EL NOMBRE DE AMAR’E

EL NOMBRE DE AMAR’E
Amar’e Stoudemire mostró sus credenciales europeas en Valencia

Antonio Rodríguez

Amar’e Stoudemire mostró sus credenciales europeas en Valencia

Excepto cuando focaliza sus iras a los árbitros por decisiones que ha visto pitar en pocas ocasiones a lo largo de su carrera, Amar’e Stoudemire parece un tipo tranquilo y satisfecho -de momento- jugando para Hapoel Jerusalén. El fichaje con más bombo de este verano, el cinco veces All Star y seis veces en alguno de los tres quintetos ideales en la NBA, traía consigo grandes dudas, como suele ser en este tipo de casos. Parecíamos volver, aún a cuentagotas, con aquella “Belle Epoque” italiana en la que se aventuraban en atraer a su pallacanestro estrellas como Alex English, Artis Gilmore, Adrian Dantley, George Gervin... tantos y tantos que daban una pimienta especial (a Bob McAdoo no le incluimos, porque teníamos bastante claro que a nada que sanase su rodilla, cumpliría de lujo en Milán). Y en loor de multitudes, se presentó en Jerusalén Amar’e Stoudemire

(Foto EFE).
(Foto EFE).

Y hemos tenido oportunidad de verle en directo en Valencia en su debut en la Eurocup, tras ganar la Winners Cup (algo así como la Supercopa de Israel) al Maccabi y disputar un encuentro de los dos disputados por su equipo en liga. ¿Y qué hemos visto? Pues una corta trayectoria, bastante inteligente por su parte. Ni se impacienta ni se inquieta por el rol que tiene en la actualidad, que no es de estrella en absoluto. 25 minutos en ambos encuentros (liga y Eurocup), con 3 puntos en el primero y 10 en el segundo. Trabajo y disciplina. Para ser quien ha sido y entrar en un baloncesto nuevo para él, hay que destacar la actitud de la otrora estrella de los Suns.

Amar’e Stoudemire está muy lastrado de sus rodillas. Por eso está en Europa. Sus saltos ya son de dos palmos menos que los que tenemos en los pósters y ni tan siquiera es capaz de recibir un balón en carrera continuando bloqueo, para anotar la bandeja. No puede ya hacerlo. Sus limitaciones y veteranía piden tiempo para ganar la posición en poste bajo tras continuar. Por ello, un base como Curtis Jerrells, tipo al que le gusta abrirse en el dos contra dos y tener una panorámica mejor de visión antes de dar el pase, es perfecto para Amar’e, porque le da tiempo a colocarse. Stoudemire hace lo que sabe que puede hacer, salpicando los 25 minutos en diversos descansos para tomar respiro, que la forma física no es la idónea en Octubre. Usará su lanzamiento en suspensión (un triple importante que mostró en La Fonteta), sus tablas y experiencia, sobre todo sus tablas que dan los años, para conceder espacios al rival a quien permita concederlos, pedir el balón cuando crea oportuno y con fintas y botes, buscarse espacios para que sus tiros sean de altos porcentajes, que no está por tirarse churros.

Tiene un gran respaldo con una buena plantilla. Hapoel Jerusalén no ha hecho una puesta aislada en la ex estrella NBA, sino que es un añadido dentro de un gran plantel. Cuando se ficha a Simone Pianigiani como entrenador, ese proyecto desde ese mismo instante, tiene trazas de ser competitivo. Y manteniendo la columna israelita, con Eliyahu, Halperin y el cada vez más estelar Timor, añadir al mencionado Jerrells, Jerome Dyson, el ex andorrano Shawn Jones y el gregario Travis Peterson, da garantías de solidez. Más aún si mueven mucho y bien el balón, trabajan los postes y las esquinas abriendo el campo y su dibujo táctico es atrayente. Tan atrayente que en alguna ocasión, Stoudemire no recibe balones porque ni se acuerdan que el tipo que se lleva los focos, está en pista. Y a él, pues tampoco le preocupa -de momento-, ya ven. Buena cosa.

En la segunda jornada liguera descansó (jugaban a domicilio) y en casa, su pabellón es un verdadero hervidero. Una garantía más que en Jerusalén están por hacer bien las cosas esta temporada. Cuando llegue Febrero y sigan todos con la misma paciencia por trabajar, veremos la verdadera dimensión de Amar’e Stoudemire, el tipo que ya nunca recuperará sus piernas (no soñemos), pero que sí reforzará un equipo potente para que pueda divertirse compitiendo, que es lo que parece más le gusta.