CÓDIGO EUROBASKET

CÓDIGO EUROBASKET
Se celebró el sorteo del Eurobasket, con un grupo benévolo para España

Antonio Rodríguez

Se celebró el sorteo del Eurobasket, con un grupo benévolo para España

Repasen: Montenegro, República Checa, Rumanía, Croacia y Hungría. Por este orden. Del 1 al 7 de Septiembre esta primera fase previa del Eurobasket multinacional 2017. Y nos tocará en Cluj-Napoca (Rumanía). Cinco partidos para siete días. Como bien dice Sergio Scariolo, “será importante llegar en las mejores condiciones para los cruces”. Disponer también del mayor número de hombres posible. Exceptuando la Copa del Mundo 2014, en los últimos 4 años (partiendo desde el Eurobasket Eslovenia’2013), las ausencias han sido notas dominantes, o eso parecían, en nuestro plantel final de doce. Sin embargo, los resultados les contradijeron y partimos este verano como vigentes campeones. Nada menos.

Sergio Llull y la Selección Española ya conocen rivales para el Eurobasket (Foto FIBA).
Sergio Llull y la Selección Española ya conocen rivales para el Eurobasket (Foto FIBA).

En los hermanos Gasol, Pau y Marc, estará “la madre del cordero”. Si los dos están disponibles, estupendo. Si es tan sólo uno…pues también. Porque miren con Pau cómo nos fue en Francia hace poco más de un año y piensen que con Marc en 2013, solamente habiendo contado con Felipe Reyes, las posibilidades de lograr un oro se hubiesen disparado, con unos cuantos rebotitos y algo de frescura, que es lo que nos faltó en la semifinal ante Francia, posteriores campeones. Nada más. Si se unen ambos, los resultados con ellos en los pasados Eurobaskets, saltan a la vista. Y Llull que es más Llull, y Alex Abrines será un tirador calibre NBA, y el Chacho un asistente notable en la mejor liga del mundo y…sumen y sumen. Puede que volvamos a tener la etiqueta de favoritos que no tuvimos en la llegada a Lille.

Gracias a acciones como esta de Pau Gasol, España es la vigente campeona de Europa (Foto FIBA).
Gracias a acciones como esta de Pau Gasol, España es la vigente campeona de Europa (Foto FIBA).

Nuestros rivales

MONTENEGRO

La selección de Montenegro ha sido, casi desde su existencia, la de los grandes pívots. Inmensos, tanto en estatura como en calidad. Nikola Vucevic, Marko Todorovic, Bojan Dubljevic y en otros tiempos Nikola Pekovic, daban por sí solos miedo a cualquiera. ¿Su problema? Que no tenían base que dirigiese aquello y no muy buenos tiradores tampoco. Lo primero, pues lo tienen en su mano solucionarlo. Desde la nacionalización del actual jugador del F.C. Barcelona Lassa, Tyrese Rice, cuentan con un hombre de sobradas garantías, tanto para tener su propio protagonismo como para hacer jugar los demás. El escolta Nikola Ivanovic, así como el “bilbaíno” Danilo Nikolic, que está mostrando grandes fundamentos en lo que llevamos de temporada, son otros de sus baluartes. Seguimos pensando que les faltan tiradores y será el gran problema de su seleccionador, el veterano Bogdan Tanjevic. Tan, tan veterano, que antes de la medalla de plata con Turquía en el Mundobasket de 2010, ya logró otra plata dirigiendo a la Yugoslavia unificada en el Eurobasket de 1981. Casi nada.

Tyrese Rice será el encargado de anotar desde el exterior montenegrino (Foto FIBA / Castoria).
Tyrese Rice será el encargado de anotar desde el exterior montenegrino (Foto FIBA / Castoria).

Un partido frente a ellos: Pues no vamos a destacar ninguna confrontación que hayamos tenido con ellos, puesto que ninguna hemos tenido en torneo oficial.

REPÚBLICA CHECA

Fueron una de las sorpresas más positivas del pasado Eurobasket, llegando a Lille como gallitos, aunque finalmente quedaron séptimos. Que dicho sea de paso, en un torneo con 24 selecciones, está francamente bien. Chequia hoy día cuenta con todo. Si el baloncesto europeo empieza con un base y acaba con un pívot, ellos lo tienen: partiendo de Tomas Satoransky y acabando con Jan Vesely o el propio Ondrej Balvin, cuentan ya con hombres de élite en tales posiciones. Añadan una amplia gama de contrastes en medio. Tiradores como el actual “andorrano” David Jelinek o el estadounidense nacionalizado Blake Schilb, ambos fríos pero con una calidad extraordinaria en todo lo que hacen, ya tienen un boceto muy atractivo. Patrick Auda o Pavel Pumprla son dos “pura raza” que profundizan en las enormes condiciones físicas con las que cuenta su entrenador Ronen Ginzburg. Petr Benda y Pavel Houska dieron también notables sensaciones en el Eurobasket de 2015. ¿Su problema? El banquillo. Tras los titulares, poca más calidad ofrecen. Y en una competición tan profusa en partidos, en tan corto espacio de tiempo, eso se paga. Pero gustan y mucho.

