¡QUE SEA AHORA!

¡QUE SEA AHORA!
Laboral Kutxa encara ante Fenerbahçe, la oportunidad de hacer historia

Antonio Rodríguez

Abrazos y risas. Victorias y más victorias. Sin invitar a la suerte apenas, excepto para poder ver de la manos de Davis Bertans, una de las canastas más espectaculares de la temporada. Por talento y sacrificio, Laboral Kutxa Baskonia ha llegado a la Final Four berlinesa. Y en ella está, expectante e impaciente a falta de pocas horas para saltar a la pista ante los ¿favoritos? Fenerbahçe. Porque no duelen prendas decir lo que es una obviedad. Que los turcos cuentan casi con tres hombres por posición, que en un día malo de acierto, pueden vencer igual por acoso y derribo, aunque es hartamente complicado que tantas estrellas fallen. Y todas ellas, dirigidas por Zeljko Obradovic.

Pero la grandeza de Laboral Kutxa está ahí. En que están en Berlín. ¿Quién pudiera augurar que su travesía por la Euroliga esta temporada iba a ser distinta que la del año pasado, la del anterior y la del anterior? Por eso en Vitoria están en modo soñador y no es para menos. Porque pasando prueba tras prueba, solidificando a cada partido este proyecto, han derribado todas las barreras que han encarado. Por eso sueñan: porque no ven los límites.

Darius Adams será muy importante hoy (Foto Euroleague / Getty).
Darius Adams será muy importante hoy (Foto Euroleague / Getty).

Este Baskonia es impredecible como quizás nunca lo haya sido antes. Desde el nivel élite que pasearon en la primera edición de esta Euroliga (temporada 00-01), con el mate de Timinskas y Elmer Bennett resistiéndose a perder en el Palamalaguti, los demás planteles baskonistas ‘finalfoureros’ tenían cartel y entraban en las quinielas para la gran cita continental. No esta vez y aquí es donde entra la paradoja del “nadie aún nos ha dicho dónde no podemos llegar”. Y es que, si este deporte sobre todo, trata de anotar, hay días en los que los hombres de Velimir Perasovic tienen jornadas de inspiración a los que parece nadie puede llegar. Y qué demonios, que hoy puede ser uno de esos. Así han llegado donde ningún otro de nuestros representantes lo ha hecho. Y así debieran seguir.


Ser duros para que los tiros de Epke Udoh sean los más alejados posible. Que prefiero a Jan Vesely más en poste bajo que continuando bloqueo (y si fuera posible, fuera de forma). Y a Bogdan Bogdanovic bien punteado en sus tiros. ¿Qué los mete? Pues mala suerte. Y a Luigi Datome que gane desde fuera, que se piense el entrar a canasta porque haya un bastión defensivo esperándole cerca de canasta. Y miren, si Bobby Dixon entra en estado de acierto, eso es imparable. Y que Pero Antic haga su trabajo, que lo hace siempre y que Ricky Hickman un poco más de lo mismo.

La defensa baskonista, una de las claves (Foto Euroleague / Getty).
La defensa baskonista, una de las claves (Foto Euroleague / Getty).

Ante eso, los de Perasovic intentarán combatirles corriendo, donde son mucho mejores. Contarán con buenos pases desde el poste de Bourousis, que a su -probable- sobrecarga defensiva, estamos convencidos que los dará. Que como consecuencia de ello, no solamente queremos tiros exteriores, sino cortes hacia canasta, que para eso los vitorianos son de lo más potentes y decididos, sean Causeur, Tillie o Hanga. Y que los dos bases sean agresivos. Hagan lo que hagan, pero agresivos. Y concentración máxima en defensa. Lo que esté de su mano, que lo eviten.

Y que disfruten la Final Four. Desde 2008 que en la madrileña plaza de Goya la visitaron por última vez, tengan una nueva opción para sacarla partido. Que tienen a toda una tierra orgullosos de ellos, pase lo que pase este fin de semana. Así que, ¿por qué no, Baskonia? ¡Que sea ahora!

Ioannis Bourousis, por él pasará todo (Foto Euroleague / Getty).
Ioannis Bourousis, por él pasará todo (Foto Euroleague / Getty).