PROGRESOS OLÍMPICOS

PROGRESOS OLÍMPICOS
La Selección Española sigue mostrando detalles, en su camino a Río

Antonio Rodríguez

La Selección Española sigue mostrando detalles, en su camino a Río

Han sido dos pruebas más en estos últimos días frente a la selección de Venezuela. Dos enfrentamientos en Madrid y Valladolid (con el resultado de 91-55 ayer en la capital pucelana), que siguen mostrando poco a poco el paso evolutivo de nuestro Equipo Nacional, a falta de un partido en Zaragoza ante Costa de Marfil como broche a esta nueva ruta. Aunque a decir verdad, nunca es broche. Y es que en los días sucesivos, previos al pistoletazo de salida, hay que seguir trabajando, ajustando, progresando… Hemos visto de manera reiterada que durante la propia competición inclusive, se mejoran multitud de facetas, para llegar a la hora de la verdad como ya viene siendo un dichoso hábito. 

El Equipo Nacional, despidiéndose de Valladolid (Foto FEB / Alberto Nevado).
El Equipo Nacional, despidiéndose de Valladolid (Foto FEB / Alberto Nevado).

Para este verano, sí vemos un factor diferencial respecto a otras convocatorias, con Sergio Scariolo al menos: el mayor protagonismo de Víctor Claver. Actuando anoche como alero en el quinteto titular, las virtudes que otorga tras su mejor año de carrera deportiva en el Lokomotiv ruso, producto de una mayor confianza, son el más novedoso registro. El nuevo jugador del F.C. Barcelona muestra en defensa mucha y positiva actividad, centrada en seguir atento a líneas de pase interiores, a flotar en amenazas de ayudas permanentes a sus compañeros, como a denegar que el balón entre en la zona, entre algunas de sus varias tareas.

 En el primer tiempo muerto solicitado por Néstor García, preparador venezolano ayer, se quejaba amargamente con un “nos están llevando por donde ellos quieren”. La estrategia española era forzarles y conducirles a las bandas y a las esquinas, donde allí Claver en compañía de Gasol, atrapaban a los jugadores en un “vallado” de brazos de donde era complicado salir con pase como única opción. De hecho, los minutos que más gustaron defensivamente hablando del equipo, fueron los que tuvo él en pista, junto a Sergio Llull e -independientemente- Ricky Rubio o Calderón. Apuntando, por supuesto, la presencia de Pau Gasol guardando la canasta. Pero esa actividad constante con el valenciano fue demasiada tortura para el combinado vinotinto y esperamos que para más contendientes. Y todo ello independientemente del gran valor que supone en el rebote defensivo, que resta cierta responsabilidad a Pau sobre tales rechaces.

 Víctor Claver, mucho y buen protagonismo en la Selección (Foto FEB / Alberto Nevado).
Víctor Claver, mucho y buen protagonismo en la Selección (Foto FEB / Alberto Nevado).

En ataque, también pudimos intuir un atractivo trabajo interior de Claver junto a Gasol. Bloqueos entre ambos en la zona para que Pau salga más libre de cara a ganar la posición, están siendo un buen preludio para que nuestra estrella reciba el balón. O la opción de Víctor buscando ángulos muertos en la línea de fondo donde recibir, sin invadir apenas la zona, sin crear demasiado tráfico en ella, pero con el foco de Gasol puesto sobre él a sus posibles pases, serán muy buenos réditos en puntos en la zona. Tareas interiores con amenaza constante de anotación y sobre todo y más importante, que ofrecen libertad exterior a Nikola Mirotic para que maniobre a su antojo alejado del aro, que es donde realmente el ex jugador del Real Madrid se siente más cómodo. Como trio alto inicial, nos parece más que acertado el trabajo.

La defensa estuvo fantástica (de ahí los 55 puntos permitidos a nuestro rival). Cierto es que en ocasiones, Sergio Scariolo aún debe solicitar tiempo muerto ante un par de transiciones defensivas no corridas con el rigor que se pretende, algo normal por otra parte. Pero son menos que en el encuentro de Málaga ante Lituania y por supuesto, al de Angola. Sí es verdad que hay que insistir en el trabajo a la hora de defender el pasillo central cuando el balón ‘escapa’ de los traps y dos contra unos de las esquinas ya mencionados.  

Sergio Rodríguez está de dulce (Foto FEB / Alberto Nevado).
Sergio Rodríguez está de dulce (Foto FEB / Alberto Nevado).

Interesante nos parece el estado de Sergio Rodríguez, muy acertado de cara a la canasta, como un -importante- arma ofensiva y de tiro exterior. El “Chacho” creó un par de joyas de las que ya estamos acostumbrados, que deleitó a la afición pucelana. Por encima de eso, sigue siendo un mago en dar el pase hacia las esquinas, ‘saltando’ incluso al compañero más cercano (lo que en el argot se llama “skip pass”). Ese uso de las esquinas, hacer llegar el balón con tal facilidad, nos parecen quilates en oro, con hombres -y muñecas- tales como Abrines o Ribas, así como para entradas de San Emeterio. Complementado con los pases de Pau Gasol desde poste bajo, muy dado también a pasar en las esquinas, tener estas dos opciones, abrir el campo de esa manera, nos hacen percibir ataques fluidos y de amplio movimiento de balón (un sello en esta Selección que muy pocos han conseguido).

Pues aquí cerramos una página más de este camino a Río en su preparación. Seguir viendo detalles que se ajustan, que se ensamblan con otros, es el camino que nos gusta. Que la cita olímpica se otea en el horizonte y nosotros como aficionados, nos frotamos las manos.