EL CLÁSICO…OTRA VEZ

EL CLÁSICO…OTRA VEZ
Por 5ª ocasión consecutiva se repite la final de la Liga Endesa

Antonio Rodríguez

Por 5ª ocasión consecutiva se repite la final de la Liga Endesa

Tuvo que ser un triple de Marcelinho en el primer encuentro de la final en 2011, quien decantara la final liguera de 2012. Cuando todo parecía estar a favor del Real Madrid en la rueda de calentamiento previo al cuarto ‘round’, tras una imagen de notable superioridad mostrada en los enfrentamientos previos, fue el momento en el que Lorbek y Wallace asestaron los golpes definitorios para el F.C. Barcelona en el Palacio de los Deportes en ese choque (victoria por 75-81). Y el quinto en el Palau, ahí los azulgranas no fallaron (73-69). Y el equipo entrenador por Pablo Laso -en su primera temporada al frente del club blanco-, se volvió a acordar del triple de Marcelinho y de la oportunidad perdida en el primer capítulo de la serie, del 43-60 que llegaron a tener a favor.

(Euroleague / Getty)
(Euroleague / Getty)

Esa fue la última ocasión en la que F.C. Barcelona Lassa y Real Madrid disputaron la final con factor cancha a favor del club de la Ciudad Condal. Desde entonces, Real Madrid ha llevado la voz cantante en la liga regular, de abrir la serie en casa. Es cierto que eso no es garantía de éxito (en este trienio, Real Madrid ganó dos ligas, arrebatándoles los barcelonistas la del 2014). Que aquí las hemos visto de todos los colores: quintos agónicos, cierre en terceros por la vía rápida y sentencias en cuartos mientras el derrotado se deshacía como azúcar en agua. Y lo más curioso es que muchos de los protagonistas de este periplo de 5 años, permanecen en sus equipos. Seis concretamente, han vivido estas 5 ediciones: Ante Tomic, Juan Carlos Navarro, Sergio Rodríguez, Sergio Llull, Jaycee Carroll y Felipe Reyes. Añadamos que Rudy Fernández, Alex Abrines y Brad Oleson han vivido 4 de las 5. Por lo que reiteramos una vez más que en este duelo, las han visto ya de todos los colores.

Pero estamos en el aquí y ahora. En el que Barcelona y Real Madrid, Real Madrid y Barcelona, llegan en un excelso momento. Los azulgranas, confirmando tras el gran último choque jugado en Vitoria (63-85), que este Junio les gusta, con la muestra de zanjar sin paliativos la eliminatoria ante Laboral Kutxa por derribo (63-85). Con Satoransky, Oleson y sobre todo Tomic, imponiendo su ley con tiranía. Sobre todo Ante Tomic. Tras la enorme exhibición de Ioannis Bourousis dos días antes, quiso demostrar que él también es un center determinante en Europa (15 puntos y 11 rebotes, minimizando al griego en 5 puntos). Vuelve a ser Ante Tomic del que en tantas ocasiones nos hemos referido en nuestras líneas. La agresividad mostrada en el Buesa Arena el pasado viernes, le otorga el marchamo de jugador decisivo en su equipo.

(ACB Photo / A. Villalba)
(ACB Photo / A. Villalba)

Por el Real Madrid, ver la determinación de Sergio Llull, el dominio casi insultante de Gustavo Ayón, el acierto de Carroll o el despertar -a tiempo- de Andrés Nocioni, en un plantel que por su precipitada no-temporada y su inicio trompicado, nunca encontró estabilidad, sabe a gloria. Nos detenemos en Sergio Llull. No es una cuestión que frente a Valencia Basket parezca que es obligación ‘mostrar el colmillo’, sino que en todo el playoff ha confirmado su enorme regularidad. Es el máximo anotador de los blancos en las eliminatorias por el título (16 puntos de promedio) y su liderazgo ha quedado patente. Liderazgo en el sacrificio, en el sufrir en pista como ninguno y obligar a que tal ‘umbral de esfuerzo’ en sus compañeros, se equipare al suyo. Secreto de éxito.

