ONDREJ BALVIN, MANOS DE NBA

ONDREJ BALVIN, MANOS DE NBA

Antonio Rodríguez

Uno de los atractivos que tiene ver baloncesto en directo, es que te das cuenta con más facilidad cuando un jugador destaca. Por encima de los números, por encima de los tiros que lance o el protagonismo que tenga en el juego. Verle evolucionar es verle dominar. Destaca. Y esa sensación la tuvimos en el Barclaycard Center el pasado domingo ante la actuación del pívot del Baloncesto Sevilla, Ondrej Balvin. El gigante checo de 2.17 destacó y ya decimos, que por encima de los 20 puntos que anotó o los 7 rechaces que capturó. Por encima de los 7 mates. ¡7 mates! ¿Cuántos años hacía que no veíamos a un jugador marcarse 7 mates? acb.com dice que desde el 2008 no se veía tal exhibición (Boniface Ndong). Pues incluso por encima de ellos. Ondrej Balvin fue contundente en el juego que le ofertaron sus compañeros. Vimos un jugador con recursos y con habilidades para explotar como lo hizo en Madrid. Para llegar a mirar por encima de la verja, la que al otro lado muestra todo el colorido de la NBA.

Ondrej Balvin, manos para dominar la Liga Endesa (ACB Photo).
Ondrej Balvin, manos para dominar la Liga Endesa (ACB Photo).

Lo primero, porque tiene unos compañeros sabios en la faceta de sacarle partido. La acelerada madurez de Nenad Miljenovic, más la habilidad casi febril de Berni Rodríguez por repartir asistencias en situaciones de dos contra dos (26 asistencias en 3 de los últimos partidos del año), le hacen sentir cómodo. Ondrej Balvin ha aprendido tras bloquear,  a esperar y aguantar al rival pinchado en su bloqueo. A aguantar, aguantar, hasta que hay línea de pase de camino hacia canasta, donde se arranca. Y lo hace de verdad, en un terreno ya conquistado donde en la Liga Endesa, pocos se atreven a ponerse en medio en busca del tapón (algo de eso debe haber cuando tiene tan sólo un promedio de 2 tiros libres por partido).

Para cortar hacia canasta con tal contundencia, se necesitan buenas manos para atrapar pases, en ocasiones arriesgados, de sus compañeros. Y Ondrej Balvin tiene buenas manos. Manos para esos balones que pueden valerle la NBA. Esas siempre las ha tenido, para atrapar los misiles que le envían en su camino hacia canasta. Manos con un magnetismo especial para atajar esféricos arriba, por encima de su rival para en “alley-oop”, incrustarlo en el aro.

El último de los 7 mates de Balvin ante el Real Madrid (ACB Photo / P. Castillo).
El último de los 7 mates de Balvin ante el Real Madrid (ACB Photo / P. Castillo).

En lo que ha mejorado Ondrej Balvin es en su definición del físico. Lo que en páginas especializadas en evaluar jugadores pre-draft, el checo era un tipo potente, bueno en rebote ofensivo pero lento de ejecución, ha ido estilizándose y potenciando las piernas, acentuando fuerza y coordinación en algo tan importante, si cabe, en un hombre alto. Por eso puede saltar por encima de rivales, por eso puede dar pasos contundentes y seguros hacia canasta cuando recibe el balón en continuaciones de bloqueos y elegir cómo finalizar -incluso cambiarse el balón de mano en el aire, como hizo el pasado domingo en Madrid-, para pensar en detenerse cuando está demasiado alejado de la canasta, fijar sus pies sin cometer pasos y buscar  compañeros abiertos para tiros seguros, tras ser el foco de la defensa.

Este joven Ondrej Balvin de 2013 ha desarrollado  en un jugador con mejores condiciones físicas (ACB Photo / Esther Casas).
Este joven Ondrej Balvin de 2013 ha desarrollado en un jugador con mejores condiciones físicas (ACB Photo / Esther Casas).

Sí, definitivamente pensamos que Ondrej Balvin es un jugador de los que tiene recursos para generar y para hacer la vida más fácil a sus compañeros. Aunque no un hombre de estadísticas importantes (7.6 puntos y 58% en tiros de campo, más 6.1 rebotes en 22 minutos de juego), lo que éstas no miden es que todos son más felices a su lado. Baloncesto Sevilla cuenta con un récord de 5 victorias y 6 derrotas tras su incierto comienzo de temporada (0-4) y aunque en defensa no han experimentado una notable mejoría (87.9 puntos encajados en esas primeras 4 jornadas, 86.5 en las 11 restantes), sí que en ataque han mostrado una nota muy superior (de 66.3 puntos en el arranque hasta la jornada 4, a anotar en las últimas 11, 81.5 de promedio). Aunque colaboren muchos factores, la importancia de los 217 centímetros de Balvin, cuentan. Un hombre con manos para brillar en la Liga Endesa –y tontos seríamos de no disfrutarlo-, para aromatizar –uno más- con esencias NBA. Manos para lograr 7 mates en un encuentro. No lo olviden.