ADIÓS AL 2015

ADIÓS AL 2015

Antonio Rodríguez

Pues sí, se nos va el 2015. Adiós a estos 12 meses, a un año más, de los que no tiene Juegos Olímpicos ni a priori parecía con un calendario para brillar. A la hora de decirle adiós, recapitulamos y lo valoramos como un año excitante. Nunca habíamos disfrutado tanto de un oro de la Selección Española como el del pasado Eurobasket. Por inesperado y por épico. El mes de Septiembre nos regaló tal maravilla y la confirmación que de los nuestros, nunca, nunca podremos dudar. Sobre todo si se cuenta con Pau Gasol. Si recapitulamos este año, lo primer que se nos viene a la cabeza será este oro, la semifinal frente a Francia. Se lo merecían.

Por primera vez en la historia de la ACB, un equipo acabó la temporada ganando absolutamente todo lo que jugó. El Real Madrid de las dudas iniciales, logró aparcar en 2014 cualquier atisbo de ellas, para salir triunfador en 2015. El equilibrio perfecto para hacer el equipo perfecto que lo ganase todo. Empezó 2015 con una angustiosa victoria en Andorra (recuerden que venía de perder en el Palau y en Málaga) y en junio echó a escobazos todos esos malos augurios.

Si ponemos la mirada al otro lado del mar, en Estados Unidos, nos debimos rendir al baloncesto arte. Y fue maravilloso. Vale que Lebron James arrastraba muchas dolencias, que estaba sin la compañía de su mejor aliado, Kyrie Irving. Pero, ¿quién nos iba a decir que Golden State quedase campeón de la NBA? Eso quedaba para los románticos años 70, aquello de Rick Barry y una NBA descafeinada por la división de su talento con la agonizante ABA, pero no para este siglo XXI. O al menos parecía. Curry&Thompson, junto a un grupo de jugadores que conjuntaron el equipo perfecto, ganaron el título entre bomba y bomba de tres puntos. Aquello estaba demasiado bien orquestado como para no quedar campeones.

Que resulta que Kristaps Porzingis encandila en New York, en el ombligo del mundo, como encandilaba en Sevilla. Pero que en la Gran Manzana, lógicamente todo tiene más bombo. ¿Y por qué aquí tan poco? Porzingis era el mismo y parece como si se nos hubiese escapado entre los dedos. Aquí ahora tenemos otra maravilla. Un tipo capaz de sentenciar un partido en Bilbao con dos triples, en todo un Real Madrid…y con 16 años. Vale que al ‘niño’ hay que cuidarle. Pero también hay que disfrutarle. Y Luka Doncic llegará un momento en que nos derretiremos cuando se hable de él en NBA, cuando aún tenemos la oportunidad de pagar una entrada por verle en nuestra ciudad, en nuestro pabellón.

Pues ya lo ven. Buenos augurios para este 2016 olímpico, de reválidas, de confirmaciones y de disfrutar con el talento, en definitiva. Del baloncesto, que es de lo que nos gusta y de lo que se trata. Con lo que, desde Espacio Liga Endesa, les deseamos FELIZ AÑO 2016!!!!