UN REGRESO DESEADO

UN REGRESO DESEADO
Pablo Prigioni levanta gran expectación en Vitoria. Y entre nosotros.

Antonio Rodríguez

Pablo Prigioni levanta gran expectación en Vitoria. Y entre nosotros.

No hay más que pasear por el mundo twitter para darse cuenta que Pablo Prigioni es un tipo recordado entre los aficionados vitorianos. Recordado y querido Hasta alguien, el pasado 25 de noviembre llegó a escribir en la red social “a este Baskonia le pones a Prigioni y flipas”, con la naturalidad de la fantasía que da el base argentino. Porque exactamente hace 12 días, el fichaje de Pablo por Baskonia era eso: una fantasía. Consumada, desde hace 2 días.

Pablo Prigioni, nuevamente en Baskonia (ACB Photo).
Pablo Prigioni, nuevamente en Baskonia (ACB Photo).

Pablo Prigioni era una debilidad en Endesa Basket Lover, entre otras razones porque nunca pudimos escribir sobre él disfrutando de sus evoluciones en la Liga Endesa. Tomó las de New York meses antes que esta web viera la luz. Y en su periplo NBA de 4 temporadas, por encima de números (que le trajeron un poco “al pairo” siempre), tuvo puntuales actuaciones como ésta: 

El jugador que se sentó encima de la canasta cuando logró el ascenso con Lucentum Alicante en 2002, que llegó a ser MVP de una Copa del Rey ganada por Baskonia con tan sólo 3 puntos en la final, que hacía ganar. Claro, 15 asistencias. Esa fue siempre la esencia de Prigioni. La esencia de las matemáticas en la pista. Las de poner en práctica en qué tanto por ciento se puede optimizar la anotación de los cuatro compañeros en pista para que si él lo hace a cuentagotas, salga más que rentable. Las ecuaciones para averiguar cuántas posesiones necesita su equipo para derrotar al rival. “Dame un reloj y te ganaré cualquier partido” era una máxima del baloncesto universitario cuando no existía límite en el tiempo de posesión que Prigioni lo hace bajo la norma de los 24 segundos. Y sobre todo, sobre todo, su trigonometría maravillosa para precisar con exactitud todas las combinaciones posibles de 2 elementos en la dimensión baloncestística. Porque el 2x2, el “pick&roll” significaba otra dimensión para él, para su equipo. Prigioni y Scola, la esencia de la Liga Endesa en este siglo XXI. 

Vuelve a la Liga Endesa tras competir contra los mejores (Foto EFE).
Vuelve a la Liga Endesa tras competir contra los mejores (Foto EFE).

Toda esta sapiencia ‘matemática’ para hacer ganar a su equipo, el de sus amores -recíprocos en este caso-, el Baskonia. A saber: una Copa del Rey, una final de Liga Endesa, una de Euroliga, otra Copa del Rey, Final Four de Euroliga al canto, final de Liga Endesa, otra Final Four, final de Copa, tercera Final Four consecutiva (2007) y título de Liga Endesa, nueva Copa aderezada con una final de Liga dieron paso al título de Liga más inesperado en 2010. Ya lo ven. Funciona.

Su liderazgo no entiende de fronteras (Foto EFE).
Su liderazgo no entiende de fronteras (Foto EFE).

Pablo Prigioni aterriza por tercera vez en la capital alavesa. Parece un destino cuyo morral le llama cuando se siente confundido y busca su brújula.  O como ahora, cuando piensa que puede ser el momento del retiro, en casa. Y como muchos piden en el Fernando Buesa Arena, ante la tremenda calidad del equipo, dar el carácter que él imprime e impone. Y parece que los ojos se van hacia una persona en concreto, alguien que compartió una temporada con él en los Knicks. Rozando los 40 años, tiene tanto, tanto baloncesto dentro, que toca aplicarlo. Y al fin, podremos escribir sobre él en Endesa Basket Lover. Y eso es fantástico. 



Vuelve el rey del bloqueo y continuación (ACB Photo).
Vuelve el rey del bloqueo y continuación (ACB Photo).