30 AÑOS DE OTRA NBA

30 AÑOS DE OTRA NBA
Cumplen 30 años del debut de Fernando Martín. Un antes y un después.

Antonio Rodríguez

Cumplen 30 años del debut de Fernando Martín. Un antes y un después.

Treinta años pueden ser mucho o no pueden ser nada. Treinta años son la diferencia entre el debut de un español en la NBA a que en la actualidad, nuestro país cuente con 10 de nuestros representantes allí. Treinta años es transcurren exactamente hoy cuando Fernando Martín Espina debutó en la NBA, decidiendo embarcarse en una aventura ¡porque fue elegido! Que eso, con los tiempos que corren, suena más natural. Hoy día, tipos como Llull, o Diamantidis o antes Bodiroga, no vieron oportuno dar al salto a la NBA. El primero de ellos, de hecho, sigue siendo un tipo muy apetecible para la Gran Liga, pero ha dejado clara que su preferencia al día de hoy, es el Real Madrid. Hace treinta años hoy, Fernando Martín fue elegido, porque primero en los Nets y luego en los Blazers, pensaron que tenía hueco en su plantilla. En la NBA, que en aquel momento era Marte respecto al resto del baloncesto mundial, Martín tenía un sitio. 

(Archivo ACB Photo).
(Archivo ACB Photo).

Para el aficionado en España, fue algo que ya deseábamos y esperábamos desde su verano en el campus de Princeton un año antes de recalar en los Blazers. Las crónicas y los afortunados testigos que allí estuvieron, contaban que podía jugar, que como ala-pívot se imponía por raza y carácter a la mayoría de los que allí probaban. Tras el Eurobasket de Stuttgart’85, fue la comidilla de aquel verano. Y tras la celebración del Mundobasket español en 1986, mucho más. Ya tenía claro que se iría. Probaría en la liga de verano de Long Beach previamente, pero él asumía tanto como los propios Portland Trail Blazers, que recalaría allí.

Y en esa liga de verano querían probarlo como alero, como “3”. Y por allí pasó un tipo de raza blanca, que en aquel gimnasio, entremezclado con los jugadores, a Martín no le llamó la atención, porque seamos sinceros, tampoco estaba muy al tanto de todos los jugadores de la NBA. Y ese tipo al que a Fernando le pidieron marcar, le llevó por la calle de la amargura. Era lento en sus acciones, pero sacaba el brazo con una velocidad pasmosa y sus fintas y entradas a canasta eran perfectas. Martín, totalmente frustrado y enojado, se acerca a la banda para preguntar a su agente, Miguel Ángel Paniagua: “¿Quién es este hijo de puta? Paniagua, intentó disimular la risa y le dijo: “Es Kiki Vandeweghe”. La estrella de su equipo.

Fue un botón de muestra de lo que le esperaría. Iba a enfrentarse a los mejores, porque él pertenecía a los mejores. Claro, que la élite NBA eran muchos peldaños por encima y como siempre ha dicho Manolo Lama “Fernando fue allí a aprender”. Su permanencia allí no fue épica. Sin embargo, la épica sí que reside en estar allí. Fernando Martín estuvo en aquella NBA. Y para nosotros, fue como un día “0” en nuestras vidas. 

Comenzamos este “10 momentos, 10” de la 6ª jornada. ¿Despegamos? Pues eso, sigamos el camino de Jeffrey Taylor para ello (ACB Photo / A. Martínez).

Ivan Buva intentó por todos los medios llevar a su equipo a la victoria. RETAbet Bilbao Basket se aupó a sus lomos (19 puntos y 7 rebotes), y entre triples y ganchos como éste, se intentó. Pero lo de Iberostar Tenerife esta temporada es cosa seria. Pero seria, ¿eh? (ACB Photo / Aitor Arrizabalaga).

Ivan Buva intentó por todos los medios llevar a su equipo a la victoria. RETAbet Bilbao Basket se aupó a sus lomos (19 puntos y 7 rebotes), y entre triples y ganchos como éste, se intentó. Pero lo de Iberostar Tenerife esta temporada es cosa seria. Pero seria, ¿eh? (ACB Photo / Aitor Arrizabalaga).

Ni Navarro, ni Doellman, ni Ribas, con Koponen aún cogiendo ritmo. Todos los jugadores actuales del plantel azulgrana, deben multiplicarse. Y Ante Tomic lo tuvo claro en Fuenlabrada, para vencer a los locales 75-78. Sufrida victoria, pero con canastas de esta factura. Diagné fue eso de querer taponar, pero…¡ay, por qué poco! (ACB Photo / Emilio Cobos).

Albert Sabat hizo ganar a Divina Joventut por primera vez esta temporada. Para ello tuvo que anotar 6/8 en triples y un total de 26 puntos. Esta es la imagen de un ganador, de uno de los mejores tiradores de la Liga Endesa, pero oscurecido a causa de las derrotas. Ahora ganan gracias a él. Un poquito más de focos, por favor (ACB Photo / Alberch).

Dos magos en acción. Facundo Campazzo y Bo McCalebb. Lo que puede salir de ese brazo extendido con el balón controlado, son de esas cosas mágicas que tiene la Liga Endesa. ¿No vieron el pase picado de contragolpe del argentino? Pues nada, muestras que nos sueltan de vez en cuando (ACB Photo / Javier Bernal).

Tornike Shengelia es un “pura raza”. Juega con toda su pasión y cuando entra a canasta, pues lo hace con todo. Musli intenta taponar, pero no tiene mucho éxito. Shengelia tiene una potencia y un corazón como pocos (ACB Photo / Mariano Pozo). 

El caso es que en el partido, quien más se impuso fue Dejan Musli. O mejor dicho, Unicaja. A la enorme reacción baskonista, le llegó una reacción de Unicaja martilleante. Porque fue a base de triples y la manera más clara de sentenciar (ACB Photo / Mariano Pozo).

Lucha por un balón hasta la extenuación. O eso, o Vezenkov se come el balón. Pero que no se lo van a quitar, no. De eso estamos seguros. 13 puntos y 7 rebotes fueron sus buenos guarismos. Pero no sólo de números se nutre Vezenkov. O si no, vuelvan a ver la foto (ACB Photo / Emilio Cobos).

¿Cuántos tienen el privilegio de ver el aro tan cercano? Pues pocos privilegiados como Anthony Randolph. Es que parece que el va a susurrar al oído. 94-68 fue la victoria madridista ante el Tecnyconta Zaragoza y lo adornaron con acciones como esta (ACB Photo / A. Martínez).

Y nos despedimos. Cada jornada en la Liga Endesa es una historia, de sorpresas, furia y pasión. Cualquier gesto de un aficionado se representa en la pista. Por eso nos gusta. ¿Verdad? (ACB Photo / Emilio Cobos).