REVÁLIDAS EXIGENTES

REVÁLIDAS EXIGENTES
Inmersos en las últimas jornadas, Estudiantes es mal examen para todos.

Antonio Rodríguez

Inmersos en las últimas jornadas, Estudiantes es mal examen para todos.

La reacción al triple desde 9 metros de Juancho Hernangómez cuando finalizaba el tercer cuarto, para ayudar a Movistar Estudiantes a poner el aliento en el cogote a los malagueños de Unicaja (63-65), con Diamon Simpson corriendo a su compañero a abrazarle, no es algo que quede en caso aislado de un canastón sin continuidad, como ha sucedido a lo largo de demasiados meses para los colegiales. Era otro tipo de celebración. Esta llevaba implícita la esperanza, la convicción de que el difícil partido se podía ganar. Como los gritos del “We win!!” del propio Simpson en Valencia, durante los tiempos muertos en los últimos minutos de otra gran machada en La Fonteta, cuando se debatían en ese triunfo. El triple de Juancho el pasado domingo cerraba un excelso tercer cuarto, en el que con toda la fe fueron compitiendo, poniendo la sonrisa del epílogo a unas mareas favorables que daban los triples de Nicolás Laprovittola.

Diamon Simpson ha supuesto un notable aporte interior (ACB Photo / Esther Casas).
Diamon Simpson ha supuesto un notable aporte interior (ACB Photo / Esther Casas).

Sí, con el base argentino en filas, Movistar Estudiantes ha encontrado un referente ofensivo. Por encima de una brújula que guíe en la dirección, con él es el camino de anotar, de estar en partido, de seguir compitiendo, de tener aspiraciones… de ganar finalmente. Fundamental. Son las rachas de inspiración de esta nueva incorporación las que dan muchas oportunidades. Y rachas muy poco frecuentes ya en la Liga Endesa. La locura en la que aupó a sus compañeros en Andorra, anotando la friolera de 18 puntos en el último cuarto (para un total de 23), solamente se vio rota por la eficiencia de Thomas Schreiner. Sin embargo, ante Unicaja, en el clave tercer cuarto, se fue hasta los 14, otra cifra de locos (para un total de 29, con 6/8 en triples, siguiendo la locura). Y aquí sí sirvieron. Laprovittola es un jugador con facilidad para anotar. Como si fuese un oficio: anotar. Tiro exterior sencillísimo, capaz de crucificar como ya vimos, a los enrachados jugadores de Joan Plaza.

Exceptuando la debacle sufrida en Zaragoza hace dos fines de semana, la derrota en Andorra era un aviso que hay piezas que comienzan a conjuntar para poder ganar. Y lo hicieron a Dominion Bilbao, en Valencia y en la última jornada, a Unicaja. Hay varios factores, no sólo Laprovittola, los que llevan a una situación así, para alcanzar en cinco jornadas los mismos triunfos que en las primeras 19 para los hombres entrenados en la actualidad por Sergio Valdeolmillos. Existen más:

Nicolás Laprovittola anotó 29 puntos ante Unicaja (ACB Photo / E. Candel).
Nicolás Laprovittola anotó 29 puntos ante Unicaja (ACB Photo / E. Candel).

El rebote. No es una cuestión que la incorporación de Diamon Simpson esté dando una media de 5,2. O que Nacho Martín haya incrementado de 6.3 a 7 su número en las últimas 4 jornadas. Es una cuestión colectiva, de equipo. Todos aportan y hay más seguridad, sobre todo en su tablero. Observen el siguiente cuadro:

Como pueden ver, atraparon más rebotes en las primeras 22 jornadas que en las siguientes. Sin embargo, era una cuestión de número de posesiones en los partidos, porque no solían superar a sus rivales. Con Simpson llegó mayor capacidad de intimidación, de más tiros cortos fallados de los sufridos adversarios, de más rebotes cerca del aro y mayor seguridad para capturarlos. Y eso ha sido una de las claves.

El propio Diamon Simpson ha sido otra clave. Ha encontrado un aliado perfecto en Javi Salgado para recibir los mejores balones cuando continúa hacia canasta con contundencia (tras bloqueo). Es algo que en la plantilla escaseaba, porque no tenían el jugador-tipo para hacer eso. En sus 6 partidos, ha forzado 20 faltas y ha lanzado 27 tiros libres. Eso sí, su rémora del 44% (12 de 27) puede ser un arma de doble filo para el equipo. Sin embargo, sumando los aspectos positivos han sido muchos más destacados que los negativos (3.3 puntos más anota el quinteto en pista cuando él está en ella).

Volvamos a Nacho Martín. Hace más daño -por autoconfianza y seguridad- en poste bajo que en la primera mitad de competición. Su triple ha ascendido de manera vertiginosa y en general, sus números son los mejores en este último mes:

Sensación de liderazgo nuevamente, en definitiva, la que ha irradiado en los últimos años el hijo del gran “Morty”. Nacho Martín juega mucho más convencido de todo.

Triples. Llegaron a ser los peores lanzadores de tres de la Liga Endesa (31 %). No es que su mejoría haya sido de locura, pero un 35.6% en las últimas 5 jornadas, sí otorga más seguridad, destacando, cómo no, la irrupción de Nicolás Laprovittola (41%).

Nacho Martín ha incrementado sus números y se nota (Foto EFE).
Nacho Martín ha incrementado sus números y se nota (Foto EFE).

Jóvenes en su papel. A muchos les emocionaba ver las actuaciones de las jóvenes promesas, Juancho Hernangómez y Darío Brizuela, sobre todo, en los primeros meses de competición. Pero los jóvenes necesitan tiempo, no exigencia de resultados. Y deben estar en su papel. Sus minutos y protagonismo ha descendido (lógico), aunque no así su intensidad. Ellos deben colaborar en los éxitos del club, pero sería antinatural pedirles que sean los referentes.

La alegría de los estudiantiles en este mes, es un hecho (ACB Photo / E. Candel).
La alegría de los estudiantiles en este mes, es un hecho (ACB Photo / E. Candel).

Todas estas son cuestiones que lo que hacen dar confianza al equipo. Estar en una buena racha que les hace ser un rival peligroso en la actualidad, cuando se juegan ‘las lentejas’ en las últimas jornadas, para cualquier adversario. Que si han sacado tres victorias en el último mes es porque no han perdido ningún parcial anotador en el último cuarto de las mismas, mientras que las derrotas han sido de un -1 ante Iberostar Tenerife y un -4 ante CAI (bien es cierto, que aquí el marcador ya estaba decidido en su contra). Movistar Estudiantes inspira e insufla ilusión a sus aficionados por salir de la ‘red zona’ en la que se ha visto durante tantos meses cara a cara. Mal examen para el resto.