“ALLEEEEY-ERIC”

“ALLEEEEY-ERIC”
Micheal Eric hace volar al RETAbet Bilbao Basket con sus “alley-oops”.

Antonio Rodríguez

Micheal Eric hace volar al RETAbet Bilbao Basket con sus “alley-oops”.

Ha sido una de las imágenes de la semana. Primero el tapón en la ayuda a Gordon para decidir el encuentro y finalmente, el mate en “alley-oop” desde el saque, para sentenciar. Micheal Eric se ha llevado los focos a la jugada espectacular de la semana. Con un añadido: la espectacularidad ha decidido el encuentro de Eurocup ante el difícil rival Lietuvos Rytas (79-76).

Micheal Eric sabe saltar. Mucho. Su impresionante estampa da pavor con su sola presencia. Y a Drew Gordon, el ala-pívot del club lituano, se le debió hacer de noche cuando Eric fue como un felino a taponar en la ayuda (que es donde hay que taponar) y evaporar cualquier aspiración visitante. El caso es que Carles Durán y todos sus compañeros de RETAbet Bilbao Basket han sabido que en él, tienen un tipo que sabe jugar por los aires. Y por primera vez en la Liga Endesa, tengo la percepción que hay un equipo que sabe jugar de manera natural con el “alley-oop”. 

Micheal Eric, el dominador de las alturas (ACB Photo / Albert Martín).
Micheal Eric, el dominador de las alturas (ACB Photo / Albert Martín).

A Micheal Eric no le pidas una suspensión. Pero mete los tiros libres. A Eric no le pidas que decida en poste bajo. Pero continuando bloqueo, si se la ponen arriba, es letal. No le pidas que distribuya el balón, pero pone unos bloqueos que… es que Jonathan Tabu no ha tenido nunca tanto tiempo para pensar, armar el brazo y tirar. Un lujo en los tiempos que corren. Pues todo eso lo hace Micheal Eric.

Y lo que me parece más importante. Llevo muchos años viendo que a nuestros jugadores les cuesta dar alegremente pases de “alley-oop”. Siempre he opinado que es un pase mal gestionado en nuestra competición y casi por extensión, en todo el Viejo Continente. Se utiliza en un mayor porcentaje en situaciones de transición rápida cuando hay superioridad numérica. Y la propia velocidad de la acción puede dar con una falta de precisión en el pase y muchos acaban en balones perdidos demasiado altos, en malas finalizaciones del mate o bandeja por un dificultoso agarre o simplemente que el compañero que lo recoge, lo hace en condiciones poco dadas a anotar y prefiere caer al suelo y continuar la jugada sacando el balón.

Pocas veces lo dan en ataque estático. Muchos estadounidenses, que toman esta jugada con más naturalidad (forma parte de su repertorio en el hábitat USA), sobre todo los hombres altos, miran a su base y señalan hacia arriba cuando ven las condiciones y la oportunidad. Y el compañero no suele atreverse. Cuesta, porque creo que aquí falta esa mentalidad. Pues RETAbet Bilbao Basket es el equipo que, gracias a Eric, con más naturalidad lo hace. Suele ser cuando continúa bloqueo y enfila el aro pidiendo el balón, allí arriba, donde nadie llega más que él. Y la efectividad es muy grande, entre otras cosas porque Micheal es un tipo precavido, que sabe cuándo ha de pedir el balón arriba y cuando no. Precavido para lanzar poco más de seis veces a canasta por encuentro (6.4 exactamente), para anotar 9.4 puntos por envite con un porcentaje de 63%. Sacrificado para ser un buen reboteador, muy bueno defensivamente hablando (5.8 rebotes totales en 18 minutos de promedio). Intimidador para cambiar trayectorias de tiros cortos en su zona. 

Sobre las espaldas de Micheal Eric, recae la intimidación (ACB Photo / Arrizabalaga).
Sobre las espaldas de Micheal Eric, recae la intimidación (ACB Photo / Arrizabalaga).

Con el momento de inspiración ofensiva absoluta de Scott Bamforth (19 puntos de promedio y unos porcentajes de locura: 63% en tiros de campo y un asombroso 59% en triples), los bilbaínos siguen con su marcha triunfal. Iberostar Tenerife, la otra gran sorpresa de la competición, espera mañana. Uno de estos grandes placeres que da la Liga Endesa. Con Micheal “alleeeey-Eric” volando.