(ACB Photo / A. Villalba)
(ACB Photo / A. Villalba)

Entre ambos conjuntos, destacaríamos una serie de puntos que puede sean importantes en la serie:

  • - Cuando el F.C. Barcelona Lassa juega decididamente al interior, su juego tiene una lógica y metas muy claras, sabiendo sacar bastantes réditos. Ante Tomic más desde el poste bajo que en años anteriores (ausencia de Marcelinho Huertas obliga a ello) y Samardo Samuels, que puede ser vital en esta serie, hacen mucho, mucho daño, en un terreno en el que entre fango y pintura, se ganarán batallas (Samuels ha promediado en el playoff 8.2 puntos en 18 minutos, comparados con los 6.6 puntos en 15 minutos de la liga regular).
  • - Si seguimos entre hombres altos, hablemos de Gustavo Ayón. 76% en tiros de campo en este Playoff es una auténtica locura ¿Se acercará a ello en esta final? El mexicano es tipo rápido en transiciones, mira a sus rivales por el retrovisor cuando corre y difícilmente será detenido en uno contra uno en juego al poste medio. En la medida en la que en esta final se acerque a esos siderales porcentajes, el Real Madrid pensará en revalidar título con mayores garantías.
  • - Oleson & Carroll. Si, sabemos que es un enfrentamiento manido y mil veces comentado. Sin embargo, el hecho que los dos se encuentren en su mejor momento de esta travesía 15/16, hace que tal emparejamiento saliendo desde los banquillos, se torne más importante aún. Jaycee Carroll ha incrementado su protagonismo anotador en este Playoff. Anota 1.5 puntos más (de 13.2 ha subido a un 14.7, segundo máximo anotador tras Llull) y eso se transluce en la confianza que tiene ahora en pista. Además, con los años ha ido mejorando su defensa, que todo suma. Por su parte, Brad Oleson no ha tenido un buen año. Su trayectoria en la liga regular no ha sido tan brillante, dejando sus números en 5.3 puntos durante 17 minutos de juego, cuando en el resto de su periplo azulgrana, sumaba unos importantes 7.5 puntos en 20 minutos. En las semifinales ante Laboral Kutxa, sus números en los tres primeros enfrentamientos bajaron aún más (2.7). Sin embargo, nos regimos por la sensación de sus 12 puntos en el último choque, de su importancia y su confianza. En muchas ocasiones, fue algo así como una kriptonita para Carroll, minimizando su aportación en brillantes tareas defensivas. Por eso este emparejamiento lo destacamos.
  • - Justin Doellman. Quizás haya sido el jugador que más ‘a mal traer’ haya llevado a Pablo Laso y sus hombres. Aún mantenemos en la retina la canasta en el Barclaycard Center (aunque ésta fuese de Euroliga). Pero no es solamente eso. Doellman lleva promediados frente al Real Madrid (tanto en Liga Endesa como en Euroliga) la friolera de 17 puntos de promedio, con un 59% en tiros de campo. Claramente es el jugador a detener por el Real Madrid, porque es quien más daño les ha hecho. Y ha sido así por su amplio rango de tiro. Sean triples o suspensiones a media distancia, los blancos no han tenido argumentos suficientes para frenarle.
  • - Rudy Fernández. No es por destacar su actuación en el tercer partido de semifinales ante Valencia Basket (22 puntos en 27 minutos, con 6/8 en triples). Hablamos de su defensa. Ya lo hemos comentado en otras ocasiones: la agresiva defensa orquestada por Pablo Laso con cambios de asignación constantes y situaciones de marcas alto-con-bajo, necesita al menos de amenaza-de-ayuda ante tales desajustes. Alguien que parezca que está ayudando permanentemente. Ese es Rudy Fernández, que entiende esa filosofía como nadie. ¿Cuánto le dejarán sus problemas físicos jugar? Está por ver, pero nos parece que su papel (¿ayudando sobre Doellman?) será determinante.
  • - Tiro. Alex Abrines ha transformado su 45% en triples a lo largo de la liga regular, en un 32% en el Playoff. Sergio Rodríguez, en un 24%, el 40% que logró en las 34 jornadas previas. Jonas Maciulis, en un 25% el 42 acumulado desde octubre hasta mayo. Son muñecas decisivas que no están funcionando en las eliminatorias. Quien despierte antes, dará a su equipo un respiro decisivo.
  • - Sergio Llull. Ya lo comentábamos en el texto: competir. Hacerlo con la agresividad con la que actúa el base de Mahón. Su 68% en tiros de dos viene dado por la cantidad de tiros cortos que prodiga: finalización de contragolpes, hambre por atacar el aro en jugadas en estático, sin que su fuerza tenga oposición rival. Con su 33% en triples, puede ser el termómetro blanco.
(ACB Photo / A. Villalba)
(ACB Photo / A. Villalba)

Pues estos pueden ser algunos de los factores que decanten la balanza. ¿Sirve la experiencia en finales? Pues que sepan que los actuales jugadores del Real Madrid han jugado 100 partidos de una final de Liga Endesa (sea con su actual equipo o cualquier otro), mientras que los del F.C. Barcelona, 90. Ya ven, que hasta en esto, hay igualdad.