¿SE ACABA HOY LA LIGA?

¿SE ACABA HOY LA LIGA?
A horas previas de la final, el R. Madrid es claro candidato a ganarla

Antonio Rodríguez

A horas previas de la final, el R. Madrid es claro candidato a ganarla

Me cuentan los testigos del cuarto partido de la final de la Liga Endesa 2012, que el estado de ánimo en la rueda de calentamiento previa entre los jugadores del Real Madrid, era de confianza. Excesiva, de hecho, en algunos casos. Alguna que otra sonrisa delataba que el estado de concentración era algo diferente al de los otros tres choques anteriores. Todos parecían convencidos que en aquella tarde, Pablo Laso en su primera temporada con el Real Madrid, lograría con sus chicos el título liguero. Entre Mickeal, Lorbek y C.J. Wallace, apellidos que retumban en una lejanía de gloria azulgrana, lograron solventar la papeleta, salir vivos del que entonces se llamaba Palacio de los Deportes madrileño, remitiendo a los de la capital a un quinto partido en el Palau, en un escenario totalmente diferente. Y ganaron la liga. La afición madridista por aquel entonces, tenía mayor estado aún de, llamémosle sobre-confianza, que los jugadores. Y al salir del recinto, no daban crédito.

(ACB Photo).
(ACB Photo).

Hoy se encuentran en la misma situación. Al menos, la afición. En ninguna cabeza cabe que los pobladores del recinto llamado Barclaycard Center, no celebren el título liguero esta noche. Por cómo se encuentra el equipo al que apoyan, por la experiencia y veteranía que acumulan en Junio de 2016, muy distinta a la de Junio de 2012 -las han visto de todos los colores en estos 4 años- y por la sensación que ha dado el F.C. Barcelona en el 2º y 3º envite, hoy se preparan para la celebración.

Y los azulgranas. ¿Pueden ondear su bandera hoy, remitiendo a todos al sábado en su recinto? ¿Qué deben hacer para ello?

El estado anímico entre los hombres de Xavi Pascual, lógicamente, no es el mismo que el de su rival. Pero saben reponerse, porque las han visto también, de todos los colores. Navarro, Doellman o Tomic miran a sus compañeros novatos en la Liga Endesa, Perperoglou, Arroyo o Samuels. Oficialmente novatos, han sembrado en otras tierras, las mismas semillas de éxito que aquí germinan (pasemos por alto los dos meses de Arroyo en Vitoria, donde apenas jugó). Por lo que a nivel mental, vemos capaces tanto a unos como a otros de ganar. Pasemos a aspectos del juego.

El Real Madrid ha mostrado tal arsenal en todos sus componentes, que difícilmente pueda mejorarse. Si la anotación en la final está en una media de 93.3 puntos, es que en ataque todo está yendo bien. Y en defensa están cumpliendo muy notablemente, dejando a su opositor en 81.3 puntos. La duda del estado físico de Jaycee Carroll, será su incógnita.

(ACB Photo).
(ACB Photo).

Vamos con los azulgranas:

Una de las razones que más satisfacía a Brad Oleson previo a esta final, era los buenos inicios de partido en su equipo. Ratificado con ese 11-2 en los primeros parciales del primer encuentro, la postrera canasta de Stratos Perperoglou hacía que todo fuese viento en popa. A partir del segundo choque, ese factor se torció. 9-23 llegaron a ir por detrás el viernes, algo más discreto el lunes (29-20), pero con el escalofrío que los blancos jugaban cómodos como para tener casi la treintena en su casillero.

Justin Doellman anotó 15 puntos en el primer tiempo del primer encuentro. En el restante partido y medio que se jugó en el Palau de esta final, logró 13 puntos. Su equipo le necesita imperiosamente. En el tercero, logró 17 tantos y son los que debe mantener para ayudar a ganar. Si no pueden ser los 5/6 en triples del primer día, los debe convertir en suspensiones a media distancia tras finta y bote.

Ante Tomic debe anotar continuando bloqueos. Haciendo un enorme trabajo desde el poste bajo en esta serie como estamos viendo, el máximo anotador azulgrana en esta final ha logrado castigar mucho más cuando enfila la canasta recibiendo el pase. El primer día tuvo un aliado excepcional: Navarro. A partir de entonces, su vida ha sido más complicada.

La racha de triples de Juan Carlos Navarro. El capitán, dando la cara, ha tenido una racha anotadora en un momento determinado, en los tres encuentros de la serie. El problema es que en los dos últimos, su equipo iba en torno a los 15 puntos de desventaja, limando las diferencias a unos 7-8 puntos. Insuficiente. Los azulgranas no se pueden permitir el lujo de ir tan abajo en el electrónico si quieren ganar. Deberán mantener el choque igualado para que tales rachas de inspiración, sean efectivas.

(ACB Photo).
(ACB Photo).

Samardo Samuels debe tener hecho trabajo previo a recibir. El jamaicano ha estado muy efectivo en poste bajo, pero solamente a destellos, porque la defensa del Real Madrid le rodeaba y maniataba. Para que pueda tener una labor determinante, necesitará aliados que le pasen el balón cuando él tenga una posición ganada (vemos a Tomic como el mejor candidato, siempre y cuando Pascual considere que ambos se complementan en la pista). Lo sabe hacer y pudiera insistir en ello.

Acierto en el triple de Abrines, Oleson, Ribas y -por qué no-, Arroyo. Tras sufrir los excelsos momentos desde la línea de tres de los blancos, deberán tener argumentos parejos para estar en partido.

Todo esto es muy fácil decirlo. El Real Madrid tiene en su favor que su defensa ha sido magnífica. La táctica de cambios automáticos, criticada y malfuncional durante parte de la temporada, ha llegado ahora a su momento perfecto. Pablo Laso tenía sus razones y le están dando la razón en Junio. Y para frenar a hombres como Doellman, está siendo determinante. El hambre que se ve en todos sus componentes atrás, recuerdan a los del año pasado. Por otro lado, en ataque han movido el balón como los ángeles. De doblarlo hacia fuera, a seguir moviéndolo por el exterior, a invertirlo de lado y siempre, siempre, con un tirador solo. Claro, si son Carroll, Rodríguez o Llull en el estado en el que están ahora, es complicado pensar que tal sinfonía tenga su epílogo en el error.  Y por último, el insistir en la zona con Ayón y Felipe Reyes como estandartes, han provocado muchas dudas a cómo defenderles, a cómo no concederles rebotes ofensivos. La zona ha sido en muchas ocasiones, de ambos.

Sí, el color es muy distinto al día de hoy, en este mismo momento. ¿Puede cambiar la tonalidad? Por supuesto. Esto es baloncesto y son Real Madrid y F.C. Barcelona. No lo olviden. Que el destino reparta suerte.