LÍDER IBEROSTAR

LÍDER IBEROSTAR
Si Iberostar Tenerife es líder de la Liga Endesa, es por su baloncesto

Antonio Rodríguez

Si Iberostar Tenerife es líder de la Liga Endesa, es por su baloncesto

Hay equipos de los teóricos “no favoritos”, que se alzan en puestos altos de la clasificación. Y en las primeras jornadas, incluso líderes. Y esos equipos se recuerdan, sobre todo, porque siempre ofrecen algo especial. Una forma de jugar al baloncesto que, más allá de los elementos que compongan la plantilla, consiguen tal sublimación, que parece como si todo encajara. Si además entran en racha de victorias, su confianza se multiplica y siguen ganando, porque no se ven capaces de perder, no les entra en la cabeza. Así de simple. Esto es lo que les está ocurriendo ahora mismo a uno de los líderes de la competición, el Iberostar Tenerife.

(ACB Photo / M. Henríquez).
(ACB Photo / M. Henríquez).

Txus Vidorreta ha conseguido que este grupo asimile su baloncesto, tras iniciar su periplo tinerfeño con la campaña ya iniciada el año pasado. Un baloncesto diferente al que practicaban con Alejandro Martínez, con diferentes tácticas, poderes y matices. Sin embargo, ambos tienen eso en común: que son baloncestos diferentes…respecto a los demás. Y por tener ese sello, les hacen terriblemente atractivos de ver al seguidor del baloncesto, con lo que ni que decir tiene, imaginen de cara a su afición. Es una maravilla verles jugar.

¿A cuántos equipos de, no sólo la Liga Endesa, sino de Europa o incluso de la NBA, ven que el balón en su circulación, pase por las dos esquinas en la misma jugada? ¡Es que vuelven locos a todos sus rivales! “En ataque, hacemos un baloncesto muy fácil” reconoce su base titular, Rodrigo San Miguel. “Estábamos preocupados por la defensa en pretemporada, que no lo estábamos haciendo bien. Pero ahora sí que está resultando”. Baloncesto fácil. Lo asumen con la naturalidad, como una elección. Y es que tienen hombres para dar la idea que eso que ellos practican, es fácil. Partiendo de un pick&roll central, comienzan una secuencia de pases, pases, pases…a la esquina, al jugador que se abre, al que corta por línea de fondo… ¡es fantástico!

Reconocemos que la inclusión de Fran Vázquez en la plantilla ha sido muy importante. En el pick&roll central que mencionamos, con su salto y su envergadura, puede recibir con un pase bombeado cuando va hacia canasta, algo que anteriormente en el equipo no se podía hacer, porque no se tenía un jugador de su físico. Es una gran amenaza y tanto el base titular, Rodrigo San Miguel, como el estadounidense Davin White, así lo saben. Y es que también, cuando él continúa el bloqueo hacia el aro, es un reclamo tan potente de cara a la defensa rival, que muchas de sus atenciones se enfocan en él. Entonces, entra el siguiente capítulo del ataque tinerfeño: las esquinas.

(ACB Photo / A. Pérez).
(ACB Photo / A. Pérez).

Las esquinas.

Clave para eso que dicen los entrenadores, “hacer el campo grande”. Y es que además, están en las esquinas. No un metro más alejados, no. Allí, tanto Will Hanley como Aaron Doornekamp como Javi Beirán, son auténticos especialistas en el tiro. Si la sinfonía continúa, sigue la sucesión de pases, para que se vuelva a invertir el balón de lado, para que ante tales espacios, los jugadores con capacidad de bote entren a canasta como cuchillos hasta el aro. Y si hay problemas, si se topan con un grandón bajo canasta, nuevamente a las benditas esquinas. Lo que decimos: los rivales, locos.

Si todo eso no funciona, les queda la carta en la manga de Davin White, que con su talento baloncestístico, decida. Y ya lo vieron ante el Real Betis Energía Plus: 28 puntos, porque el jugador se sentía inspirado. Las defensas rivales acaban en idas y venidas en ayuda va, ayuda viene, que al cuarto pase es difícil entender qué terreno ocupan o a qué hombre marcan. Y si lo hacen más limpio, con cambios automáticos de hombre (como prefirió hacer Río Natura Monbus Obradoiro durante muchos minutos), tipos como Georgios Bogris saben aguantar la posición bajo el aro hasta que reciben, ante la superioridad física de verse marcado por un rival más pequeño.

Javier Beirán es una bendición para este equipo, porque no solamente es un gran finalizador con su tiro exterior, sino que es también un gran creador de jugada. Su continuidad en el club les ha dado vida. Marius Grigonis suma tiro exterior y entradas a canasta sin dudar cuando la evolución ofensiva le hace ver espacios para ello. Ferrán Bassas tiene una habilidad innata para entender lo que sucede a su alrededor. Todo encaja, todo añade, todo resulta para brindar este festín ofensivo.

 (ACB Photo / M. Henríquez)
(ACB Photo / M. Henríquez)

Por ello, Rodrigo San Miguel tenía razón: la defensa es la clave. Su acoplamiento entre ellos, las ayudas a tiempo, serán el termómetro que den triunfos al equipo. Porque hay ratos malos en ataque, como la primera mitad ante Obradoiro en la jornada 2. Son un equipo veterano que saben a lo que juegan y no se van a poner nerviosos porque haya rachas en las que los tiros no entren.

Tienen hasta cinco jugadores por encima de los 10 puntos, destacando White y Beirán que superan los 16 (16.7 y 16.3, respectivamente). Están confiados y se ven capaces de ganar. De momento, como habitante de mi sofá, lo que veo en ellos me gusta, me entretiene y me divierte mucho, mucho. La elección de jugar fácil, ya saben.