REFLOTANDO FOCOS

REFLOTANDO FOCOS
Con su propio dinero, Marc Gasol busca iluminar de nuevo a Girona

Antonio Rodríguez

Con su propio dinero, Marc Gasol busca iluminar de nuevo a Girona

Desconocía de su existencia, pero me ha alegrado la mañana. Viendo esta noticia en gigantes.com, la Escola de Bàsquet Girona Marc Gasol, inicia su tercer año de andadura. Suena como a un acto de agradecimiento del jugador español Marc Gasol a la ciudad de Girona, por todo lo que le dio antes de su desembarco a la NBA. La idea es clara: crear una escuela (con fondos del propio Marc) y reflotar uno de los focos importantes de nuestro baloncesto trabajando con críos, desde la cantera. Con seis equipos y 20 personas en su dirección, intentar crear ilusión e identificación por la ciudad, hasta el punto de que los chicos vean atractivo seguir allí y no emigrar a F.C.  Barcelona o Joventut, que históricamente han peinado Cataluña en busca de la élite.

No deja de ser una escuela de baloncesto -a la que deseamos todo, todo lo mejor-. Pero el concepto, la idea de empezar por la base y partir de ahí, intentar crear un senior para que el chico a partir de los 18 no quede “a la intemperie” si no es fichado por algún club o simplemente un acicate motivador para llegar allí, me parece correcto y brillante. 

(Foto de su web cebmarcgasol.com)
(Foto de su web cebmarcgasol.com)

Por mi cabeza pasan pensamientos, recogidos muchos de ellos en este último verano. Lo que Marc está haciendo en Girona, me encantaría que tuviese sus “hermanos” en otros puntos de la geografía. Sin los centros de alto rendimiento “Siglo XXI” que murieron entre politiqueos y la bonanza económica del país que arrastraba a los clubes ACB a reclutar niños de muchos lugares de nuestra geografía, con la crisis que asoló nuestros bolsillos, los ‘puntos baloncestísticos’ se redujeron a Cataluña, Madrid, Málaga, País Vasco, Sevilla y algún otro por destacar. Muy escasos. Cada vez veo más improbabilidad que un Fran Vázquez salga de un lugar como Chantada o que un José Calderón lo haga desde Villanueva de la Serena. Trabajar la base en otros lugares al margen de los mencionados, se hace harto complicado, con cada vez más escasas facilidades.

De hecho, esta fue una pregunta-requerimiento que pude hacer a Jorge Garbajosa antes de ser nombrado presidente de la FEB a modo de ruego, sobre sus intenciones futuras. En la sociedad en la que vivimos, en que el niño tiene más distracciones que nunca al margen del deporte, se me antoja fundamental actuar. Recordar la España de finales de los 50 e inicios de los 60, en las que Justo Conde presentó y Anselmo López expandió aquel maravilloso invento del mini-basket, llevando canastas a todos los puntos de nuestra geografía, es un ejercicio que me ilusiona. O aquellas pistas del barrio, del pueblo, abarrotadas -y sin posibilidad apenas de jugar si llegabas tarde- tras el éxito de la plata de Los Angeles’84 y el posterior boom del baloncesto español, con su posterior ejército de nuevos monitores y entrenadores ávidos de enseñar a los niños, son recuerdos personales que nunca olvidaré. El panorama social, repetimos, claro que es distinto, pero hay intentar y ayudar en toda la geografía y animar a crear -y sufragar- lo que Marc Gasol está fomentando en la Escola que lleva su nombre. 

(ACB Photo)
(ACB Photo)

Claro, luego el aficionado europeo se siente herido cuando Jerry Colangelo hizo tras los Juegos Olímpicos, las declaraciones de “los otros países tienen que trabajar y ser más competitivos”. Es muy fácil decir eso desde su atril en el baloncesto USA, entre otras razones, por sus millones de habitantes. Pero tras nuestro enfado y pataleta, sí, veamos esas declaraciones como una motivación e intentemos sacar el mayor rendimiento a nuestra geografía (cada nación la suya) y trabajemos lo mejor que sabemos, lo mejor que podamos. Como estamos viendo, la NBA es un monstruo que -en este caso, este verano por estrategia económica- se está llevando muchos más jugadores europeos de lo que estábamos acostumbrados. Y ante eso, la mejor manera que tiene Europa para defenderse es sacar más jugadores aún. Con su sello de calidad y en mayor número. Hagámoslo, partamos de las raíces, esas que abona Marc en Girona y dentro de unos años, veremos los resultados. Y si podemos hacer callar al Sr. Colangelo, mejor.