Blake Schilb, elegancia para la selección checa (Foto FIBA).
Blake Schilb, elegancia para la selección checa (Foto FIBA).

Un partido frente a ellos: Ante la antigua Checoslovaquia hemos tenido demasiados sinsabores. La decepción por perder en Praga la medalla de bronce en el Eurobasket’81, no es nada comparable con nuestra derrota en semifinales en el Europeo de Stuttgart en 1985, cuando llegábamos con la vitola de ser subcampeones olímpicos. Mejor pensar en momentos más agradables y nos viene a la mente, precisamente con la actual República Checa un día histórico: el encuentro en el que Juan Antonio San Epifanio, nuestro Epi, logró batir a Nino Buscató en número de internacionalidades, llegando a las 222 un 10 de Octubre de 1993 en el Ciudad Jardín de Málaga. En choque valedero para la clasificación del Eurobasket ateniense de 1995, España venció 107-67, con Epi como nuestro máximo anotador, con 15 puntos. Y es que la década de los 90 no pasó nada bien para muchas nuevas repúblicas. Con físicos ochenteros, no podían competir frente a equipos de Occidente, que demandaban cada vez más corpulencia. El baloncesto iba cambiando y ellos se quedaron anticuados. Curiosamente demandaban lo que hoy día es un sello identificativo.

Juan Antonio San Epifanio batiendo ante los checos su récord de internacionalidad (Foto Mariano Pozo).
Juan Antonio San Epifanio batiendo ante los checos su récord de internacionalidad (Foto Mariano Pozo).

RUMANÍA

Serán los anfitriones del grupo. Pero eso no quita para que sean los más débiles del mismo. El baloncesto rumano se quedó en cierta potencia allá por la década de los 50 y los 60, aprovechando aquella corriente que hizo que el baloncesto del “Telón de acero” estuviese más evolucionado que el de Occidente. Pero eso se aplacó, han sido cola de ratón y ahora vuelven a un Eurobasket al que no participaban desde 1987, que ya ha llovido. De su liga patria sabemos más bien poco y si comentamos que todos sus internacionales, a excepción del base estadounidense nacionalizado Malcolm Armstead, juegan en clubes de su país, pues tampoco ofrece muchas garantías. El base yankee será su brújula y principal arma. Chema de Lucas anota en gigantes.com que el ala-pívot Vlad Moldoveanu es destacable. Por lo menos, es el máximo anotador de su país, con más de 20 puntos de media. Le haremos caso. 

Malcolm Armstead, el jugador rumano más destacado (Foto MalcolmArmstead.com)
Malcolm Armstead, el jugador rumano más destacado (Foto MalcolmArmstead.com)

Un partido frente a ellos: Pues en las dos últimas ediciones del Eurobasket en el que participaron, ahí nos tocó enfrentarnos a ellos (1985 y 1987). Elegiremos este segundo por ser el último. Pues imaginen llevando ya 70 puntos al descanso y al final 118-98, como relajados, en un Palacio de la Paz y la Amistad de Atenas, un 4 de Junio, dando el partido por empezado a las 11 de la mañana ante no más de 100 espectadores (la mayoría, periodistas). Fue aquel choque en el que se coló en el micro -que ni hacía falta, para oírlo- durante un tiempo muerto de Díaz Miguel, el “yo defiendo a ese tío con esta barriga y menos coj*nes que tú” a José Montero de audio en el siguiente tiempo muerto. El aburrimiento, que es muy malo, quiso que los periodistas españoles -que eran legión- volvieran a reírse, fingiendo que habían vuelto a oír a través de la cámara algo jocoso. El bueno de Díaz Miguel, enfadadísimo, echó cerrojazo y prohibió para la siguiente, hasta que se acercase la cámara. Ya ven, ese era el nivel. 

Niculescu entrando a canasta ante Ferrán Martínez en el Eurobasket'87 (Foto ACB).
Niculescu entrando a canasta ante Ferrán Martínez en el Eurobasket'87 (Foto ACB).

