EL GANCHO DE SHERMADINI

EL GANCHO DE SHERMADINI

Antonio Rodríguez

El pívot georgiano Giorgi Shermadini, definitivamente, tiene gancho. Es un tipo querido allá por donde ha ido, sobre todo en su periplo en la Liga Endesa. Bien que se le lloró su ausencia cuando cuajando una más que notable temporada en el CAI Zaragoza (13/14), el dinero de Olympiacos llamó a las puertas de los maños, para poder engordar sus arcas con unas cantidades con las que ellos no podían competir. Tras 17 jornadas de liga regular (más la clasificación y posterior disputa de la Copa del Rey en su edición de Málaga), este georgiano desgarbado, largo como un domingo sin dinero, dijo adiós al cierzo y a la Basílica del Pilar. “Fue un gran error por mi parte irme allí” recuerda. “Estaba teniendo una gran temporada en el CAI. Me fui a Olympiacos pensando que iba a jugar mucho, los entrenadores del equipo me decían que iba a jugar minutos… Cometí un gran error”.

El imparable gancho de Giorgi Shermadini (ACB Photo / I. Martín).
El imparable gancho de Giorgi Shermadini (ACB Photo / I. Martín).

Tan querido que tras esa experiencia, el equipo aragonés decidió recuperarlo para el siguiente ejercicio 14/15, pero una lesión de rodilla que no curaba, fue la causante de rescindir su contrato para mediados de aquel noviembre-2014 y poder permanecer los dos meses que necesitaba para recuperarse completamente. Este verano, llegó a Andorra en el nuevo proyecto de Morabanc, más ambicioso ya en su segunda temporada en la Liga Endesa. “Para nosotros, Shermadini debe ser un jugador referente por su comportamiento dentro de la pista y fuera de ella”, presentaba Francesc Solana, director deportivo de los andorranos, al georgiano. “Nos gustaría ser el equipo revelación y su aportación nos debe ayudar mucho”. En este momento, Morabanc Andorra con 7 victorias y 7 derrotas, se encuentra en la “pomada” para lograr un puesto en la Copa del Rey (clasificado en 6ª posición), algo impensable hace 12 meses.

Giorgi Shermadini, definitivamente, tiene gancho. O mejor dicho, un gancho imparable. ¿Han visto el gancho de Shermadini? ¡Es impresionante! Con su poca velocidad de ejecución y su para nada potente salto, Giorgi coge el balón a una mano, extiende el brazo hasta el cielo mientras que con el contrario protege el lanzamiento, y se marca unos ganchos de antología. Nada de ganchos en suspensión de esos a mitad de camino, de los que realizaban –ya ni eso- jugadores móviles como Magic Johnson o más recientemente, Steve Nash, saltando a dos piernas o ejecutándolos en carrera. No, ganchos, ganchos. De los fijar una posición en poste bajo, sacar codos y levantando la rodilla de la pierna del mismo lado con el que lanzará, a modo de ballesta, con golpe de muñeca final y logrando elevar un tiro precioso, ya totalmente olvidado, que si no lo queremos comparar con la pureza, belleza y perfección del de Kareem abdul Jabbar –por si herimos sensibilidades-, sí que se parece a aquellos de Bob Lanier, James Donaldson o en nuestro país, el mítico Clifford Luyk.

También realiza mates como estos, con la facilidad que dan sus 216 centímetros de estatura (ACB Photo / I. Martín).
También realiza mates como estos, con la facilidad que dan sus 216 centímetros de estatura (ACB Photo / I. Martín).

Y con este gancho majestuoso en un tipo de 2.16, los andorranos están donde están, porque como publica acb.com, Giorgi Shermadini es el hombre del momento. Y eso que costó que entrase en dinámica esta temporada y las sensaciones iniciales, no eran buenas. “Es un jugador que debía ser referente y no lo está siendo” reconocía Joan Peñarroya, su entrenador, en la rueda de prensa tras su derrota ante el F.C. Barcelona en la 5ª jornada. “Me preocupa. Porque es un jugador que nos tiene que dar equilibrio en nuestro juego de la pintura y pese a encontrarlo, no nos está dando rendimiento”.

Y era cierto. Vean los números de nuestro protagonista en diferentes momentos de su trayectoria en España.

Un apellido que hay que tener en cuenta (ACB Photo / I. Martín).
Un apellido que hay que tener en cuenta (ACB Photo / I. Martín).

Por supuesto y como es evidente, estos números se dispararon con los 29 puntos (en una exhibición de 12/15 en tiros de campo), más 8 rebotes en el choque de las dos prórrogas en Santiago de Compostela ante Río Natura Monbus Obradoiro. De los problemas iniciales a la actualidad. Pero el choque de este fin de semana, no dejaba de ser la culminación de una racha excepcional de encuentro, con unos porcentajes de locura durante todas estas fechas navideñas.

Un apellido que hay que tener en cuenta (ACB Photo / I. Martín).
Un apellido que hay que tener en cuenta (ACB Photo / I. Martín).

Shermadini ya impone nuevamente sobre nuestras canchas y su atalaya de 2.16, otra vez vuelve a tener gancho. Digo yo que como motivo fundamental, será por sus ganchos.