PERPEROGLOU AL FINAL

PERPEROGLOU AL FINAL
El alero griego del F.C. Barcelona lleva jugadas las últimas 9 finales

Antonio Rodríguez

El alero griego del F.C. Barcelona lleva jugadas las últimas 9 finales

Buscar la posición, mantenerse en ella. Eso fue lo que hizo Stratos Perperoglou en el primer partido de la final de la Liga Endesa. Intuía que en la última jugada pudiera haber una opción de pase. Complicado, pero lo había. Por eso fijó su sitio. Para Juan Carlos Navarro, sacar el balón hacia el exterior, sería que un compañero lo lanzase fuera de tiempo. No había otra opción. Y Navarro tampoco vio otra, delante de la humanidad de Andrés Nocioni y Gustavo Ayón, que picar el balón muy vertical, que golpeara fuertemente en el suelo, para que no fuese interceptado por los brazos rivales. Quizás el hecho de que estuviese disputando el su encuentro número 46 de una final, ayudase a decidir en milésimas de segundo. El fuerte rebote en el suelo quiso que Perperoglou tuviese problemas para atajar y controlar el esférico, para con un pequeño golpe de dedos, ayudarlo a subir hasta que se colara en la canasta. Después, el éxtasis.

 (ACB Photo).
(ACB Photo).

No sabemos si Stratos Perperoglou es de los jugadores que aseguran finales, o los equipos que se aseguran finales, cuentan con sus servicios para seguir asegurándolas. Y para poder ganarlas. Desde su salida del Panionios en el verano del 2007, reclamado por la opulencia verde al cargo de Zeljko Obradovic en el Panathinaikos, este alero griego internacional en todas las categorías del baloncesto de su país, ha disputado todas las finales ligueras. Ininterrumpidamente: hasta 2012 con los citados verdes del trébol, dos más con su archirrival Olympiacos, el año pasado cambiando de país por primera vez y saltando hasta Estambul con el Anadolu Efes y ahora, con el F.C. Barcelona Lassa. Nueve finales consecutivas, nada menos que 36 partidos de finales ligueras a sus espaldas -contando el primero de esta serie-, que le convierten en el segundo jugador superviviente en este Playoff 2016, con más encuentros de final tras los 46 citados de Juan Carlos Navarro, por encima de Ante Tomic, con 35 (si contamos los jugados en la flojísima liga croata), o los 32 de Felipe Reyes.

En el verano del 2002, en el Eurobasket junior de Stuttgart, tuve ocasión de verle por primera vez con su selección. Como era habitual, el protagonismo lo dejaba a otros. En aquel caso, era para Sofoklis Schortsianitis y Kostas Vassileiadis. Él se mantenía en un segundo plano. Jugador sacrificado, defensivo, de anotar la canasta importante. Jugaba en el Ilysiakos, nos enteramos. “Me recuerda mucho a Rodrigo de la Fuente, incluso en el físico”, pensaba en aquel momento. Y posiblemente el propio Rodrigo, en la secretaría técnica del club azulgrana en la actualidad, siguiera viendo en él ramalazos de ganador, de tipo duro, que en definitiva asegura éxitos, como lo fue el alero madrileño.

 (ACB Photo).
(ACB Photo).

Tras la decepción de un chaval con una enorme proyección como era Kostas Papanikolaou en el club, que dejó fría a la concurrencia azulgrana, cuando se esperaba todo de él, la gerencia apostó por la experiencia de Stratos Perperoglou para intentar revalidar el título liguero. Y aquí lo tenemos ahora en escena, con 9.3 puntos que promedia en este Playoff 2016, algo más de tres rebotes (3.3 para ser exactos) sabiendo que, en ese preciso instante, Juan Carlos Navarro no tenía más alternativa que pasarle el balón para ganar. Porque 9 finales ligueras así lo atestiguan. Porque situaciones así, justifican un fichaje.