MVP BOUROUSIS!

MVP BOUROUSIS!
Su dominio sobre la competición, le ha valido ganarse este premio

Antonio Rodríguez

Su dominio sobre la competición, le ha valido ganarse este premio

Ioannis Bourousis recibe un manotazo de Musli sobre su balón controlado y lo pierde. En su transición defensiva, se acerca a uno de los árbitros y le mira fijamente, le grita y espera su reacción…que no encuentra. Ioannis tiene dominio y galones como para que no le repliquen colegiados cuando él considera justa la protesta. Se arman de paciencia. Posteriormente, recibirá en poste bajo, pivotará, se protegerá con su cuerpo y anotará un tiro corto. En los momentos decisivos del último cuarto, anotará un triple para hundir un poco más a ICL Manresa. Esta ha sido la dinámica tomada a lo largo de la temporada.

MVP Bourousis (ACB Photo).
MVP Bourousis (ACB Photo).

“La pasada temporada estuve bastantes partidos, varios meses, en una esquina, apartado. Me encontraba en buena forma, no tenía lesiones, pero no participaba”, declaraba en el programa “Clubbers”.  Este año ha sido una historia muy distinta. Quien le conozca, sabe muy bien que nada tiene que ver con venganza, aunque cada vez que se ha enfrentado al Real Madrid, su mirada es diferente. Como aquella que brindó al banquillo blanco y a su máximo mandatario cuando anotó el segundo triple consecutivo en los minutos decisivos de la semifinal de la Copa del Rey. Ioannis Bourousis quería jugar como a él le gusta. Y en alguna reunión en un hotel de Zagreb, junto a Velimir Perasovic se concretaron tales términos. Liderando.  “No tiene nada con ser una estrella o un segundo entrenador. Soy un componente más del equipo. Nada más. Pero yo tengo la experiencia y he vivido ya situaciones que mis compañeros, aún no”. Y por eso les mira en ocasiones de manera asesina, les abronca como si les quisiera hacer desaparecer en ocasiones. Y realmente es así. Recuerden la locura de tiro en la que se sumerge Jaka Blazic en la semifinal de Euroliga ante el Fenerbahçe. Bourousis primero baja a defender y luego, le busca con los ojos inyectados en odio, mientras éste la rehúye retirándose al banquillo por decisión de Perasovic. Pero acarreó sobre sus hombros las aspiraciones y los sueños de los baskonistas durante muchos, muchos minutos, hasta el punto de pensar que el milagro era posible, con una exhibición difícilmente olvidable. Un dominio así sobre la pista, un carácter indómito, rescatado de otra época. Quizás vistos por última vez en la Liga Endesa con Arvydas Sabonis. Piénselo bien. Su dominio en la cancha, su aportación en el equipo, su facilidad de pase, hacer jugar a los demás, abroncar a los demás…¿les suena?

Buscando su límite (ACB Photo / I. Martín).
Buscando su límite (ACB Photo / I. Martín).

Ioannis Bourousis tuvo un injusto periplo en el Real Madrid. En su primera temporada, fue quien dio la cara en la Final Four milanesa. Fue el mejor de su equipo dentro de una cita que se recuerda con pesar. Fue el mejor en la final liguera, defendiendo y ayudando en defensa todas las irregularidades que un perdido Nikola Mirotic cometía. Y se tiene aún peor recuerdo de aquella eliminatoria, solventada con un amargo 1-3 para ellos ante el F.C. Barcelona. Un trabajo que merecía un reconocimiento que no tuvo. Siguiente temporada y como ya hemos leído, a la esquina. Ahora es el mejor pívot de Europa -y a mi modo de ver, el más valioso de tal competición- y nombrado la pasada semana el MVP, el mejor de la Liga Endesa esta temporada.

Desde su atalaya de 2.10 (ACB Photo / I. Martín).
Desde su atalaya de 2.10 (ACB Photo / I. Martín).

Los aficionados hemos disfrutado, sobre todo, por esa pureza a la hora de ver el baloncesto. Ordenar en pista, cooperar donde y cuando se necesita. Decidir, sobre todo decidir. No sabemos cuál será su destino en este playoff, lo que le depara el final de temporada ni tan siquiera cuál será su futuro a partir de este verano. Pero nos quedamos con lo visto, con lo que ha exhibido. De MVP, sin duda. Parece que desde su atalaya de 2.10 de estatura, como si fuera un centinela, se divisa el baloncesto mucho mejor. Parece que desde sus 32 años, se lee y se traduce el baloncesto mucho mejor. Y a partir de ahí juega, con su rito serio, mirada controladora, esfuerzos medidos pero determinantes. Todo un lujo haber disfrutado esta temporada de Ioannis Bourousis.