quizás…a saber.

“No suelo dudar en el momento en que debo tomar decisiones. Y muchísimos factores me han llevado a tomar esta decisión”.

Todos nos alegramos con su llegada. Pensándolo fríamente, ¿necesitaba este año el Baskonia de sus servicios en pista? En absoluto. Con Beaubois, Larkin y Rafa Luz -que está cumpliendo muy bien como tercer base en un equipo de élite-, lo que Pablo Prigioni podría aportar se sentiría más fuera de la pista, dentro del vestuario, en el día a día.

“Para mí, haberme puesto la camiseta del Baskonia una vez más, ha sido algo único. Es el equipo que, con diferencia, más he sentido. Cuando he jugado con la camiseta del Baskonia, la sensación ha sido similar a la que tengo con la camiseta de la selección argentina”. 

(Foto Baskonia).
(Foto Baskonia).

Nadie puede sentirse contrariado con esta decisión. Es suya. Y es tal el respeto que le profesamos, que lo mayoritario que está haciendo el aficionado al baloncesto estos días, es darle las gracias por todo. Y a partir de ahora, ¿qué? ¿Alguien duda que Pablo Prigioni será entrenador de baloncesto? ¿Alguien duda que será un gran entrenador de baloncesto? Y,  ¿alguien duda que, cuando se enfunde los complementos de chaqueta, corbata y pizarra, no tendrá en su mente a Baskonia y Baskonia en la suya, en algún momento de ambas vidas? Por favor, no queremos defenestrar a Sito Alonso en absoluto. Postergados estamos ante su éxito. La vida da muchas vueltas, el tiempo pasa muy deprisa y no se sabe si dentro de 5, 8 ó 10 años, los medios de comunicación se inflamarán con esos rumores de nuevo matrimonio entre ambos. De hecho, suena a que estén destinados a ello, ¿verdad?

Muchísimas gracias, Don Pablo. Usted ejemplificó como nadie la figura del base, la del director, la del controlador. Odio oír esas zarandajas de “old school”. Usted tiene mucho baloncesto en su cabeza y lo tenía mucho en su cuerpo. Y ese baloncesto no es ni de antes ni de ahora, sino lo ha sido siempre. Ni modas ni gaitas. Dominar este deporte como tal, nunca pasa de tales modas y siempre funciona. Por eso, hasta sus últimos días como jugador, ha sido grande. 

 (ACB Photo).
(ACB Photo).

Lo que tenga que tocar a partir de ahora, Don Pablo, ¡que lo cumpla feliz!