LA AMBICIÓN DE JUSTIN

LA AMBICIÓN DE JUSTIN
El debut de Justin Hamilton con los Nets, proclama a las claras un deseo

Antonio Rodríguez

El debut de Justin Hamilton con los Nets, proclama a las claras un deseo

Falló el lanzamiento decisivo. Y se lamentó, porque perder, sobre todo cuando vives un sueño, no gusta. Es cierto que la vorágine de partidos NBA da para obligar a que se olvide en breve, que a las horas habrá otro partido. Pero el caso es que el gesto de desolación de Justin Hamilton intentaba también ocultar una satisfacción interior: él fue quien se jugó ese tiro en el TD Garden de Boston, la cancha de los míticos Celtics.

Y es que si anota 19 puntos saliendo desde el banquillo (sólo la perla croata Bojan Bogdanovic anotó más que él en su equipo, con 21), con un 3/5 que tenía en triples en ese momento, era para tener los galones y la garantía que ese lanzamiento. Un recién llegado. De esa manera tan idílica, culminarían los Brooklyn Nets una remontada de 23 puntos que llegaron a tener en contra. No pudo ser.

(NBA Photo).
(NBA Photo).

Lo que sí es cierto es que Justin Hamilton fue de los jugadores más intensos y con mayor aporte dentro de los Nets. En 25 minutos, no solamente la anotación, sino el hecho de capturar 10 rechaces, siendo duro, comprometido con sus compañeros y afianzándose bajo los aros ante uno de los gallitos del Este. Justin Hamilton ha vuelto a recalar en la NBA tras su notable paso por Valencia Basket. De hecho, Valencia ha servido de trampolín. Y al igual que el debut de hace 2 días en Boston fue notable, poniéndole en el objetivo de sus aficionados, también lo fue en la Liga Endesa la pasada temporada, cuando derrotaron al Real Madrid en su propio Palacio (82-88) y un Hamilton estelar logró 24 puntos, siendo el elemento desestabilizador del choque y la mecha para esa salida histórica en los taronjas.

Justin Hamilton tiene una ambición y un deseo: quedarse en la NBA. Lo primero porque es su país y eso es entendible. Segundo porque en la NBA empiezan a manejarse unos dineros que provocan un tremendo escalón con el resto del planeta (aunque China tenga ramalazos locos monetarios también). Y por último, porque es un hombre alto. Y un hombre alto solvente, duro bajo los aros y que además lance con la efectividad que vimos desde la línea de 7.25, en USA se multiplican los ceros en los cheques y los años de permanencia en la mejor liga del mundo. Justin lo sabe y por ello, si hace falta, muerde.

Todos estos motivos, el bueno de Hamilton los tiene claros y tendría que ocultar un arrebato de orgullo por ser quien se jugase el último tiro, por ser una de las opciones elegidas dentro de la baraja del equipo de Kenny Atkinson. Por ser parte importante del plantel y hacer ver que si la Liga Endesa es un escaparate, hay que afianzarlo ante los suyos. En ello está.