ABRIL EN SEVILLA

ABRIL EN SEVILLA
Baloncesto Sevilla logró en Valencia el triunfo anhelado desde meses

Antonio Rodríguez

Baloncesto Sevilla logró en Valencia el triunfo anhelado desde meses

Desde el pasado 29 de Noviembre nada menos, en San Sebastián, Baloncesto Sevilla no conocía lo que era el triunfo a domicilio (8ª jornada, 68-76). Larga travesía de 8 jornadas en las que, precedidas por cuatro derrotas consecutivas para arrancar en la cola de la competición, sabían a hiel. Sin embargo, en las dos últimas visitas tras el escarnio del Palau Blaugrana (108-54), el trago se iba haciendo llevadero, porque se iba trazando camino hacia una dirección. Algo difusa al principio (perder 10 puntos de ventaja a falta de 11 minutos para la finalización en Badalona), para ir aclarando la sensación de equipo con empaque en Murcia (en toda la segunda mitad igualadísima, la desventaja nunca superó los 6 puntos) y finalmente, acallar al público de La Fonteta con un triunfo tan meritorio como merecido ante Valencia Basket (82-92).

Berni Rodríguez muestra la solidez de todos los componentes de Sevilla (ACB Photo / M.A. Polo).
Berni Rodríguez muestra la solidez de todos los componentes de Sevilla (ACB Photo / M.A. Polo).

“El equipo tenía claro cómo tenía que jugar” confiesa Luis Casimiro, su entrenador, tras la victoria valenciana. “Hemos hecho un partido muy completo. Excepto uno en el que hemos empatado, hemos ganado todos los demás parciales de cuartos”. Todo en lo que redundaba en la rueda de prensa posterior, “seleccionamos muy bien las opciones de tiro (…) han aportado todos, incluso los que han jugado menos minutos” es un trabajo que ya se intuía en las anteriores jornadas.

Porque no es solamente el cambio de color cuando se viaja, culminando con esta sonada victoria, sin duda la sorpresa de la jornada. Sino que la tonalidad ha ido coloreando a golpe de victorias en casa: cuatro en cuatro enfrentamientos del San Pablo en esta segunda vuelta de competición, ya sea a Laboral Kutxa o Herbalife Gran Canaria. Todo ello hace que en las 9 jornadas que llevamos de ella, el balance sea 5-4. Notable para un equipo que no hace mucho intentaba salvarse de la queda de los puestos de descenso, sobresaliente si tenemos en cuenta que en los 9 choques precedentes a estos 9, su balance fue de 2-7.

Ondrej Balvin fue un valladar para los taronjas (ACB Photo / M.A. Polo).
Ondrej Balvin fue un valladar para los taronjas (ACB Photo / M.A. Polo).

Gran parte de las aspiraciones presentes y futuras pasan por el pívot checo Ondrej Balvin. Es el tipo de jugador desequilibrante en la Liga Endesa. Desde los primeros minutos en Valencia lo dejó claro con su anotación y los enormes problemas que encontraron los pívots rivales para circular con la zona. Guardián de un aro y guardaespaldas a la que los exteriores son superados, Balvin, con 14 puntos (10 de ellos en la primera mitad) fue la base de los primeros cimientos: cuando fue sustituido por Jerome Jordan tras 7:25 minutos iniciales de juego, 4 puntos, 2 rebotes, 2 asistencias, 1 tapón y un balón recuperado -para un 9-18 en el marcador-, daban la base perfecta para lo que se fue fraguando durante el resto del choque.

Pudieron mantener una excelente tónica al partido, jugando con inteligencia. El roto que se iba haciendo a los valencianos desde el bloqueo y continuación central, fue una constante que fuera Scott Bamforth (máximo anotador con 16 puntos), como tipos a los que se refería Casimiro con lo de “los que jugaron menos minutos” como Alfonso Sánchez, fueron decisivos. Si el jugador enrachado en el mes de marzo, Bostjan Nachbar, no pudo aupar a hombros esta vez a sus compañeros (6 puntos), sí que el resto de compañeros estuvieron por suplir lo que el esloveno no pudo dar en esta ocasión. Los recién incorporados Hakanson y Jordan, tuvieron momentos estelares ofensivamente hablando, sobre todo este último, que asestó el golpe final en los primeros minutos del último cuarto (7 puntos en 5 minutos), para sentenciar con un 60-76, imposible de remontar como se vio posteriormente. ¡Ay del día que deje de meter la mano en acciones innecesarias!

Ludvig Hakanson se mostró con gran eficiencia en ataque (ACB Photo / M.A. Polo).
Ludvig Hakanson se mostró con gran eficiencia en ataque (ACB Photo / M.A. Polo).

En definitiva, que este Baloncesto Sevilla tiene empaque y catadura de equipo hecho. Diez victorias, muy lejos de la ‘quema’ de abajo, lo miran con mucha distancia, porque su juego está más en mirar hacia arriba que de pesadillas pasadas. Ahora encaran su mes de fiesta. Pues que se sigan festejando victorias.