FIEL A SU ESPÍRITU

FIEL A SU ESPÍRITU
Facundo Campazzo ejemplificó ante el Real Madrid lo mejor del playoff

Antonio Rodríguez

Facundo Campazzo ejemplificó ante el Real Madrid lo mejor del playoff

La primera jugada dolía. Una canasta de Sergio Llull en la zona delante de sus narices en la posesión inicial, no era lo que esperaba para arrancar el choque en Murcia, en casa. Segunda posesión y nuevamente Facundo Campazzo sube un peldaño más en su agresividad. Arriesga en defensa sin importarle que le fuesen a señalizar falta. Era más acuciante dejar la huella de la amenaza por el camino. Sergio Rodríguez sube el balón y el argentino del Real Madrid, cedido al UCAM Murcia, provoca el choque de cuerpos antes incluso que crucen la línea de medio campo. Cuando el ‘Chacho’ intenta una nueva embestida y sortearlo, pierde el balón botándolo en la línea de banda. El sello lacrado en forma de umbral de intensidad, ya estaba marcado en esa zona del parquet del polideportivo murciano como una figura de culto al que acudir. Lo que fueron parabienes y saludos ante sus ex compañeros previos al salto inicial, él lo había convertido en campo -deportivo- de batalla un minuto después.

Facundo Campazzo, sobresaliente rendimiento (ACB Photo / A. Martínez).
Facundo Campazzo, sobresaliente rendimiento (ACB Photo / A. Martínez).

“No queremos irnos antes de tiempo a casa”, afirmaba a la pregunta de Lalo Alzueta en el micro de TVE, tras la primera victoria histórica en esta serie de playoff ante el Real Madrid. Facundo Campazzo ha ejemplificado como nadie el espíritu del Playoff de la Liga Endesa. Sus números, lo dicen todo:

Mejorar, dar un paso adelante en todas sus estadísticas, asombra. Dejar el poso de una mentalidad guerrera por encima de cifras como las mostradas en el cuadro, encumbran más incluso que haber sido el máximo anotador en toda la ronda de cuartos de final. Provocar el sudor frío en todo un recinto imperial como el Barclaycard Center, cuando en el último minuto del primer capítulo de esta serie, corrió todo el campo y soltó el balón hacia atrás para el triple de José Ángel Antelo (101-100), dejando una estela de silencio tras de sí, alza a la historia de los elegidos. La excelencia del 107-103 final del viernes noche en Madrid dio paso a la victoria (91-87). Porque un Playoff sin partidos ganados no sirve de nada. Y Campazzo volvió a elevar sus acordes competitivos para regalar un triunfo a su afición y crear dudas entre el vigente campeón de liga.

Celebrando la victoria junto a Carlos Cabezas (ACB Photo / J. Bernal).
Celebrando la victoria junto a Carlos Cabezas (ACB Photo / J. Bernal).

En el tercer encuentro, el colapso de sus compañeros fue definitivo (93-72). Quizás fuese el cansancio, un tercer partido en seis días. O que el estandarte interior Vitor Faverani, apretando los dientes de dolor por su maltrecha rodilla, no podía dar un servicio más. Que el Real Madrid volvió a mostrar la imagen de equipo campeón con una buena defensa, asfixiando a Scott Wood hasta el punto que apenas tirase (dos pírricos intentos errados, cuando venía de lanzar 11 veces en los dos enfrentamientos anteriores) y haciendo pasillo para que el expulsado dos días antes Gustavo Ayón, se despachase a modo y maneras de uno de los mejores pívots que juega en nuestro continente (18 puntos, sin fallo en tiros de campo y 8 rebotes). Facundo Campazzo puso el brío y el empuje de manera individual. Convirtió un triple estratosférico, llovido del cielo, aunque la batalla estuviese perdida desde hacía rato. El Real Madrid se clasificó para semifinales y el UCAM Murcia 2015/16 en la historia del club, por colarse por primera vez en un playoff (en este formato) y vencer al Real Madrid. Nuestro personaje, a pesar de la intensidad y del fragor en un campo de batalla que él como uno de sus protagonistas había creado, fue ovacionado y reconocido por los aficionados del Real Madrid. La despedida de un guerrero que ejemplifica toda la esencia de estas eliminatorias por el título, apelando a su espíritu. La nobleza de su retirada a los vestuarios lo atestiguan.