CROACIA

El talento lo tienen y si no lo han utilizado en demasía últimamente es, porque a la hora de la verdad, han dado la de arena. Pero sus fases previas han sido muy notables por regla general. Y ahí donde nos enfrentaremos a ellos, con todo el peligro. Además, que es un equipo que siempre se nos ha dado mal. Que con nuestra derrota hace unos meses, en el debut de los Juegos Olímpicos, la Selección Española empezó a fraguar el que nos tocasen los americanos en semifinales, tras perder por 70-72. Aleksandar Petrovic, su seleccionador, conoce el baloncesto español de manera más que sobrada. Al igual que Ante Tomic, Krunoslav Simon, Mario Hezonja, Roko Leni Ukic, Darko Planinic… Añadan grandes talentos como Dario Saric y sobre todo, su estrella, Bojan Bodganovic, que sigue haciendo un extraordinario trabajo en Brooklyn Nets y nos sale, sin dudarlo, el rival más fuerte de grupo. Y siempre, siempre, candidato a medalla. Otra cosa que luego la consigan. En el último Eurobasket, tras una brillante fase previa (ayudó, por supuesto, que fuese en Zagreb), fueron vapuleados por la República Checa, nuevamente rival en este Eurobasket, curiosamente, por 59-80. Esa irregularidad puede ser su cruz. 

Mario Hezonja, uno de los puntales croatas (Foto FIBA).
Mario Hezonja, uno de los puntales croatas (Foto FIBA).

Un partido frente a ellos: Al haber de todo frente a ellos, nos quedaremos con nuestra victoria más dulce. ¿Recuerdan la actuación de Fran Vázquez en Belgrado, para poder auparnos a semifinales? Fue uno de los encuentros más sufridos de nuestra historia reciente. Y el actual pívot del Iberostar Tenerife, logró 26 puntos y una actuación estelar en los últimos minutos, rematando Juan Carlos Navarro (36 puntos) en la prórroga para el definitivo 100-85, lograr el pasaporte de semifinales en ese Eurobasket (23 de Septiembre de 2005) y de paso, el billete para el Mundial de Japón de 2006, del que todos sabemos cómo finalizó. Una gran actuación con polémica arbitral final, pero que nos sirvió de mucho.

Fran Vázquez, en su inolvidable actuación ante Croacia en 2005 (Foto EFE).
Fran Vázquez, en su inolvidable actuación ante Croacia en 2005 (Foto EFE).

HUNGRÍA

Y para cerrar la estancia rumana, el último rival sería Hungría. Caso parecido a los rumanos, ganadores de medallas en los años 40, pero que no comparecen en un Eurobasket desde 1999, tras una gran cantidad de años en el mayor de los ostracismos. Hungría tiene la curiosidad de sacar hombres muy destacados en el concierto europeo, pero a cuentagotas y salpicados. Lo que fue Kornel David en 1999, saltando del anonimato directamente a Chicago Bulls, continuándole Robert Gulyas, y en la actualidad el notable hacer de una de las estrellas de nuestra Liga Endesa, Adam Hanga, al que podemos añadir al ala-pívot obradoirista Rosco Allen, que por su facilidad anotadora, es más que probable que su entrenador, Stojan Ivkovic, le dé un hueco en los 12 finales. Y poco más. Quizás el escolta David Vojvoda, del Szolnoki húngaro, sea su mejor tirador junto a Hanga, con casi 20 puntos de promedio en el Pre-europeo con su equipo nacional. No tienen que ser mayor obstáculo, pero la historia nos dice que sí pueden serlo.

Adam Hanga, líder absoluto de los húngaros (Foto FIBA).
Adam Hanga, líder absoluto de los húngaros (Foto FIBA).

Un partido frente a ellos: Pues la última ocasión en la que nos enfrentamos en un Eurobasket, debutando ante ellos en Clermont-Ferrand, la sede inicial del Eurobasket’99, donde acabamos ganando una flamante plata, pero que empezamos a trompicones ante estos húngaros y venciéndoles 84-75, sudando tinta. Vale que conocíamos al ya mencionado Kornel David, pero de Robert Gulyas, pívot de 2.10, más bien orondo, pero con una gran inteligencia jugando, no teníamos noticia alguna. Y aquella tarde del 21 de Junio de 1999, Gulyas anotó 23 puntos, debiendo ser contrarrestados por nuestro líder, Alberto Herreros, que anotó 25. Gustaron aquellos húngaros. Lo curioso es que al día siguiente jugamos frente a Eslovenia, y con un bloque más que compacto, quien se salió fue otro chaval del que aún pocas referencias teníamos: Matjaz Smodis. Cosas que pasan. 

Cuadro del torneo, con todos los grupos.
Cuadro del torneo, con todos los grupos.